Posts Tagged ‘pedagogía’

Recordatorio: asistencia activa e intervenciones (programación)

23 March 2017

twitter: @eugenio_fouz

Recordatorio: asistencia activa en el aula e intervenciones

24.3.2017.

 

PORCENTAJE DE ACTITUD: asistencia a clase e intervenciones (10 puntos)

ASISTENCIA ACTIVA EN EL AULA

asistencia a clase (6 puntos).-La asistencia a clase es obligatoria. Un alumno que falta a clase pierde lo más importante: la clase. El trabajo del profesor, su explicación y la práctica del alumno, la evaluación, las pruebas, las dudas, la interacción entre los alumnos y el profesor, la interacción entre los alumnos, los ejercicios realizados en clase, las tareas. Esto es lo que de verdad importa.

puntos positivos por asistir a clase activamente.-Cada día que un alumno asiste a clase, trae el material exigible en un centro educativo (libros, cuadernos, bolígrafo, lápiz, diccionario), se comporta de forma correcta y participa activamente recibe un punto positivo por asistencia. En caso contrario, el profesor no premiará su asistencia con un positivo. El total de puntos por este concepto suma 6 puntos por trimestre.

Un trimestre es evaluado de 0 a 100 puntos. En el apartado de ACTITUD se incluye la asistencia y las intervenciones del alumno en el aula.

Es preciso aclarar que en el supuesto de que un alumno se comporte de forma inadecuada, es decir, al alumno se le ocurra gritar, reír, cantar, llorar, silbar, insultar, hacer ruidos fuera de lugar, distraer a un compañero, ofender a un compañero, copiar en una prueba, molestar, mentir o dificultar la dinámica de la clase intencionadamente, el punto concedido en el apartado de asistencia podrá ser anulado ese día. Este punto no puede recuperarse de ninguna manera.

Dicho de otro modo, un alumno que no falte a clase ningún día puede contar con 6 puntos de asistencia (asistencia activa). Sin embargo, el alumno que incumpla un día alguna de las normas citadas anteriormente, consideradas como actitud habitual en un contexto académico formal, no contará con 6 puntos, sino con 5. En el caso de incumplir dos veces, el cómputo sería 4. Si el alumno incumple tres veces, el total de puntos sería 3, y así sucesivamente.

ausencias: clase.-La ausencia de clase debe ser la excepción, no la regla. En primer lugar, la parte más negativa de estar ausente es perder una lección, no participar en el desarrollo de actividades, desconocer las aclaraciones del profesor, etcétera.

Cuando un alumno falta a clase debe preguntar a sus compañeros qué han hecho ese día y ocuparse de las tareas. Por último, el alumno debe justificar la falta de asistencia al profesor de la asignatura.

ausencias: pruebas de evaluación.-Ocasionalmente, el alumno pierde la oportunidad de realizar una prueba de evaluación, un examen o un test señalado previamente para una fecha. En ese caso, el alumno debe presentar un justificante. El profesor cuenta con recursos suficientes para evaluarle. Cabe la posibilidad de que el profesor exija una tarea previa a la prueba además de ofrecer la opción a un examen en la Jornada de Incidencias, exámenes sorpresa, tests o controles con fecha determinada.

justificantes: validez e inmediatez.-Cada falta de asistencia ha de ser justificada mediante un documento oficial o una nota formal en los que consten el motivo, la fecha y la hora de la ausencia. Los justificantes deben presentarse al profesor de la asignatura el día siguiente a la falta para evitar malentendidos.

La presentación de los justificantes servirá para que el profesor tenga en cuenta un margen mínimo de faltas justificadas en el cómputo de puntos destinados a la asistencia a clase.

Los puntos de asistencia activa, como todos los demás puntos son considerados trimestralmente. En el primer trimestre se suman 6 puntos, en el segundo trimestre se empieza a sumar 6 puntos y lo mismo sucede en el tercer trimestre.

 

INTERVENCIONES EN CLASE

intervenciones en clase (4 puntos).-Hay que contar además con la oportunidad de añadir hasta 4 puntos positivos al alumno en concepto de intervenciones positivas en clase. Obviamente, si el alumno no realizase bien la tarea de clase: respuestas en clase a preguntas del profesor, ejercicios en la pizarra, trabajos o cualquier otro tipo de actividad, no sumaría el punto en cuestión y dispondría de 3 puntos posibles de intervenciones en clase.

Eugenio Fouz.-

24.3.2017

 

 

 

*

Descargue aquí el documento en PDF, si lo prefiere:

https://document.li/a9m2

*

 

Procedimiento de evaluación (Anexo A-asistencia activa y recogida de cuadernos)

12 March 2017

twitter: @eugenio_fouz

problemas-de-chicas-con-lentes-11

Asistencia activa.-La asistencia a clase es obligatoria y es premiada con 6 puntos sobre el total de 100 puntos cada trimestre. Para anotar esta puntuación el alumno ha de cumplir una serie de condiciones.

En primer lugar, la asistencia implica la llegada a clase puntualmente, no abandonar el aula antes de la hora y permanecer activo.

No se permite la falta de atención continuada, hablar cuando el profesor habla o desoír las indicaciones del profesor. Un alumno debe disponer del material de clase, a saber, bolígrafos, libros de texto, cuadernos, fotocopias, agenda, etcétera.

El alumno que consigue puntos positivos por asistir a clase sabe cómo comportarse con corrección. Un alumno respeta a sus compañeros y al profesor, deja hablar, escucha, participa, pregunta cuando no entiende y toma notas en clase.

Cualquier aparato ajeno a la disciplina académica implica una barrera entre el profesor y el alumno por parte de uno o del otro. Los teléfonos móviles no se permiten en el aula. Si un alumno necesita atender su teléfono por cualquier motivo debe comunicárselo al profesor. Un alumno podrá ausentarse del aula excepcionalmente para manejar su dispositivo electrónico. Obviamente, esa ausencia debe ser brevísima y no habitual. Jamás ha de suceder este en periodo de evaluación. Que un alumno se retire a una zona neutral (el pasillo, por ejemplo) para atender su teléfono móvil supone una medida disuasoria del profesor para evitar la distracción en el aula. Es preciso aclarar el hecho de que el profesor no tomará represalias con el alumno que solicite permiso de zona neutral.

El alumno que incumpla las normas (teléfono en clase, hablar continuamente, gritar, no prestar atención, impuntualidad, no tomar nota, negarse a leer, olvidar material o no hacer nada) NO CONSIGUE el punto positivo de asistencia activa ese día. Por lo tanto y a modo de ejemplo, un alumno sin faltas de asistencia que tuviera dos faltas de este tipo, no sumaría 6 puntos sino 4.

 

Los cuadernos de clase.-Los cuadernos podrán ser corregidos cualquier día de clase. Los alumnos dispondrán de unos minutos diarios para dedicarse a realizar tareas escritas, vocabulario y ejercicios de la asignatura. El total de puntos por trimestre de la corrección supone 10 sobre 100. Los cuadernos serán revisados más de dos veces cada trimestre por lo cual el alumno debe actualizar sus trabajos a menudo aprovechando los momentos destinados al cuaderno.

 

Eugenio Fouz

.- 120317

*

Lea el texto en #PDF-G-Drive:

https://tinyurl.com/y6wwsv3t

*

Un blog, un profesor, una clase

17 December 2016

twitter: @eugenio_fouz

fp-dual-madrid_2012

Hay un profesor de Formación Profesional a quien he empezado a tratar en redes sociales. Escribe un blog: eFePeando. El profesor se llama Óscar Boluda Ivars. Estoy hojeando su blog ahora mismo. Copio y guardo una carta abierta a sus alumnos fechada el 14 de febrero de 2015. Actualmente, Óscar imparte clases de Formación Profesional de Logística y Márketing.

Sigo leyendo cosas de su blog que me dejan pensando. He compartido un decálogo motivador para los alumnos escrito por él en mi página de mediumhttps://medium.com/@eugenio_fouz/decálogo-molón-para-motivar-a-tus-alumnos-óscar-boluda-ivars-oscarboluda-a07b9b38acd9#.itxr3p37h

La carta abierta que escribió este profesor a sus alumnos es una de esas que a muchos nos gustaría haber escrito alguna vez. Me veo reflejado en su escrito. Dentro de su blog eFePeando encuentro una reflexión que nos propone a todos los profesores. Boluda Ivars la titula así: 10 preguntas para ti, profesor.

http://www.efepeando.com/2014/01/10-preguntas-para-ti-profesor.html

Ahora mismo ya estoy manteniendo correspondencia con Óscar a través del correo electrónico y en el Bosque Sagrado.

*

Del blog eFePeando :

http://www.efepeando.com/2015/02/carta-abierta-mis-alumnos.html

Tal vez no sea este el espacio más adecuado para comunicar algo a mis alumnos. Quizás me resulta más cómodo escribir estas palabras que expresarme verbalmente. De todos modos, quiero con esta carta abierta, mostrar mi agradecimiento a un curso de alumnos que ya han terminado sus clases en mi escuela y están a punto de continuar su formación en la empresa.

“Quiero agradeceros públicamente vuestro saber estar, vuestro cariño, vuestro buen humor, vuestra buena convivencia, vuestra flexibilidad y vuestro esfuerzo. Todos y cada uno de vosotros, en mayor o menor medida, habéis mostrado buen carácter para sacar los módulos adelante. Habéis sabido solucionar los problemas cotidianos sin injerencias del profesorado.

Sin vosotros no habría podido disfrutar de mi profesión. Sin vuestro ánimo y buenas palabras no habría ido cada día a trabajar con ganas de entrar en el aula. Sin vosotros me hubiera resultado ingrato el tiempo dedicado a preparar las clases. Porque con vosotros he podido experimentar, con mayor o menor éxito, otra forma de enseñar y aprender más memorable. Os debo igualmente disculpas por soportar posibles impertinencias, faltas de paciencia o por los sufridos cortes en la red wifi…

Uno a uno, sois todos unos tipos fantásticos. Cada uno de vosotros sobresale en algo: bondad, idiomas, memoria, ironía, tesón, viveza, sacrificio, competencias digitales, inquietud, agudeza, constancia, comprensión, cariño, experiencia personal, empatía, sensibilidad, buen carácter, discreción, tolerancia, resolución, ingenio, etc. Pese a ciertas obligaciones ministeriales, que me obligan a calificaros numéricamente, no sois una cifra para mi. Cada uno de vosotros sois únicos. Ojalá os siguiera disfrutando en mis clases. Aún así, confío en vuestros compañeros que vienen detrás. Estoy seguro, pese a los que no confían en la juventud actual, que seréis buen ejemplo a los que os preceden.

Tras casi dos cursos con vosotros, podéis estar seguros de haber alcanzado todos los objetivos necesarios en buen profesional: conocimientos técnicos y competencias personales. Digan lo que os digan, sois excelentes. Aún así, esto acaba de empezar, y vale la pena recordar que siempre podemos seguir aprendiendo para crecer como personas; que debemos hacer nuestro trabajo lo mejor posible. ¡Qué no sea por falta de ganas! Que no vale la pena la comparación constante. Que sí compensa el esfuerzo por aquello que es justo o favorable a otros.

Muchas gracias de nuevo por acompañarme en mi trabajo. Un trabajo que, ciertamente, es una parte importante de mi vida. Os echaré de menos. Me habéis hecho feliz.”

Óscar Boluda [@oscarboluda]

*

El blog:

http://www.efepeando.com

“Panfleto Antipedagógico” (Ricardo Moreno Castillo)

30 September 2016

twitter: @eugenio_fouz

 img_20160918_192152

He vuelto a leer el panfleto de Ricardo Moreno. Sigue teniendo vigencia en muchos aspectos. Lectura recomendable para profesores inquietos. Contiene dosis de sentido común y mucha filosofía.

Copio literalmente (ad pedem litterae) un extracto del libro que trata sobre la motivación del alumnado:

“la inteligencia para aprender es muy temprana, pero la madurez necesaria para comprender lo importante que es aprender es muy tardía. Si esperamos a que tenga esa madurez para enseñarle, los mecanismos de aprendizaje se habrán deteriorado tanto como el estómago de un niño a quien se ha dejado comer lo que le apetecía cuando le apetecía. Por eso siempre es difícil enseñar”

En el texto se habla del conocido caso de Helen Keller y su institutriz Anne Sullivan, de la disciplina, la pedagogía, Kant, los griegos, la filosofía, Savater y Unamuno, pedagogía y educación. El panfleto antipedagógico de Ricardo merece relecturas. Fue publicado por la editorial “El lector universal” en 2006.

Los grandes maestros, los que de verdad enseñan cosas a sus alumnos y dejan huella en ellos, son los exigentes, porque para contentarlos no solo hay que trabajar, sino que hay que hacerlo bien.” …

si un dentista me hace un estropicio en la boca, pero es una buena persona y vecino de mi barrio, puede ser que no lo denuncie, y me limite a buscar otro. Ahora bien, un profesional no puede confiar indefinidamente en la paciencia de sus clientes, y resulta que los alumnos de hoy están tan mal acostumbrado que casi consideran un derecho que la última asignatura se les tiene que aprobar por la cara

Circula en la red una edición imprimible en PDF. Puede descargarla desde aquí:

https://document.li/Fh62

#mypublicfiles #PDF

Visite y lea la página web si siente curiosidad:

http://www.antipedagogico.com

 

“Solo el saber nos hace críticos” (Ricardo Moreno)

9 June 2016

twitter: @eugenio_fouz

7a3d7bb68ef672a25a1d861c2a0d0d24

 

Ricardo Moreno Castillo, catedrático de matemáticas y autor del ensayo “Panfleto Antipedagógico” escribía un artículo el pasado 29 de mayo en EL PAIS sobre pedagogía que recojo y guardo a continuación.

*

Solo el saber nos hace críticos

Ricardo Moreno Castillo

29 MAY 2016 –EL PAIS

“Los mantras de la pedagogía ocultan lo obvio: el objetivo es formar personas cultas e ilustradas

Seguimos discutiendo sobre educación, pero el diálogo será de sordos mientras los mentores de la reforma de 1990 sigan negando la evidencia: que la enseñanza en España está literalmente por los suelos. Todos los grandes humanistas y científicos que conozco están escandalizados por cómo está la educación.

Escritores como Félix de Azúa, Javier Marías, Eduardo Mendoza, Antonio Muñoz Molina y Arturo Pérez-Reverte; filósofos como Gabriel Albiac, Rafael Argullol, Victoria Camps, Adela Cortina y Fernando Savater; historiadoras como Carmen Iglesias; filólogos como Javier Orrico, Xavier Pericay, Francisco Rodríguez Adrados y Gregorio Salvador, han cuestionado nuestro sistema de enseñanza o han apoyado manifiestos en los que este modelo es severamente criticado.

Son ya muchas y muy autorizadas las voces clamando contra nuestro sistema educativo como para que quienes discrepamos de él se nos tache sin más de nostálgicos y reaccionarios. Y cada partido ha de asumir sus responsabilidades. Si el PSOE fue el autor del despropósito, el PP no cambió las cosas cuando pudo hacerlo. Cuando éste ganó las elecciones en 2011, algunos tuvimos un asomo de esperanza. Incluso quienes no lo votamos estábamos convencidos de que en educación ya no se podían hacer las cosas peor. Pero la desilusión llegó pronto, y con ella el recuerdo de una amarga lección tantas veces olvidada: que en la estupidez y en el mal hacer nunca se toca fondo. La promesa del bachillerato de tres años fue olvidada, la jerga vacía de los pedagogos fue asumida por las nuevas autoridades, y continuó la desidia frente a las autonomías que no obedecen las directrices del ministerio en aquello en que sí tiene competencia.

Si nos hemos de entender hablando de educación, hay que aceptar algo obvio pero con frecuencia ocultado: que el objetivo es la transmisión del saber, y que el estudiante que acaba su educación ha de ser una persona más culta e ilustrada de lo que lo era cuando la comenzó. Y esto se oculta bajo una hojarasca de palabras vacías como habilidades, destrezas y aprender a aprender. Y son vacías porque plantean alternativas falsas: la destreza de hacer problemas de matemáticas o de traducir textos latinos se apoya en el conocimiento, no puede escribir bien quien no ha estudiado los contenidos de una ciencia llamada gramática y solo aprendiendo se aprende a aprender.

También se habla mucho de crear personas críticas, pero sucede que la crítica no controlada por el conocimiento es charlatanería. El último mantra pedagógico consiste en decir que hay que enseñar a tomar decisiones. Pues cuanto más instruido y cultivado sea alguien, más elementos de juicio tendrá para tomar decisiones. Es indispensable pues deshacerse de esta jerga que ha vaciado la enseñanza y hacer oídos sordos a los presuntos expertos que viven de ella.

¿Y a quiénes habría que acudir para elaborar las leyes de educación? Existen en España filólogos, escritores, filósofos y matemáticos que son o han sido profesores de instituto que mucho saben y mucho podrían aportar, algunos citados en este artículo. Y ninguno de ellos ha sido consultado. Cuánta sabiduría y experiencia sacrificadas frívolamente en el altar de los dogmas de una pedagogía que, sin ningún rubor, se autoproclama progresista. Pero a los creadores de la reforma este sacrificio les resbala. Sabiendo muy poco sobre estudiantes de bachillerato, desoyendo las voces más autorizadas, y con el atrevimiento propio de los ignorantes, se cargaron literalmente la enseñanza en España.

Se habla de crear personas críticas, pero sucede que la crítica no controlada por el conocimiento es charlatanería

Todavía se está a tiempo de arreglar el estropicio, pero el tiempo apremia porque cada día que pasa la situación se hace más difícil de revertir. Si el resultado de las próximas elecciones es parecido al de las anteriores y los políticos optan por una alianza de los partidos constitucionalistas frente a los antisistema, sería una gran ocasión para llegar a un pacto educativo. ¿Tendrán los políticos la altura de miras necesaria como para reconocer sus errores, aparcar sus diferencias y ponerse de una vez a arreglar un problema que, si no se resuelve ya, va a tener consecuencias gravísimas para España?

Ricardo Moreno Castillo es catedrático de Matemáticas de instituto, jubilado, y autor de La conjura de los ignorantes (Pasos perdidos) y Panfleto antipedagógico (El lector universal).

[Lea si lo prefiere el enlace aquí (@el_pais)

http://tinyurl.com/j8eog8a]

*

Veinte ideas particulares sobre pedagogía

23 April 2016

twitter: @eugenio_fouz

bitacora

  1. no permitir a los alumnos estudiar en horas de clase
  2. plantear una utilidad nueva (refuerzo, mini tests) para la hora de tutoría de alumnos
  3. promover reuniones frecuentes y breves del profesorado
  4. facilitar al profesorado información sobre tutorías, titulaciones, matriculación del alumnado, listado de alumnos con asignaturas pendientes, etcétera
  5. revisar el Reglamento de Régimen Interno al menos una vez por trimestre.
  6. dar a conocer el documento a todos los miembros de la comunidad educativa. Redactar extractos breves y claros para los alumnos
  7. unificar criterios disciplinarios (el profesorado debe mantener una actitud firme ante la dejadez o incumplimiento de las normas o tareas por parte del alumnado)
  8. prohibir el uso y exhibición de teléfonos móviles o aparatos ajenos a la clase (cámaras de fotos, MP3)
  9. exigir un único modelo de documento de justificación de falta de asistencia
  10. ser puntuales al inicio y finalización de las clases
  11. realizar guardias de clase con la garantía de trabajo y tareas en el aula para los alumnos
  12. revisar las programaciones a lo largo del curso
  13. cumplir las decisiones tomadas en el claustro
  14. fomentar la formación continua del profesorado
  15. visitar diariamente la página web del centro escolar
  1. revisar el desarrollo de las clases en periodos especiales como los días posteriores a exámenes o días previos a vacaciones
  2. preparar pruebas diferentes para los exámenes de última hora
  3. proponer un libro de lectura diferente a los alumnos que no realicen la prueba de lectura en su día
  4. respetar la libertad de cátedra del profesorado
  5. cuestionar la enseñanza, el aprendizaje y el método todos los días

 

 

Frase malsonante escrita en la pizarra

7 April 2014

twitter: @eugenio_fouz

 Imagen

 

{imagen tomada de @Pinterest}

 

Ese profesor de lengua extranjera que llega a clase, ve una frase de mal gusto escrita en esa lengua que enseña en la pizarra y responde que le alegra comprobar que alguno de sus alumnos aprende vocabulario eficazmente

Lo que enseñamos en clase

19 May 2013

twitter: @eugenio_fouz

Imagen

Un profesor, un buen profesor, no es aquel que sabe mucho y no lo transmite a sus alumnos. Un profesor ha de tener la habilidad comunicativa para hacer llegar al alumnado los contenidos de la asignatura. Un profesor bueno tiene que estar loco por su materia y pensar constantemente en cómo impartirla de la manera más atractiva. Es una idea equivocada pensar que el profesor que pone más difícil aprobar es el mejor. Sin embargo, un profesor estricto y exigente será siempre mucho mejor que un profesor blando o sin objetivos claros y elevados para sus alumnos.

Aunque parece obvio, el profesor bueno es el profesor que enseña bien. Ojo, el profesor que sabe qué conceptos necesita aprender el alumno, qué capacidades y habilidades debe impulsar en él. El profesor que sabe motivar al alumno desanimado o de bajo rendimiento. Un profesor debe evaluar-medir- lo que enseña para atender el grado de comprensión de lo enseñado.

[inspirado en la viñeta de ahí arriba tomada de @cabroncuanto1 ]

Esos chavales, sospechosos habituales

28 December 2012

twitter: @eugenio_fouz

 

"Sospechosos habituales" (película)

“Sospechosos habituales” (película)

No apto para alumnos. Solo para profesores.

 

En época de exámenes el profesorado debería estar alerta ante ciertas actitudes de los alumnos. Ser especialmente amable con un profesor cuando la fecha de un examen ha sido fijada no puede significar nada bueno. Profesor, simule estar ocupado y aproveche ese momento de confianza de sus chavales para observar comportamientos extraños.

Hágame caso, colega, y quizá notará una pose demasiado receptiva hacia su discurso de las alumnas de la primera fila, un silencio que le sobrecogerá y le hará pensar que lo que está diciendo es verdaderamente interesante. No se lo crea. Desconfíe. Es más, siga al acecho y verá una medio-sonrisa hacia el fondo de la clase. Ahí tiene la prueba: hay un acuerdo tácito de excelencia en el comportamiento. Es irreal. Si además detecta una fascinación exagerada hacia su persona y tan solo uno de los chavales apoya una o ambas mandíbulas en la mano acodado en su mesa, ya sabe lo que hay. No ignore este tipo de señales. En breve una mano se alzará como de casualidad y, en representación de la clase, formalmente le pedirá que retrase ese examen (ya fijado, le recuerdo) un par de días o una semana.

Las líneas anteriores se refieren a lo que podría ocurrir en su caso en la fase previa a un examen. No obstante, un profesor sabe que donde se juega su prestigio es en la prueba de examen y el control de la autenticidad y validez de dicha prueba. Un alumno malo dispone de varios recursos para hacer trampa y no ser auténtico en un examen. Un chaval que copia es un mal estudiante. El buen profesor ha de estar preparado para lograr una evaluación justa y objetiva a partir de una prueba o examen bien preparado y mediante el control de calidad de las respuestas de sus alumnos en cualquier tipo de prueba.

Siga leyendo esta página y aprenda a combatir el delito de copia:

Recursos de esos chavales sospechosos habituales:

1.copiar fórmulas, vocabulario o conjugaciones de verbos escritos a mano en la barra de tippex que se piden en voz alta, casi inocentemente

2.dejar papeles tirados e inútiles en el suelo

3.pérdida de una de las hojas DIN A4 (previamente grapada en el paquete de examen)

4.hacer preguntas aparentemente tontas al profesor acerca de uno o varios ejercicios

5.levantarse de su sitio para acercarse al profesor y echar un vistazo a las respuestas de un compañero

6.copiar literalmente del libro de texto o los apuntes (suelen aparecer en la repisa del pupitre)

7.llevar el pelo largo y no dejar a la vista los oídos (en caso de ser portador del virus del pinganillo)

8.ser pillado “in fraganti” consultando algo en su teléfono móvil y declarar que solo estaba mirando la hora (los relojes caen en desuso)

9.mirar mucho, mucho al profesor

10.de la manera más ingenua y simple que consiste en haber copiado palabras clave del examen, fórmulas o frases idiomáticas en la pizarra (un profesor tiene la costumbre de colocarse de espaldas a la pizarra y en ocasiones no comprueba qué hay escrito en ella)

11.golpear repetidamente la mesa en casos de ejercicios de respuesta múltiple o ataques de tos repentinos. (Si las toses van seguidas de risas, entonces tenga la certeza de que ya han copiado y la estrategia del “enemigo” habrá tenido éxito)

12.el alumno finge tener sed y bebe muy a menudo de una botella de agua transparente

13.compruebe que las mochilas cerca de cada alumno tienen las cremalleras cerradas totalmente, a veces y durante el examen se ven muchas mochilas abiertas distraídamente y papeles luchando por salir fuera de mala manera

14.en el suelo, bajo la mesa de un alumno reina el desorden mantenido a raya por ese pie que impide que la cartera muestre su contenido  😉

15.fingimiento de desmayo

16.fingimiento de urgencia y necesidad para ir al aseo (a veces este o el otro no son ficticios, en cuyo caso tendrá que permitir la ausencia del alumno)

17.mantener una postura relajada sobre la mesa o pupitre permitiendo accidentalmente que un compañero mire por encima el examen

18.ser vigilado o sentirse vigilado (me refiero al profesor, a usted ¡ay!)

19.quejarse por todo y de todo en voz alta

20.pedir a un chaval o chavala que se cambie de sitio y escuchar a una víctima falsa gritar :“yo no he hecho nada”

21. veintiuna y la aceituna. Si es profesor, haga el favor de añadir alguna otra técnica de copia que conozca o de la que haya oído hablar. Hay un apartado de comentarios al final de este post. Gracias.


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama