Posts Tagged ‘Lou Reed’

Coney Island, baby (Lou Reed)

29 October 2018

twitter: @eugenio_fouz

[Lou Reed]

*

Coney Island, baby (via @YouTube)

DEDICADO

A Carlos Moreno –también conocido como El Pulpo- y Carlos Herrera que eligieron esta mañana un tema de Lou Reed para hacer compañía a sus oyentes. Carlos Herrera contó que uno de sus discos favoritos era el titulado “Coney Island, baby“.

Todas las mañanas de lunes a viernes hay un programa de radio en la Cope que lleva Carlos Moreno de 4: 00 a.m a 5: 00 a.m hasta que llegan los diez minutos de fusión entre el Pulpo y Herrera. Los dos hablan de música, mayormente. También hablan de otras cosas, de comida. Se despiden en una lengua extranjera (o no tanto, si se trata de esperanto).  Volviendo a la música, hace semanas tocaron a Marvin Gaye, otro día pusieron algo de Dylan, Springsteen los Beatles. Esta misma mañana, el Pulpo puso un tema de Nino Bravo. Revuelven la memoria de los madrugadores con Carlos Goñi (“Revólver”), “Los secretos“, “Tequila” y otros. En fin, merece la pena la compañía, el tono y la información.

Dejo aquí un enlace a un PDF con la letra de “Coney Island, baby“:

https://tinyurl.com/yagsn6jl

***

Advertisements

Caroline Says II (Lou Reed)

30 November 2016

twitter: @eugenio_fouz

lou_reed-960x784

Caroline Says II

Lou Reed

Caroline says

as she gets up off the floor

Why is it that you beat me

it isn’t any fun

 

Caroline says

as she makes up her eyes

You ought to learn more about yourself

think more than just I

 

But she’s not afraid to die

all her friends call her “Alaska”

When she takes speed, they laugh and ask her

What is in her mind

what is in her mind

 

Caroline says

as she gets up from the floor

You can hit me all you want to

but I don’t love you anymore

 

Caroline says

while biting her lip

Life is meant to be more than this

and this is a bum trip

 

But she’s not afraid to die

all her friends call her “Alaska”

When she takes speed, they laugh and ask her

What is in her mind

what is in her mind

 

She put her fist through the window pane

It was such a funny feeling

It’s so cold in Alaska

it’s so cold in Alaska

It’s so cold in Alaska

 *

  

“Ayer mismo me acosté teniendo 16 años” …

17 January 2016

twitter: @eugenio_fouz

cc117c3fe8f452ebd853c5016ccb95f7

Un artículo de Rosa Montero (@BrunaHusky) sobre la vida, la madurez y el paso del tiempo. Lea despacio y disfrute.

***

Aviso a navegantes

por

Rosa Montero (@BrunaHusky)

Ah, si de joven yo hubiera sabido que iba a envejecer y que me iba a morir, creo que hubiera vivido de otra manera

3 ENE 2016 vía @el_pais

Esto es una advertencia: ayer mismo me acosté teniendo 16 años y hoy me he despertado con más de sesenta. Quiero decir que la vida vuela. Ah, si de joven yo hubiera sabido que iba a envejecer y que me iba a morir, creo que hubiera vivido de otra manera. Lo que acabo de decir es una boutade, lo sé; pero, al mismo tiempo, es cierto que, con los años, llegas a un territorio, el de la vejez y la Parca merodeante, que antes nunca habías visto con verdadera claridad. Y entonces te dices: ah, cuánto tiempo perdido. Y no porque mi existencia me desagrade, al contrario, creo que ha sido y es muy intensa y que he hecho todo cuanto he querido hacer. Pero con qué nervios, de qué forma tan atormentada o tan aturullada, cuántas veces he vivido con el cuerpo aquí y la cabeza en otra parte. Por no hablar de la cantidad de tiempo y de energía perdidos en tonterías, como, por ejemplo, en creerme fea a los 18 años (cuando estaba más guapa que nunca), o en reconcomerme de angustia temiendo no estar a la altura en algún trabajo. Por eso, repito: si yo hubiera sabido que iba a envejecer y que me iba a morir, hubiera vivido de otra manera.

Todo esto viene al hilo, claro está, del cambio de año. Esto del calendario no es más que una convención, pero cómo remueve y cómo escuece. En estas fechas es imposible no dedicar siquiera un minuto a sentir el viento del tiempo contra la cara, a revisar someramente el pasado, a preguntarte sobre tu futuro. Acabo de leer un libro extraordinario que viene bien para acompañar estas congojas. Se trata de Instrumental: memorias de música, medicina y locura, de James Rhodes (Blackie Books). El británico Rhodes tiene una biografía totalmente improbable. Por ejemplo, es pianista, un buen concertista. Sin embargo, empezó a estudiar piano mal y tarde, y luego lo dejó por completo durante 10 años hasta retomar la música en sus veintimuchos. No creo que haya habido en el mundo un caso así. Si abandonas un instrumento de ese modo, simplemente no es posible ser un músico de esa calidad. Pero él lo es. He aquí su primer milagro.

Nunca seremos tan jóvenes como hoy y la vida se conquista día a día

Tiene varios más, algunos espeluznantes. El libro de Rhodes cuenta con una crudeza que yo no había visto la experiencia de una víctima de pedofilia. A los seis años recién cumplidos, James fue violado por su profesor de boxeo del colegio. Y el tipejo lo siguió haciendo durante cinco años impune y sistemáticamente, hasta que Rhodes cambió de escuela. El niño, amenazado por el pedófilo, avergonzado y amedrentado, no dijo nunca nada a nadie; pero otros profesores lo veían llorar, lo veían salir con las piernas sangrando del despacho del monstruo y no hicieron nada. El libro de Rhodes es un grito indignado a esa pasividad tan común ante los abusos infantiles. Como las pequeñas víctimas no se atreven a denunciar, es muy cómodo ignorar un horror que se queda escondido, como los malvados ogros de los cuentos, en los cuartos oscuros y en las pesadillas de los niños. Y otra enseñanza más de este tremendo libro: las violaciones dejan secuelas. En primer lugar, graves secuelas físicas, porque es una brutalización continuada de un cuerpo muy pequeño (el músico tuvo que ser operado varias veces); y, por supuesto, una catarata de catástrofes psíquicas. Prostitución en la adolescencia, un año de internamiento en un psiquiátrico, tres intentos de suicidio, cortes autoinfligidos con una cuchilla, drogas, furia y dolor. Y este es el segundo milagro: ha sobrevivido a todo eso.

Tercer milagro: James es la prueba de que el arte y la belleza ayudan. En el caso de James, es la música lo que amansó su fiera interior. Todos podemos y debemos recurrir a ello: cuanta más belleza en nuestras vidas, más fuera del tiempo y de la pena, más inmortales.

Pero aún queda por contar un cuarto milagro. Aunque la existencia de Rhodes parece larguísima y convulsa, sólo tiene 40 años. Guau, eso es vivir deprisa. Como decía Lou Reed: mi día equivale a tu año. Pues bien, al final el autor apuesta por su segunda esposa, Hattie, y se atreve a dar unos consejos para el bien amar. Antes, al leer el libro, Rhodes me había parecido un hombre conmovedor y admirable, pero también furioso y herido, demasiado intenso como para tenerlo muy cerca. Pero en estas páginas finales habla de la convivencia con tan modesta, honda sabiduría que me ha dejado admirada. Como, por ejemplo: “Lo que más deteriora una relación es tratar de salir ganando”. Pequeña gran verdad. Hace falta vivir mucho y pensar mucho para llegar a tan poco. O sea, que se puede aprender, aunque vengas con las heridas más crueles. Se puede recomenzar una y otra vez. Aviso a navegantes para sortear los escollos de este año: recordemos que, como prueba Rhodes, siempre hay futuro. Nunca seremos tan jóvenes como hoy y la vida se conquista día a día.

*

I wanna be black, man

15 February 2013

twitter : @eugenio_fouz

Barack Obama and kid,

Barack Obama and kid

I wanna be black. Yes, man. I wanna be black. I wanna be black like Lou Reed used to say. I wanna be black, I like black colour. I like soul & I like jazz. When I was a kid I wanted lots of things, when I got older I had many more dreams. And the dreams were not real life. Solitude and suffering were my best friends. I thought or imagined a twin angel talking to my ears. The options were music, street or books. I started poetry reading and came across Rimbaud and the French, and Lorca, Blake and others. Later, read novels, read literature and Dylan and so on. I found out the rhythm thanks to Marvin Gaye and the dance of the fifth brother-the Jacksons, I mean.  Flipped out with Martin Luther King and his poetical verse “I have a dream” like a mantra or something true. Got interested in jazz again and met the Prince of Bel Air for years in the screen. Fancied TV series later about some niggers surviving in the streets in Baltimore. I like some gestures some people make. I still remember that one at the number ten in the city of the Big Ben. Two men shake hands at the entrance door. I love the damned elegance at walking. I wanna have that fraternal spirit and speak in a woman´s voice like wine, Amy, you know, I wanna call you brother. I wanna be black, man.

Walk on the wild side

17 August 2012

twitter: @eugenio_fouz

(Lou Reed, singer and poet)

You follow a plan and know what you are going to do next, that is, firstly you teach a grammar point, give examples, ask questions to your students and write some words on the board to prepare a reading, a listening or a mini test.

You don´t follow a fixed plan and do lots of practice, you don´t provide a summary of the coming activities and try new things. Every class is a surprise despite of the fact that you follow your own, personal schedule.


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama