Posts Tagged ‘@perezreverte’

Ahora le toca a la lengua española (Arturo Pérez Reverte)

30 June 2018

twitter: @eugenio_fouz

El capitán Alatriste

*

Apasionado alegato de la lengua española escrito por la pluma de Arturo Pérez Reverte (@perezreverte)

Ahora le toca a la lengua española

ARTURO PÉREZ-REVERTE

XL Semanal, 25 de junio de 2018

“No me había dado cuenta hasta que hace unos días, mientras lamentaba las incorrecciones ortográficas de una cuenta oficial en Twitter de un ministerio, leí un mensaje que acababan de enviarme y que me causó el efecto de un rayo. De pronto, con un fogonazo de lucidez aterradora, fui consciente de algo en lo que no había reparado hasta ese momento. El mensaje decía, literalmente: «Las reglas ortográficas son un recurso elitista para mantener al pueblo a distancia, llamarlo inculto y situarse por encima de él».” (…)

https://www.zendalibros.com/perez-reverte-ahora-le-toca-la-lengua-espanola/

*

versión en PDF

https://tinyurl.com/ycl73jh4

*

Advertisements

Cediendo el paso, o no (Arturo Pérez Reverte)

26 March 2018

twitter: @eugenio_fouz

“Camino por el lado izquierdo de una calle de Lisboa, subiendo del Chiado al barrio Alto: una de ésas que tienen aceras estrechas que sólo permiten el paso de una persona a la vez. Me precede un individuo joven, sobre los treinta y pocos años. Un tipo normal, como cualquiera. Un fulano de infantería que camina con las manos en los bolsillos. Podría ser portugués, o inglés, o español; de cualquier sitio. Va razonablemente vestido. De frente, por la misma acera, camina hacia nosotros una señora mayor, casi anciana. Por reflejo automático, sin pensarlo siquiera, bajo de la acera a la calzada para dejar el paso libre, atento al tráfico, no sea que un coche me lleve por delante. Lo hago mientras supongo que el individuo que me precede hará lo mismo; pero éste sigue adelante, impasible, pegado a las fachadas, obligando a la señora a dejar la acera y exponerse al tráfico.” (…)

Lea aquí el artículo completo de Arturo Pérez Reverte:

http://www.xlsemanal.com/firmas/20180304/arturo-perez-reverte-patente-de-corso-cediendo-paso-no.html

*

“Mujer fácil” y estupidez colectiva

9 February 2018

twitter: @eugenio_fouz

tumblr_na7neeuBc51qa1m48o1_1280

Escribe Pérez Reverte:

DVjS4pkX4AEvf2F.jpg-large

[escrito de @perezreverte]

*

Entrevista de Iñaki López a Arturo Pérez Reverte (9.12.2017)

10 December 2017

twitter: @eugenio_fouz

[Arturo Pérez Reverte, periodista y escritor]

El escritor cartagenero habla de su novela Eva con Iñaki López. Durante la entrevista el autor de Falcó y El club Dumas repasa la política y la sociedad española.

*

https://tinyurl.com/y9mxvlc8

***

El retrato más hermoso jamás pintado por una pluma

15 November 2017

twitter: @eugenio_fouz

(Arturo Pérez Reverte)

Al principio del revuelo que causó Chiquito de la Calzada, allá por los noventa, el autor de “El Club Dumas” ya quiso retratarle. Ayer por la mañana, mientras me desperezaba, a Carlos Moreno (el Pulpo) [@elpulpoCOPE] se le ocurrió leer unas líneas del artículo que sigue a continuación en su programa de radio “Poniendo las calles” y recordé la buenísima impresión con la que me había quedado entonces.

***

Este es el artículo publicado el 20 de noviembre de 1994 en «XL Semanal»:

Arturo Pérez Reverte (@perezreverte)

A Chiquito de la Calzada, por Arturo Pérez Reverte

¿Se da usted cuen, don Gregorio? Toda la vida persiguiendo los garbanzos de uno en uno, rodando por tablaos de mala muerte hecho un fistro y con más agujeros en el diodeno que la ventana de un chérif. Sesenta años que se le retratan a usted en la cara, doce lustros andaluces y flamencos palma va y palma viene, con el gaznate hecho polvo por los trasnoches y el Machaquito, buscándose la vida a cuatro duros. Y ahora resulta que basta un rato en la tele para que la gente le pida autógrafos, y le den palmaditas en la espalda, y Pepita, que es una santa por haberle aguantado a usted, pecador de la pradera, treinta y seis tacos de almanaque haciendo juegos malabares con la cartilla de ahorros, ya no tiene que andar preocupándose de qué echarle al puchero.

Cuánto me alegro, maestro. Sobre todo porque, como dice la copla, al arriba firmante lo que más le alegra es comer jamón serrano de pata negra y oír a un flamenco contar un chiste. Contarlo además como Dios manda, o sea, dándole a uno igual el chiste que sea, y atento a la manera, que es donde está el duende, por la gloria de mi madre; como una vez que oí a Paco Gandía, que es un monstruo, comprándole un periódico a Curro el de la Campana en la esquina de Sierpes, en Sevilla, y tuve que sentarme en la confitería para no caerme al suelo de risa. Mi mujer, que es rubia y de Huesca, dice que no le ve a usted la gracia. Pero ya sabe usted, don Gregorio, que en España los chistes según y cómo. De Despeñaperros arriba, la historia necesita gracia. De Despeñaperros abajo, el chiste nos da igual. La guasa está en quién y en cómo lo cuenta. Y cuanto más largo, mehó.

Pero me desvío del tema. Lo que quería decirle es que el otro día, mientras me contaba usted el del mono que le endiña el diodeno vaginal al león, o sea, yo le miré los ojos y me encontré de pronto allá, al fondo, toda la tristeza lúcida y resabiada de quien ha hecho muchas palmas y ha cantado muchas coplas mientras la vida le daba, por lo bajini, más cornás que un Vitorino loco. De pronto -y disculpe, maestro, si me meto en lo que no me importa- me pareció verle en las arrugas del careto, en las patillas y el pelo en caracolillo tras la oreja, en esos ojos tranquilos y zumbones, mucha cátedra de la vida y de la puñetera condición humana. De esa que tienen los viejos flamencos; la que nadie, le cuenta a uno sino que se aprende palmo a palmo, noche a noche mirando la vida desde el tablao, entre guitarristas y bailaoras de faralaes llenos de zurcidos, alegrándole la noche de sangría barata a rebaños de guiris que ni entienden lo que se les canta ni se les baila, ni maldito lo que les importa, o a señoritos de fino La Ina y pameses, bautizo en el cortijo, boda, despedida de soltero, cuéntanos otro, Chiquito. Esa mariquita que va por la calle. Ja, ja. Etcétera.

Por eso me alegro tanto de lo suyo, don Gregorio. Aparte de haber enriquecido con un par de nuevas palabras el lenguaje de los españoles -más de lo que han hecho en su vida muchos ilustres escritores y académicos-, es bueno que de vez en cuando aquí triunfe alguien que merezca la pena, no por lo que cuenta, sino por lo que es y lleva a cuestas en su vieja y abollada maleta. En este país donde el éxito suele ir ligado a niñatos canta-mañanas que nacen de pie, a demagogos de lágrima fácil o a tiburones de moqueta, compadre y pelotazo, usted, merced al único golpe de suerte de su vida, se lo acaba de montar a puro huevo, y eso tiene mucho mérito y nunca estará del todo pagao. Porque la gente no sabe que un flamenco contando un chiste es lo más trágico del mundo, y de ese desgarro es, precisamente, de donde sale la gracia. A ver si no, de qué. A ver cómo sobrevive uno en esta casa de putas si se lo toma, encima, por la tremenda.

En cuanto a lo que el diodeno dé de sí, bueno estará y usted lo sabe. Hay gente que sale en la tele y cree, ¿verdad?, que lo de firmar autógrafos y lo de muy bueno lo tuyo es algo que dura toda la vida. Parece mentira, pero en este país donde a uno lo aplauden y al día siguiente lo apuñalan con idéntico entusiasmo, menudean fistros con menos futuro que un espía sordo, de esos que creen que el triunfo llega y no se va nunca. Pero a usted, don Gregorio, no hay más que mirarle la cara. Usted tiene más mili que el cabo Tres Forcas, y nadie tiene que contarle de qué está hecho el éxito. Sobre todo el éxito de la tele, que suele actuar como un macró con las lumis: las pone al punto en las mejores esquinas y luego, cuando están quemadas y hechas polvo, las cede a los compadres de los puticlubs, a precio de saldo.

Así que Dios lo bendiga, maestro. Y que le dure.

20 de noviembre de 1994.-

*

Descargue y lea aquí el artículo de Pérez Reverte

vía G-Drive

http://tinyurl.com/y7ts58xq

*

Una carta olvidada y un artículo de Pérez Reverte

17 July 2017

twitter: @eugenio_fouz

(Arturo Pérez Reverte, escritor)

*

Hoy en Twitter ha aparecido una historia emocionante relacionada con un artículo del reportero, escritor y académico de la fotografía de ahí arriba que no podrá entender sin leer también la nota que compartía el autor del artículo esta mañana en la red social. Creo que es mejor leer primero el artículo de Pérez Reverte y después leer la nota.

*

Extracto del artículo publicado en XL Semanal, 16.07.17

Carta a una chica muerta

17 Jul 2017/ARTURO PÉREZ-REVERTE / Patente de corso

Alguna vez he dicho que en los últimos tiempos, aunque leo todas las cartas que recibo, me es imposible responder a ellas. Hasta hace poco lo hacía disciplinadamente, aunque fuera con retraso; pero ya no puedo. Cartas respondiendo a cartas, o tarjetas de agradecimiento por los libros que sus autores me envían. Es demasiado correo y es un honor recibirlo, pero ese honor rebasa mis posibilidades. Y nunca quise dejar esa tarea a un secretario o asistente. Uno envejece, menguan las energías y también la vida se complica con viajes y obligaciones profesionales y personales que reducen el tiempo disponible. No se ofendan, por tanto, quienes ya no reciben respuesta. No se sientan decepcionados. No es indiferencia, sino sólo que me hago mayor. Y me canso. Sesenta y seis tacos de almanaque empiezan a notarse un poco. Quien los tiene, lo sabe.

Hay excepciones, naturalmente. Cartas a las que resulta imposible no responder. Y eso me ocurre hoy. Lo singular es que se trata de una carta cuya respuesta no puedo enviar a ninguna dirección postal. Esa dirección ya no existe, pues la carta ha seguido un extraño camino hasta llegar a mis manos. La escribió en Jaén una joven llamada Carmen el 4 de junio de 2002. Carmen tenía 27 años, y murió meses después de escribir a mano esas líneas que nunca llegó a echar al correo. La carta fue encontrada años después por la madre, entre los viejos papeles de su hija, y me la remitió con una breve nota explicativa el 29 de junio de 2014. Llegada a mis manos con otras cartas, se traspapeló entre las páginas de un libro, y no la he encontrado ni abierto hasta hace unas semanas, el 7 de junio de 2017. Siempre junio, fíjense qué coincidencia. Doce años tardó en llegar a mis manos y tres años he tardado yo en leerla. Quince años después de la muerte de Carmen. (…)

Lea la versión íntegra en el enlace:

https://www.zendalibros.com/carta-una-chica-muerta/

*

Este es el tuit de @perezreverte publicado hoy lunes 17 de julio de 2017:

 

Cristina Hendricks en Madrid, literatura y vida

21 May 2017

twitter: @eugenio_fouz

(Cristina Hendricks, actriz)

El escritor y académico Arturo Pérez Reverte contaba la anécdota de la coincidencia en un restaurante madrileño con la famosa actriz de la serie “Mad Men” de esta manera:

 

Cristina Hendricks y nosotros

Arturo Pérez-Reverte

PATENTE DE CORSO

No se atreven. Mucha chulería de boquilla, pero no se mojan. El plan era que cada cual contaría su versión de los hechos para luego compararlas entre sí. Será divertido, decíamos. Pero me han salido unos mantequitas blandas. Barruntan que los llamarán machistas, chulitos de barra o algo así. Son jóvenes, y aún están en esa edad en la que uno se cuida con las redes sociales. El caso es que no cumplen. Así que, tras esperar un tiempo dándoles la oportunidad de teclear lo ocurrido, me tiro al ruedo y lo cuento yo. Lo de aquella noche, en Casa Lucio, con Cristina Hendricks. La pelirroja de Mad Men, ya saben. La de las tetas grandes. (…)

Siga leyendo el artículo de Pérez Reverte aquí:

http://www.xlsemanal.com/firmas/20170507/perez-reverte-cristina-hendricks-y-nosotros.html

*

Horas después, ElMundoToday publicaba esto:

Christina Hendricks menciona a Pérez-Reverte en su reseña de Casa Lucio en TripAdvisor

EXPLICA QUE ELLA Y SU MARIDO PUSIERON EN SU SITIO AL ESCRITOR, QUE HUYÓ ASUSTADO

Xavi Puig.-

“Restaurante emblemático, buena comida, mucho viejo verde”. Así describe la actriz estadounidense Christina Hendricks el emblemático restaurante madrileño Casa Lucio, donde coincidió con el escritor Arturo Pérez-Reverte y varios de sus colegas, que la observaban desde otra mesa.

Hendricks ha recurrido al célebre portal TripAdvisor para contar su experiencia en el establecimiento y asegura que “mi marido tuvo que ponerse violento y echar a patadas a unos señores borrachos y acosadores; yo también los empujé hasta la calle, uno bajito con los morros gordos lloró y se le rompieron las gafas”. (…)

Siga leyendo aquí:

http://www.elmundotoday.com/2017/05/christina-hendricks-menciona-a-perez-reverte-en-su-resena-de-casa-lucio-en-tripadvisor/

*

Una entrevista bárbara al Duque de Corso

13 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

perez-reverte-k74D-U203681586081W0B-575x323@Diario Sur

[A. Pérez Reverte, duque de Corso .-Diario Sur]

Las entrevistas son buenas, regulares, malas o bárbaras. Esta entrevista de Marta Caballero es bárbara porque hace las preguntas oportunas y consigue dar la impresión al lector de que está ahí al lado, invitado a la mesa, enterándose de lo que  pasa durante el rato de la charla. Una entrevista interesa si la persona entrevistada es interesante y dice cosas que dejan a uno pensando, como tocado.

*

Extracto de la entrevista: 

El Mundo, 08/01/2017 03:14

por Marta Caballero (@martabcaballero)

“Dos colores, el blanco y el rojo, asedian al visitante al cruzar la puerta de entrada y subir por las escaleras que conducen al hall. Sobre este espacio circular, la sublime cúpula modernista de 1929 habla de la solera del edificio, redecorado en esta década hacia una modernidad algo chillona. «Una horterada, vamos», concluye Arturo Pérez Reverte cuando baja de su habitación, los ojos encendidos, agilizando trámites para el día de aúpa que le aguarda, como siempre sucede en las promociones del Mick Jagger de nuestra literatura. Algo tiene de campaña política este frenesí promocional suyo. Estará con PAPEL unas horas, acudirá entre medias al estudio de su amigo Carlos Herrera para otra entrevista, charlará luego con la prensa local, tratará de almorzar -si le dejan- con los compadres de YouTube, los creadores de El mundo es nuestro, que también son amigos suyos, como lo es Edu Galán (sí, el tipo de la revista satírica Mongolia) y mucha otra gente inesperada. A última hora de la tarde, presentará su nueva novela en uno de los principales teatros de la ciudad. 600 espectadores.

-Qué quiere que le diga, he tenido suerte. Soy un escritor feliz.

Reverte conoce el hotel desde hace tres décadas y añora el sabor clásico que se perdió con la reforma. A los mozos les llama por su nombre y ellos a él don Arturo.

Les ha visto entrar, salir, casarse, jubilarse: «Estamos en mi barrio, esta es mi residencia en Sevilla». Bajo ese mismo techo se hospedaron Ava Gardner y Ernest Hemingway. Y una tiene la sospecha de que, en una entrevista futura a un narrador aún no nacido, alguien reseñará que el Colón era el alojamiento predilecto de Pérez Reverte en sus visitas a la capital andaluza. Hasta la guerra se le conoció como el Majestic, el primero en Andalucía con cuartos de baño en cada habitación, calefacción y ascensor. En aquel tiempo tembloroso, pero de reductos para un glamour de época, tanto en Sevilla como en otros muchos escenarios, transcurre Falcó, la última novela del escritor. La trama gira alrededor de un elegante caradura al que le gusta matar y le gustan las mujeres. Las guapas en concreto. Falcó es un detective que cumple canónicamente, como un bendito, con todos los códigos del género pero que no deja de ser completamente español. Lo presentó ya cubierto con un manto de serie, como si estuviera llamado a ser el sustituto de Alatriste. Pero mientras aquel tenía ciertos códigos morales, el nuevo le ha salido rufián. Se mueve con la misma soltura por los ambientes más sórdidos y por los más elegantes. Para dejarlo claro, Reverte confiaría su hija al capitán pero se iría de farra con su nueva criatura literaria, con el que lo ha pasado estupendamente en la primera entrega y sigue disfrutando en la segunda, que ya prepara”. (…)

*

Enlace a la entrevista en EL MUNDO:

http://tinyurl.com/zpxf7y5

*

“No era una señora” (Arturo Pérez Reverte)

28 July 2016

twitter: @eugenio_fouz

Esta mañana he leído otro artículo de Pérez Reverte sobre urbanidad y buenos modales. El escritor murciano cuenta una anécdota a la puerta de una librería con una mujer a la que cedió el paso y lo que pasó a continuación. No solo lo que pasó, sino también su larga reflexión personal sobre el incidente.

caballerosidad

*

No era una señora

ARTURO PÉREZ-REVERTE

Ayer me quedé de pasta de boniato. Estaba a punto de entrar en una librería y coincidí en la puerta con una señora. Al menos, creí que lo era. Una mujer sobre los cuarenta años, normalmente vestida, quizá con un punto demasiado juvenil para su edad. Por lo demás, de aspecto agradable. Ni elegante ni ordinaria. Ni guapa ni fea. Coincidimos en la puerta, como digo, viniendo ella de un lado de la calle y yo de la dirección contraria. Y en el umbral mismo, por reflejo automático, me detuve para cederle el paso. Desde hace casi sesenta años –su trabajo les costó a mis padres, en su momento– eso es algo que hago ante cualquiera: mujer, hombre, niño; incluso ante los que van por el centro de Madrid en calzoncillos y chanclas, torso desnudo y camiseta al hombro, impregnando el aire de aroma veraniego; tan desahogados, ellos y la madre que los parió, como si estuvieran en el paseo marítimo de una playa o vinieran de chapotear en la alberca del pueblo.

Me detuve en el umbral, como digo. Para cederle el paso a la señora, igual que se lo habría cedido al lucero del alba. Incluso a mi peor enemigo. Hasta a un inspector de Hacienda se lo habría cedido. Pero mi error fue considerar señora a la que sólo era presunta; porque al ver que me detenía ante ella, en vez de decir «gracias» o no decir nada y pasar adelante, me miró con una expresión extraña, entre arrogante y agresiva, como si acabara de dirigirle un insulto atroz, y me soltó en la cara: «Eso es machista».

Oigan. Tengo sesenta y cuatro tacos de almanaque a la espalda, y entre lo que lees, y lo que viajas, y lo que sea, he visto un poco de todo; pero esto de la señora, o la individua, en la puerta, no me había ocurrido nunca. En mi vida. Así que háganse cargo del estupor. Calculen el puntazo de que eso le pase a un fulano de mis años y generación, educado, entre otros, por un abuelo que nació en el siglo XIX, y del que aprendí, a temprana edad, cosas como que a las mujeres se las precede cuando bajan por una escalera y se les va detrás cuando la suben, por si les tropiezan los tacones, que cuando es posible se les abre la puerta de los automóviles, que uno se levanta del asiento cuando ellas llegan o se marchan, que se camina a su lado por el lado exterior de las aceras –«Que no digan que la llevas fuera», bromeaba mi padre con una sonrisa– y cosas así. Calculen todo eso, o imagínenlo si su educación familiar dejó de incluirlo en el paquete, y pónganse en mi lugar, parado ante la puerta de la librería, mirando la cara de aquella prójima.

Habría querido disponer de tiempo, por mi parte, y de paciencia, por la de ella, para decir lo que me hubiera gustado decirle. Algo así como se equivoca usted, señora o lo que sea. Cederle el paso en la puerta, o en cualquier sitio, no es un acto machista en absoluto, como tampoco lo es el hecho de no sentarme nunca en un transporte público, porque al final acabo avergonzándome cuando veo a una embarazada o a alguien de más edad que la mía, de pie y sin asiento que ocupar. Como no lo es ceder el lugar en la cola o el primer taxi disponible a quien viene agobiado y con prisa, o quitarte el sombrero –porque algunos, señora o lo que usted sea, usamos a veces panamá en verano y fieltro en invierno– cuando saludas a alguien, del mismo modo que te lo quitas –que para eso también lo llevas, para quitártelo– cuando entras en una casa o un lugar público. Así que entérate, cretina de concurso. Cederte el paso no tiene nada de especial porque es un reflejo instintivo, natural, que a la gente de buena crianza, y de ésa todavía hay mucha, le surge espontánea ante varones, hembras, ancianos, niños, e incluso políticos y admiradores de Almodóvar. Ni siquiera es por ti. Ni siquiera porque seas mujer, que también, sino porque la buena educación, desde decir buenos días a ceder el paso o quitarte la puta gorra de rapero, si la llevas, facilita la vida y crea lazos solidarios entre los desconocidos que la practican.

Y, bueno. Me habría gustado decir todo eso de golpe, allí mismo; pero no hubo tiempo. Tampoco sé si lo iba a entender. Así que permanecí inmóvil, mirándola con una sonrisa que, por supuesto, le resbaló por encima como si llevara un impermeable; porque al ver que me quedaba quieto y sin decir nada, cruzó el umbral con aire de estar gravemente ofendida. «Lo he hecho polvo», debía de pensar. Y yo la vi entrar mientras pensaba, a mi vez: No es por ti, boba. Sé de sobra que no lo mereces. Es por mí. Por la idea que algunos procuramos mantener de nosotros mismos. Algo que, mientras te veo entrar en esa librería que de tan poca utilidad parece serte, me hace sonreír con absoluto desprecio.”

[artículo de opinión de @perezreverte publicado el 17/07/2016 en XLSemanal]

*

 

 

 

 

#salveunlibro (etiqueta, 3 tuits y biblioteca)

2 July 2016

twitter: @eugenio_fouz

blanco_negro22-1600x1200

¿No le ha pasado alguna vez al entrar en una librería y pedir un libro que el dependiente le dice “ese libro está descatalogado“? A mí sí me ha pasado.

Editar un libro de nuevo sería un buen proyecto. Generalmente los libros perdidos son aquellos menos leídos.

https://twitter.com/eugenio_fouz/status/742239613662695424


Suspendermen

Elements of True Gentlemen

if all else fails...use a hammer

an exercise in percussive maintenance

Tiny Texts

Read, listen & learn a littleEnglish

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

Mitzie Mee Blog

Bangkok - Dubai - Las Vegas - Los Angeles - New York - Tokyo. A blog about travel, food and life in Dubai.

No More Spanglish!

¿Necesita saber inglés para trabajar? Mejore su inglés eliminando los errores más comunes.

Tinkerbelle

Making her way back to Neverland one day at a time...

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama