Posts Tagged ‘urbanidad’

Peor que carecer de educación…

3 November 2016

twitter: @eugenio_fouz

urbanidad

Advertisements

33 ways to stay creative & the woman runner (slideshare)

14 October 2016

twitter: @eugenio_fouz

girl-runner

*

Uso de don y doña (vía @Wikipedia)

7 November 2015

twitter: @eugenio_fouz

don juan depp

[Don Juan DeMarco, Johnny Depp]

*

URBANIDAD

-Good manners- 

vía @Wikipedia

[extracto de la enciclopedia]

“Uso de don y doña Según el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española, el tratamiento don proviene del latín domĭnus (propietario o señor), término que también dio origen a la palabra dueño. Atribuirle la abreviatura de de origen noble, es un error proveniente de la interpretación literal de una chanza.

Uso de don y doña En su uso original se anteponía solamente al nombre de pila o al nombre de pila seguido del apellido. Así, al distinguido Juan Domínguez se le daba indistintamente el tratamiento de don Juan o don Juan Domínguez. En el caso de usar sólo el apellido, el tratamiento correcto era el señor Domínguez. Se consideraba entonces vulgar (denotando el origen plebeyo del que hacía la referencia) o poco cortés (con intención de denigrar a la persona a quien se le aplicaba) darle el tratamiento de don Domínguez, o el Sr. Juan.

En la actualidad, aunque la forma de uso de don/doña es más libre, según el lugar y la clase social del que lo aplica o lo recibe puede tener connotaciones muy diferentes:

*Respeto, sea por estatus social, edad, experiencia o logros personales.

*Afabilidad y buena crianza.

*Buena voluntad hacia la persona a quien se aplica, especialmente si quien lo hace es una de mayor estatus social.

*Desprecio cuando se usa sin el nombre, como en “esa doña” o en “es un don nadie” (alguien sin importancia).

*Trato condescendiente a personas de avanzada edad.

Su uso actual El tratamiento de don y de doña solo se da a personas que pertenecen al mundo hispano, sea por su nacimiento o por matrimonio. Así lo confirma el que se pueda decir por ejemplo, el presidente de Venezuela don Nicolás Maduro, pero nunca el presidente de Rusia don Vladímir Putin. De la misma manera; la española Fabiola de Mora y Aragón fue tratada de doña hasta el día de su matrimonio, pero desde entonces solo se refiere a ella como la reina Fabiola de Bélgica. Por su parte, Sofía de Grecia y su hermana Irene, nacidas princesas de Grecia; no eran doñas. Por el matrimonio de la primera con un príncipe español; ésta se convirtió en doña Sofía, pero su hermana nunca es tratada de doña Irene.

En España En España, el uso de don y doña está cada vez más limitado a los escritos, al trato dado a los maestros de escuela y a los sacerdotes católicos. Se suele emplear también en eventos públicos, para presentar a personas de edad avanzada y trayectoria personal o profesional destacada, siempre como una muestra de afecto y reconocimiento del interlocutor o de la comunidad en general.”

**

Normas de urbanidad (extracto de Juan Carlos López)

10 October 2015

twitter: @eugenio_fouz

lartigue 1

Las normas de urbanidad pretenden hacer real la convivencia entre todos nosotros, individuos tan diferentes. Ahora me viene a la cabeza un tuit de Lorenzo Silva citando a Kafka: “el mal conoce el bien, pero el bien no conoce el mal“. Dejo un extracto de un escrito de Juan Carlos López sobre normas de urbanidad. Léalas despacio

***

Normas de urbanidad. Recetas para educar. (protocolo.org)

En la escuela o en la familia se debería recordar cada día una forma de buen comportamiento.

Juan Carlos López.

Recuerdo siempre con cariño, los consejos de mi madre en la infancia, y cómo me contaba que cuando ella iba a la escuela tenían un tiempo en clase dedicado a “las normas de urbanidad”. Al analizar cuadernos antiguos veo cómo en las cabeceras de cada día siempre tenían una norma que se les enseñaba en el colegio.

Hoy hay un vago intento de trabajar estas normas a través de la tan criticada asignatura de “Educación para la Ciudadanía”, pero de poco puede servir cuando se trata de una asignatura que se empieza a trabajar a partir de quinto de Primaria ¿Quiere decir que hasta que los niños no tienen 10 años no debemos tener educación en normas?

En las familias y en las escuelas cada día deberíamos trabajar o recordar una norma de urbanidad.

Tengo que reconocer que me molestan los carteles de “No romper las plantas” o “Prohibido orinar en las paredes” que encontramos en algunos pueblos y ciudades, me parece inconcebible que sean necesarios -y lo serán, ya que si los ponen es porque pasa-. ¿Habría que añadir el de no robar, o prohibido matar?

Hoy me voy a ocupar de algunas normas de carácter general, teniendo en cuenta que el guardar normas de urbanidad en nuestra propia casa, creará un hábito, que hará que se realicen en cualquier lugar y momento de forma natural.

  1. Si hay una persona mayor, una embarazada o una persona con muletas, se le deja pasar delante y se le facilita el paso. Si vamos en el autobús a estas personas se le deja el asiento.
  2. Si vamos por la acera con la abuela la dejamos la parte más cercana a la pared. Al subir o bajar una escalera deberemos ceder el balaustre a las personas mayores, ancianos, señoras, etc.; si no existiera o habiendo de los dos lados se cederá la derecha.
  3. Se ayuda a las personas mayores a cruzar la carretera, a llevar la compra, o al menos, ofrecemos nuestra ayuda.
  4. No se escupe al suelo ni se tira papeles ni pipas al suelo.
  5. Si veo un cristal en la calle se recoge ya que nos podemos caer y cortar, o podría pasarle a algún amigo (si somos muy pequeños para recogerlo, se dice a nuestros padres que lo hagan).
  6. Cuando alguien habla se escucha, y nunca se interrumpe a un adulto.
  7. Se obedece a los padres y otros adultos encargados a nuestro cuidado y no se les contesta ni grita en público.
  8. Se piden las cosas “por favor”, y se dan las “gracias”.
  1. “En la mesa y en el juego se conoce al caballero”, ya hemos hablado en otro articulo de cómo nos debemos comportar en eljuego y en posteriores nos centraremos en cómo hacerlo en la mesa.
  2. El pueblo es de todos, debemos cuidarlo como una prolongación de nuestra casa. Se debe cuidar el mobiliario urbano (papeleras, farolas, contenedores, etc.). En los recintos cerrados y en los abiertos se utilizan las papeleras y los ceniceros.
  3. Se entra y se sale de los sitos sin correr. Para entrar en cualquier despacho, llamaremos con delicadeza a la puerta si estuviera cerrada y solicitaremos permiso para entrar (la consulta del médico, una habitación cerrada en una casa…).
  4. Guarda silencio en misa, en los hospitales, en museos.
  5. Por mucha confianza que tengamos en una casa ajena, no diremos ni haremos nada que pueda desagradar, incomodar, molestar a quien nos escuche o vea.

Como decía el inspector Don Ángel Bueno: “la educación se transmite por contagio, y todos somos los responsables de extender esta epidemia”

  1. No deberemos entrar en lugares en donde se esté trabajando (talleres, oficinas, etc.) a distraer o interrumpir a los que trabajan, y cuando vayamos a realizar una gestión, no permaneceremos allí, más tiempo del preciso.
  2. Al entrar en los lugares se saluda y al irnos debemos despedirnos. Al cruzarnos con conocidos les saludaremos y siempre devolveremos el saludo, preferiblemente sonriendo. También por teléfono, se saluda y se sonríe.
  3. No permitiremos que un superior, anciano, señora, etc., se levante en nuestra presencia para tomar una silla, cerrar o abrir una ventana, recoger un objeto caído, o cualquier otra acción que cause molestia.
  4. Cuando una persona esté leyendo, no debemos colocarnos cerca para leer el papel o libro que tiene.
  5. Cuando nos nombremos en alguna conversación, nos contaremos los últimos (“Don José y yo”, nunca “yo y Don José”).
  6. No se molesta a la hora de la siesta, y si estamos en una casa y se acerca la hora de comer es el momento de irnos. Nunca se pide nada en otras casas
  7. Por supuesto nadie debe decir “palabrotas” pero nunca lo debería hacer un niño, es tan indecoroso como un niño fumando un puro en público.
  8. No se hablará al oído.

***

Urbanidad, cortesía y buenos modales vía @aulafacil

22 November 2014

twitter: @eugenio_fouz

IMG_0281

Dentro de la asignatura de Educación ético-cívica no estaría de más dedicar un espacio a la observación de modelos de urbanidad, cortesía y buenos modales ¿Y a usted, amable lector, qué le parecería? ¿No cree que deberían impartirse este tipo de enseñanzas en los centros educativos?

**

vía @aulafacil

LAS BUENAS MANERAS, LA BUENA EDUCACION, LA CORTESIA Y LA URBANIDAD:

SALUDOS, PRESENTACIONES Y DESPEDIDAS:

El saludo:

Los saludos constituyen el principio y el fin de un encuentro, conforman la primera impresión, que es fundamental, y la última, que es la que se llevará la persona que nos ha conocido de manera más nítida, por ser más reciente.

El saludo constituye el primer contacto con los demás, es una norma social básica y elemental que, en formas diversas, está presente en todas las culturas.

Las más elementales reglas de educación exigen su respeto y le otorgan un lugar de privilegio.

El modo de saludar define a las personas y un observador agudo podrá extraer de ese gesto una serie de datos y pistas.

Antiguamente se estilaba saludar a las damas besando el dorso de su mano, esto era conocido como el besamanos.

Hoy en día esta modalidad prácticamente ha desaparecido pero en ocasiones muy especiales sigue conservando su vigencia.

Se debe iniciar el saludo con una inclinación y sostener delicadamente la mano de la dama, posar los labios sobre el dorso de la mano de la dama sin producir ningún sonido, sin transmitir humedad, sin demorarse y sin mirar a los ojos mientras se lo hace, luego se debe soltar la mano y retomar la posición erguida; en la actualidad tiende a simplificarse, se produce la misma situación pero sin concretarse el beso, sin que haya roce.

**

En Occidente existen dos formas fundamentales de saludo: el apretón de manos y el beso.

En el caso de los dignatarios eclesiásticos, al saludarlos se les besa el anillo que llevan en su mano derecha.

A la hora de saludar o presentar se deben conocer los tratamientos protocolares respectivos (señor/a, don/doña y los tratamientos que corresponden de acuerdo a los cargos oficiales).

La primera vez que se toma contacto con una persona desconocida se saluda mediante el apretón de manos, si luego de eso se mantiene una conversación grata se pueden despedir con un beso.

A la hora de saludar se deben evitar las demostraciones excesivas; cuanto más superficial sea la vinculación con la persona, más correcto y cortés será el saludo.

Debemos procurar ser siempre los primeros en saludar.

No se debe tener la mano en el bolsillo ni tampoco un cigarrillo.

No debe estrecharse ni besar la mano enguantada, a excepción de las soberanas reinantes y las princesas de sangre real que todavía conservan el privilegio.

El apretón de manos:

Es el saludo protocolar por excelencia. Se utiliza si el vínculo es convencional o recién se inicia.

Comprende un acto físico y una serie de miradas, palabras y actitudes que aclaran y complementan su función.

Es muy importante extender correctamente la mano para saludar (estirar la mano, saludar y soltar), mirar a los ojos a la persona que se esta saludando y tener una actitud de sonrisa en el momento del saludo.

Se acostumbra a dar la mano derecha y a acompañar el gesto con una frase de cortesía

(encantado de conocerla, como esta usted).

Este tipo de saludo entre hombres debe ser enérgico y breve.

En el caso de las damas no tan enérgico pero tampoco débil, ya que una mano blanda, flácida o un apretón sin fuerza revelan un carácter flojo y poco confiable.

Si hay confianza con la persona que se esta saludando, se puede reforzar el gesto sujetando con fuerza el antebrazo del interlocutor.

Los caballeros no darán la mano con los guantes puestos, las damas si pueden hacerlo.

El beso:

Se practica con personas a las que ya se conoce con anterioridad o se mantiene una relación de cierto grado de confianza.

Saludaremos con un beso cuando estemos seguros de que se nos devolverá el saludo y que será recibido como algo natural.

Consiste en dar un beso en la mejilla (posar suavemente los labios o juntar las mejillas) y, según los países y culturas, se reduce a un solo beso o a dos, alternados en cada una de las mejillas.

Se debe evitar lanzar sonoros besos al aire.


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama