Posts Tagged ‘Orlando’

Día del traductor (Observatorio del libro)

7 October 2018

twitter: @eugenio_fouz

Cada vez que el Observatorio del Libro propone una actividad en las redes sociales me dan ganas de participar. En esta ocasión con motivo de El Día Internacional de la Traducción-30 de septiembre- se les ocurrió pedir a los lectores que compartiesen alguno de los textos que habían conocido gracias al trabajo de un traductor.

Yo me lancé a poner una de mis lecturas favoritas (“Orlando” de Virginia Woolf) pero solo puse un pequeño fragmento de un párrafo más extenso. La traducción del inglés al castellano fue realizada por Jorge Luis Borges. Dejo aquí la copia de esas líneas:

@observalibro.-Frase del libro: “Cuando el muchacho- porque, ¡ay de mí!, un muchacho tenía que ser, no había mujer capaz de patinar con esa rapidez y esa fuerza- pasó en un vuelo junto a él, casi en puntas de pie, Orlando estuvo por arrancarse los pelos, al ver que la persona era de su mismo sexo, y que no había posibilidad de un abrazo. Pero el patinador se acercó. Las piernas, las manos, el porte eran los de un muchacho, pero ningún muchacho tuvo jamás esa boca, esos pechos, esos ojos que parecían recién pescados en el fondo del mar” (…) #OJOalTraductor

Hay otros libros a los que uno llega mediante el filtro de un filólogo o traductor. Quiero recordar “La historia interminable” de Michael Ende cuya última página cobra un sentido único en nuestra lengua castellana. Vea:

Pista (@Fundeu)

https://www.fundeu.es/consulta/por-ende-1812/

**

Traductor de “La historia interminable” (Michael Ende): Miguel Saenz

Editorial Alfaguara.-Madrid, 1982

***

Extracto de la propuesta de El Observatorio del Libro (@observalibro):

“Como cada año desde hace ya más de medio siglo, en coincidencia con la fiesta de San Jerónimo, considerado por muchos el primer traductor y patrono de los traductores, el 30 de septiembre se celebra el Día Internacional de la Traducción, se abre en ventana nueva Nueva ventana. Se trata de una iniciativa promovida por la Federación Internacional de Traductores (FIT) y, desde mayo de 2017 reconocida por la Asamblea General de las Naciones Unidas con la que se pretende rendir anualmente un homenaje a todos los hombres y mujeres que se dedican a esta profesión clave para el mundo del libro.

Bajo el lema ‘Translation: promoting cultural heritage in changing times’, en esta edición se hará hincapié en el papel de la traducción y la interpretación en la promoción de la comprensión cultural y el respeto mutuo en un mundo cambiante.

El traductor, ese “autor invisible”
Con motivo de esta celebración se ponen en marcha multitud de iniciativas en todo el mundo cuya finalidad es reivindicar la importancia de esta profesión y el papel de los traductores. Como en ediciones anteriores, desde el Observatorio nos unimos a la celebración con una encuesta en Twitter y un concurso en Twitter e Instagram con el objetivo de contribuir a hacer más visible el importantísimo papel de los traductores. Porque ¿realmente nos fijamos en el nombre del traductor cuando leemos un libro traducido…?” (…)

Lea la propuesta completa aquí:

https://tinyurl.com/y9fha2y5

*

*

 

Orlando, Virginia

18 June 2016

Ninas_afganistan-985x656FOTO: Parwiz. REUTERS 15062016.Afganistán | #Desigualdad | Las niñas de Afganistán que se visten como niños para poder estudiar. Muchas niñas afganas, especialmente las que residen en comunidades rurales alejadas de la influencia de Kabul, viven la infancia como niños por precaución. Les cortan el pelo y las visten como varones para que pasen desapercibidas y no tengan que lidiar con la desigualdad y la violencia de género en el país y además puedan estudiar con ‘libertad’.

Tras más de 15 años de intervención internacional en Afganistán, la educación para las niñas empeora cada año. Y es que, “después de los grados 8º y 9º, son sus familias las que no las dejan continuar con sus estudios debido a las tradiciones culturales o para evitar que sean acosadas por la sociedad”, explica Abdul Qadir Paiwastum, director del Sistema Educativo Provincial en Kandahar. “No les dejan estudiar por miedo a lo que la gente dirá de ellas”, comenta Roqya, que sigue escolarizada en Kandahar, sobre la exclusión educativa forzada a la que sus compañeras tienen que someterse. La Asociación Revolucionaria para Mujeres en Afganistán sugiere que la “culpa” la tienen los que ostentan el poder en el país, que siguen creyendo que la mujer es inferior al hombre y por lo tanto “no hacen nada para luchar contra la discriminación de la mujer y las niñas que se ven en la obligación de cambiar de género para sobrevivir”, ha afirmado un portavoz de la organización.

 **

Netizen poet & blogger

Profesor de inglés.

Soy twitter-adicto

Orlando, Virginia

Eugenio Fouz

Cuando la clase política española se preocupa de la corrección en el discurso y añade de manera redundante el femenino al nombre que por defecto incluye ambos géneros, hay lugares en el mundo en los que nacer mujer es una desventaja. Ser mujer en Afganistán no debe de ser fácil porque solo los varones aprenden a leer y escribir.

En Europa asumimos el derecho a la educación de todos los niños. Los profesores, por un lado, nos enfrentamos a diario con alumnos descontentos. Dentro del aula vemos a chicos que desprecian los libros, el conocimiento y la cultura. A veces la sociedad exige al profesor que ayude al alumnado a encontrar razones para estudiar o prestar atención en clase, lo cual es un sinsentido. Es verdad, sin embargo, que hay también alumnos que saben para qué sirve la escuela.

La niña de la fotografía de The Objective parece una niña. La verdad es que podría pasar por un niño. De hecho, yo no me atrevería a afirmar una cosa ni la otra. En el fondo esta ambigüedad de género favorece a la niña afgana. Sea como sea, los niños no se diferencian mucho entre sí a esa edad incierta previa a la adolescencia.

Las niñas quieren ir a la escuela porque ellas intuyen el poder oculto del lenguaje, los números, la filosofía y el arte. Las niñas quieren aprender a leer y a escribir aunque para ello se vean obligadas a renunciar a su identidad de género, tengan que cortarse el pelo y adopten maneras de chico. Hace falta coraje: fingir ser otro para ser uno mismo.

Pienso en Orlando, el joven aristócrata de la novela de Virginia Woolf que se vuelve mujer a la mitad de su vida después de haberse quedado dormido. O dormida.

[artículo publicado en @TheObjective_es vía #ElSubjetivo; 17062016 ]

Lea aquí la versión original:

http://tinyurl.com/jts263c

*


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama