Posts Tagged ‘París’

“Pintando un Hopper en el cine” (Ana Cermeño)

14 June 2019

twitter: @eugenio_fouz

Ana Cermeño (@lacerme) escribe en gallego en la revista “Luzes“. El otro día compartía en Twitter un escrito sobre uno de mis artistas preferidos, Hopper. Eligió, de entre todos los cuadros precisamente el mejor de todos: “Nighthawks“. Ese cuadro del pintor americano de la soledad compone la cabecera de mi cuenta personal de la red del pájaro azul. Lea aquí un extracto en castellano o gallego.

Pintando un Hopper en el cine

27 Mayo, 2019

Ana Cermeño
Este artigo tamén está dispoñible en: Galego

“No falla: siempre que en una película aparece un lugar reconocible, rebumbio en la sala. Si los protagonistas quedan en la Torre Eiffel, en la fila de adelante uno saca el codo y, sonriendo, le dice al vecino: «París», como si el otro fuese ciego o no estuviese viendo el mismo filme. Esos son los detalles que me gustan cuando veo el cine en comunidad.

Hay directores que echan mano de las postales más «evidentes» para situar la historia; otros recurren literalmente a cuadros, con una sutileza que incluso los hace pasar inadvertidos. La composición y los colores de los pintores nos tocan muy dentro, y los directores de cine y fotografía buscan esa emoción para el espectador. De todos los artistas que inspiraron a realizadores a poner en movimiento sus trazos, Edward Hopper es uno de los que sugirió historias grandes.” (…)

siga leyendo:

https://luzes.gal/ct/27/05/2019/autores/ana-cermeno-2/pintando-un-hopper-en-el-cine/

**

Advertisements

“Las campanas de Hemingway”, por Ignacio Camacho

19 November 2015

twitter: @eugenio_fouz

dvd-por-quien-doblan-las-campanas-nuevo-cerrado-original-sm-5271-MLA4274984682_052013-O

El pasado domingo alguien tuiteó este artículo de Ignacio Camacho. Una vez leído quise guardarlo. Fue publicado en el diario @abc_es

*

Las campanas de Hemingway

Ignacio Camacho

“En enero, recuerdas, eras «Charlie Hebdo». Eso pusiste en las redes sociales: je suis Charlie. Pero no, tú no eras Charlie. Porque tú estabas vivo y Charlie, los charlies, estaban muertos, como los guardias y los judíos del supermercado de los que nadie se acordó en la solidaridad plañidera del pensamiento débil. Muertos como los del viernes, tirados en la calle mientras tú corrías a cambiar la foto del perfil de Twitter y de Facebook. ¿Y ahora qué nombre vas a poner? ¿Bernard, Marion, Lucien, Françoise, Phillipe? Tienes 130, elige. Ah, bien, je suis Paris, qué hermoso; qué bonita esa torre Eiffel enmarcada en el símbolo hippie de la paz. Sólo que no estamos en paz. Y que tú tampoco eres París.

 Tú eres el que ayer por la mañana, la luminosa mañana de este cálido noviembre, hacías jogging en el Retiro. La que se compraba un bolso y unos zapatos en la Gran Vía. La que paseaba el perrito por la plaza soleada. El que se iba a comer con la familia en el chalé de los suegros. La que se quedó viendo el programa de telebasura en la noche de la masacre. Tú eres uno cualquiera de los que se sentían, nos sentíamos, provisionalmente a salvo. Uno de los que descargaron su conciencia con una frase bonita en internet, amor y fraternidad, #portesouvertes, justo cuando allá en París la Policía ordenaba, pistola en mano, cerrar las ventanas.

 Qué vas a ser París. París es esa ciudad donde la gente salió del estadio evacuado cantando el himno nacional, el que aquí abucheamos. París es esa ciudad donde los periódicos hablan de guerra sin tapujos, y donde el presidente socialista promete una respuesta sin piedad, «impitoyable». París es la capital de un país que considera su libertad y sus valores algo mucho más importante que su miedo.

 Y tú… tú eres parte de un pueblo que hace once años, en una situación similar, en unos días iguales de sangre y plomo, se amedrentó y echó la culpa a su propio Gobierno. Que duda de su modelo de sociedad y todavía hoy piensa que si nos vienen a matar es porque algo habremos hecho. Que no ha aprendido, basta ver cómo olvida a las víctimas, de su larga experiencia de sufrimiento. Tú eres un superviviente del terrorismo, pero no lo sabes porque te cuesta pensar que los asesinados murieron en tu nombre. Porque prefieres creer que basta con no odiar para defenderte del odio.

 Ese bonito emblema de la torre Eiffel no te va a proteger. Ni el pacifismo samaritano, ni las palabras emotivas, ni las cadenas de cibermensajes, ni el ritual de las firmas, las velas y las flores. Vienen a por nosotros, jesuis, y más vale que te vayas enterando. Te diré lo que eres: la próxima potencial víctima. Así que cuando subas a Facebook una velita por los muertos de París, sube otra por ti. Y acuérdate de por quién doblaban las campanas de Hemingway”

[artículo publicado en @abc_es; 15112015]

*

Jung & Paula

9 April 2013

twitter: @eugenio_fouz

Imagen

He estado leyendo una novela de Santiago Gamboa titulada “El síndrome de Ulises. Llevaba semanas detrás de este libro que no encontraba en ninguna librería. Finalmente lo encontré en una librería online, amazon.es.

Me ha gustado leer la historia de supervivencia del narrador, un escritor colombiano en París que se arreglaba alternando horas de trabajo como “plongeur” (friegaplatos) en un restaurante de la ciudad y clases de español a extranjeros. A lo largo de más de trescientas páginas Esteban cuenta sus aventuras amorosas. Tiene una amistad exclusiva con una mujer, Paula. El protagonista reflexiona sobre el desamor, el amor y las mujeres. Conoce o aprende a entender el carácter femenino y vive una rutina de aventuras sensuales tremendamente explícitas con varias féminas. No sé cuál es la razón por la que sigo pensando en su amigo Jung. 


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama