Posts Tagged ‘la Virgen del cuello torcido’

La Virgen del cuello torcido

15 January 2015

twitter: @eugenio_fouz

2015-01-14 14.23.18

Hay en el centro de Murcia un edificio que encierra una leyenda, una leyenda urbana. Por definición una leyenda contiene una parte de magia y ficción y una razón de ser creíble. La historia se cuenta en la enciclopedia wiki y es una historia de amor, compromiso y milagro.

***

Leyenda urbana en el centro de Murcia.- La virgen del cuello torcido vía @Wikipedia

“La iglesia conventual de La Merced es un templo religioso de la ciudad de Murcia (Región de Murcia, España) perteneciente al antiguo convento de la Orden de la Merced, construido en el emplazamiento actual en el siglo XVI, el inmueble que contemplamos hoy se levantó entre el siglo XVII y el XVIII. La iglesia actualmente está regentada por los franciscanos, y el antiguo convento lo ocupa la Facultad de Derecho de la UMU, del llamado Campus de La Merced”(…)

(…)”La fachada de la iglesia posee con una curiosa leyenda a cuenta de la especial Virgen María que la corona (que tiene el cuello torcido por ser la representación en piedra de la popular Virgen de los Remedios). Se cuenta que una doncella recibió promesa de matrimonio de un caballero que partió a la guerra y que cuando regresó se negó a cumplir su palabra. Ella, a falta de testigos lo llevó ante la puerta de la iglesia de La Merced donde había empeñado su palabra, y al ratificar que no había prometido nada, la Virgen de la fachada movió la cabeza negándolo, quedando su rostro artificialmente movido hacia la izquierda como podemos ver en la actualidad.”

(extracto leído en @wikipedia)

***

Advertisements

Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama