Posts Tagged ‘inglés’

Un examen es un examen es un examen

29 June 2012

twitter: @eugenio_fouz

Vengo en son de paz aunque salgo de librar una buena batalla-y quien quiera que busque semejanzas con el proverbio machadiano. No estoy tranquilo ni conforme y no lo estaba antes hace un año ni hace dos ni tres ni cuatro. Tengo un dilema moral grande entre enseñar o preparar, tengo un dilema moral entre enseñar un idioma, hablar un idioma y escribirlo o preparar a los alumnos para una prueba específica y poco exhaustiva.

Esta carta es fruto de la reflexión sobre un tema preocupante para un profesor de Inglés de ESO y Bachillerato abatido por los resultados negativos e injustos de una prueba escrita. Estoy sinceramente preocupado por los resultados y la dudosa validez de una prueba que no parece ser objetiva. Evaluar es valorar. Una valoración aceptable y medida es aquella en la cual se distingue al alumno que sabe de aquel que no sabe. Y este no es el caso. Sería cómodo buscar un culpable, un lugar en el que descargar la incapacidad o intolerancia de un profesor de secundaria, pero no es el caso. Alguien tiene que decirlo, alguien tiene que leerlo y alguien tiene que buscar una solución. Soy partidario de una prueba escrita estricta y lógica. Soy partidario de una revisión y replanteamiento de los métodos, los exámenes, las clases y todo lo que sea posible mejorar. 

No me quedo tranquilo sin exponer que después de dedicar un año a varios aspectos de la enseñanza de un idioma extranjero como la gramática (la voz pasiva, estilo indirecto), las audiciones, la traducción y lectura de textos y demás aspectos de una clase de idioma lo que cuenta de verdad es un texto escrito sin más. Sé que criticar lo que otros hacen es fácil. No es este ni mi objetivo ni mi manera. Yo critico hoy algo que afecta a mi trabajo y algo que va más allá.

Recuerdo una escena de la conocida serie televisiva americana “The Wire” en la que un profesor sentía esta misma impotencia que yo siento cuando la administración le imponía la preparación de unos exámenes alejados de la utilidad y la práctica de una materia al ser consciente de que su trabajo primordial no era preparar un test sino enseñar una asignatura.

Puede que esté equivocado y escribo con esta duda en la cabeza. Espero la respuesta de alguien que aporte argumentos y razones.

Antes de seguir quiero aclarar que esto no ocurre hoy ni ahora por un resultado concreto. Esto ocurre hoy pero ocurría hace un año y dos. Dejo el enlace de esta inquietud sobre la prueba de PAU de Inglés al final de este escrito*[ENGLISH]

Queremos enseñar una lengua extranjera y queremos hablarla y escribirla: Queremos entenderla. Todavía hoy se trata de una prueba escrita sin parte oral (¿dónde está el problema?). La parte oral es urgente e imprescindible para quien quiera hacer uso del idioma. La prueba de la que estoy hablando deja de lado la parte creativa, los dibujos, el vocabulario elemental, los básicos, los diálogos, la traducción. No sé dónde caben los “phrasals”, “false friends”, “question tags“, “idioms“, etcétera. Reconozco, eso sí, que las dos preguntas de redacción al final de la prueba son relevantes.

Creo que uno de los motivos para esta prueba escrita es su facilidad de corrección. No encuentro otra.

Hablo con hermanos, amigos, colegas que dicen querer hablar inglés y que no saben por qué no somos capaces los españoles de dominar una lengua extraña y germánica como esta. Desde luego que la prueba de más alto nivel de la Educación Secundaria no ayuda a valorar el trabajo realizado en todos los años anteriores. Tampoco ayuda, pero es otra historia, la premisa de pasar al curso superior con una asignatura suspensa.

“Una rosa es una rosa es una rosa” (1) y un examen es un examen es un examen y debe poner a prueba lo que un examinando conoce, sabe y maneja. ¿A esto hemos llegado? ¿Este es el nivel europeo del que se habla? ¿Dónde está la idea de la comunicación y la fluidez? Este examen se ha quedado anticuado, estático y alejado de una practicidad necesaria. Este es el Bachillerato que queremos. Un Bachillerato que no es un fin en sí mismo.

Lo contrario a la indiferencia es lo que me mueve.

A quien corresponda, si cree que no es descabellado este escrito, por favor haga algo. Yo he hecho mi examen de conciencia.

* https://notebloc.wordpress.com/2011/04/16/wondering-about-pau-tests/

[16 de abril de 2011] [Escrito en Inglés]

(1)

[Gertrude Stein “Sacred Emily” (poem)]

Advertisements

Todo en orden, señor

16 June 2012

twitter: @eugenio_fouz

 (Ortografía Básica de la lengua española)

Soy profesor de Inglés en un centro escolar de Murcia. Imparto clases de lengua inglesa a chavales adolescentes de ESO y Bachillerato y me gusta mi trabajo.

Desde que empecé a escribir este blog (cf. About efnotebloc [ENGLISH]-Sobre efnotebloc-) me dí cuenta de que cada vez necesitaba más dejar constancia de mis dudas y de las cosas que debería hacer en clase. Creo que un profesor, al igual que otros muchos profesionales, tiene una tendencia a pensar más de la cuenta en su trabajo y que su tarea no se acaba en el colegio por ese principio que dice que para enseñar algo uno tiene que haberlo aprendido antes. Siempre he sentido pasión por lo que hago y pienso que casi nada me deja indiferente. La asignatura de Inglés exige un esfuerzo diario así como algo que no se ve pero que está ahí; me refiero a la pedagogía o a la forma que uno considera apropiada para dar una clase, en otras palabras, para enseñar una materia.

Ahora mismo veo que estoy dando la impresión de que voy a hablar de pedagogía y no es esta la idea que tengo, quiero hablar de la importancia de un libro y de una materia.

Desde que entré en Twitter he ido recordando y reforzando conocimientos de reglas ortográficas en mi lengua nativa que es el castellano. En ese río Ganges he descubierto cuentas importantes dedicadas a la corrección de la lengua española como @Fundeu y @RAEinforma a las que sigo y con las que mantengo una comunicación constante e inquieta por el uso adecuado de la lengua. Por extraño que parezca, ser profesor de una lengua extranjera le convierte a uno en un individuo interesado en el conocimiento y buen uso de la propia lengua. Desde esta perspectiva forastera se entienden cosas que , de otro modo, quizás no se entenderían. Las pequeñas dosis que proporcionan esas dos cuentas de ahí arriba ayudan a fortalecer el español y a su difusión. Esas dos cuentas están abiertas y vivas en Twitter, así como sus correspondientes páginas web. (Probablemente estarán pensando que tiene que haber otra manera de escribir “páginas web” en castellano y tendrán razón, aunque yo suelo ser aficionado a los anglicismos)

Después de haber recomendado algunos libros y páginas en formato PDF con los cambios más recientes en la ortografía del español, Fundéu y la RAE anunciaron la edición del libro “Ortografía Básica de la lengua española” (Espasa libros, Madrid-2012).

Tengo este libro a mano y lo recomendaría a cualquier hispanohablante preocupado por estar a la altura de la nueva normativa, preocupado por lograr que nuestro idioma se hable y se escriba bien tanto en Argentina como en España. A la larga, uno recomendaría este manual básico a un extranjero estudiante de español para que supiera a qué atenerse.

Tuenti zings ;.) [+PDF]

25 April 2012

twitter: eugenio_fouz

 

-Veinte consejos para alumnos con la asignatura de Lengua inglesa suspensa-

1. Consiga todas las fotocopias de repaso: Copycat fly, AEI grammar [ESPAÑOL], Take It Easy

2. Busque y consulte manuales de gramática. No se conforme con las nociones de gramática del libro de texto (textbook)

3. Consiga “Parallel Papers” y trabaje con esas fotocopias trimestrales

4. Estudie y subraye las palabras aprendidas en las fotocopias “Words” (usar rotulador fosforescente es una idea)

5. Tenga a mano “Review English Papers” y haga ejercicios de forma relajada

6. Entre las páginas del libro de actividades (workbook) se encuentran textos en inglés interesantes que contienen vocabulario. Use diccionario bilingüe de inglés y español

7. Anote palabras, números, verbos, nombres, días de la semana, y demás cuestiones en un bloc o libreta

8. Si es posible lea prensa inglesa

9. Escuche la radio en inglés (Radio Vaughan en 97,1 MHz de la FM)

10. Repase y escriba expresiones de lenguaje funcional (functional language). Suelen aparecer en los “Parallel Papers

11. Resuelva cuanto antes dudas de nociones básicas: pronombres personales de sujeto u objeto, números ordinales o cardinales, adjetivos posesivos

12. Repase con calma y tenga claro qué es un demostrativo. Aprenda, si es que no sabe, a decir correctamente la hora. Repase también la conjugación de verbos

13. Lea en voz alta textos breves en inglés

14. Invente oraciones en castellano para traducirlas al inglés

15. Visite a menudo el Aula Virtual (moodle)

16. Hágase con un par de libros de lectura ( o solo con un libro de lectura), propóngase leerlo y finalmente, lea y disfrute con ello.

17. Vea programas, series de televisión o informativos en inglés (aunque solo sea durante 5 minutos)

18. Compre un MP3 y grabe podcasts de la BBC. Escúchelos con frecuencia. Es muy difícil hablar en inglés sin haber escuchado cómo hablan los ingleses

19. Viaje si tiene ocasión a Inglaterra o a países de habla inglesa y practique su inglés

20. Hágame caso

 

Be good & good luck!

😉

Eugene [*Eugin]

**

https://document.li/Abf8

 

 

Dejar de aprender, fumar inglés

19 October 2011

twitter: @eugenio_fouz

(James Dean, actor)

Si todos los años vamos a decir las mismas cosas y proponernos dejar de fumar, ver menos televisión o aprender idiomas, ya va siendo hora de parar de una vez por todas y hacer algo. Hacer algo en serio. Empecemos por la de romper la adicción al tabaco. No es fácil. Esta decisión se toma una vez para siempre o no se está decidiendo todos los años (por estas fechas, en enero) Para qué engañarse. No todo el mundo es igual. Unos dejan el tabaco y otros no.

Es bueno hablar las cosas, sacarlas a la luz. Por eso, no es desaconsejable tener charlas sobre el abandono del vicio. De hecho, en estas reuniones familiares en Navidad los fumadores que más hablan de dejarlo son los que más fuman.

Antes, hace años, uno fumaba rubio o negro y se escondía porque era adolescente y estaba mal visto. Más adelante, a medida que ese adolescente crecía, el mero hecho de fumar se convertía en algo positivo que daba facilidades sociales. A menudo en las fiestas, las chicas se acercaban a pedir fuego y la hora y ya no se iban.

Esto ha cambiado. Fumar hoy no es políticamente correcto. Fumar hoy es consecuencia de, una de dos, o un vicio mal curado o de franca rebeldía contra el sistema social actual. Los fumadores se reúnen clandestinamente, se apoyan unos a otros y se pasan cigarrillos. Fumar está penado y castigado. Y resulta agradable saberse parte de La Résistance. Si quiere fumar, fumará.

Sin embargo, hay quien preferiría no hacerlo. La gente habla de un buen libro de Allen Carr,The Easy Way To Stop Smoking. Consiga el libro en inglés y mataría dos pájaros de un tiro.

Lo de ver menos televisión va a ser más fácil ya que uno se ha dado cuenta de que el fluir de la vida no sigue las hojas del calendario. Empieza el mes de enero y piensa que la gente va a ser mejor, que alguien se ha propuesto no hacer el mal ni hacer daño al prójimo y ve que no, que no es así.

Comprueba que hay cosas que no cambian, como el abuso de los anuncios televisivos en momentos inapropiados. Y querría pedirle perdón al cronista de Jumilla por alusiones en algún escrito y concederle que no hay nada más cruel ni peor que recibir anuncios a discreción cuando una película está cerca del desenlace. Esos anuncios que, repetidos hasta tres y cuatro veces sin ton ni son, de colonia de mujer con silueta de jarrón de porcelana y vestido rosa salmón ralentizan ese momento final de la historia en que sólo escuchamos a Jack Sparrow en susurros decirle a la dama de boca diminuta : «It would never have worked between us, darling» («lo nuestro nunca resultaría, querida») y lanzarse de cabeza al mar.

La publicidad parece haber perdido toda lógica, aún habiendo comenzado un nuevo año, y no sigue su función primera de dar a conocer un producto al público para que lo adquiera, haciéndole ese producto atractivo y sugerente. La impresión que el espectador recibe es la de desagrado y hastío. Esta publicidad machacona va contra el séptimo arte, contra la salud pública, contra el espectador y el descanso y contra sí misma. Nada tiene que ver con aquella otra publicidad ingeniosa ofrecida en pequeñas dosis que nos hace sonreír en los intermedios de otro tipo de eventos televisivos.

Los anuncios son lo mejor de la programación si están bien hechos y se ponen en el momento preciso al igual que pasa con todo. Por ejemplo, las tarjetas navideñas o los villancicos. Parece que este año ha habido menos tarjetas de Navidad, ya sea por la influencia de las tradiciones anglosajonas (Halloween en octubre, Santa Claus o Papa Noel en diciembre) o debido al avance imparable de las nuevas tecnologías como la telefonía móvil o Internet y los correos electrónicos. Hay cosas que uno querría que no se perdiesen.

Una postal de felicitación se envía con tiempo, ni demasiado pronto ni demasiado tarde. Pues lo mismo debería suceder con los villancicos. Un coro de voces masculinas en armonía entona “Adeste fideles” a dos voces. El resultado puede ser conmovedor. A continuación se inventa otro que este oyente involuntario desconoce «son las cuatro menos diez» y lo repite el coro produciendo un bis «las cuatro menos diez». Las voces se difuminan en el silencio del insomnio hasta que, aproximadamente unos ocho segundos después, la sintonía del despertador desmiente este último canto y evidencia que son las «seis en punto» y que hay que levantarse para iniciar el madrugador viaje de regreso. Los chicos del coro no decían la verdad con la hora, habían perdido la noción del tiempo entre canto y canto y entre tanta camaradería. El nocturno de villancicos resultó agradable.

Si usted ha leído el título de ahí arriba «Dejar de fumar, aprender inglés» en lugar de su versión original, y si hoy fuma y no quiere fumar más, a lo mejor ya ha dado un primer paso para lograrlo, ¿no le parece?

Aprender idiomas, y aprender inglés en concreto, es una cuenta pendiente que llevamos en la sangre. Como dice el chiste, si usted pregunta a un británico qué es un español, no le extrañe que le diga que se trata de un tipo bajito que se pasa toda la vida estudiando inglés.

Y algo habrá que hacer para cambiar esa idea de que somos unos tipos bajitos.

Publicado en LAVERDAD el 14 de enero de 2009

http://www.laverdad.es/alicante/prensa/20090114/opinion/dejar-aprender-fumar-ingles-20090114.html

Hablar inglés en España y Europa

18 June 2011

twitter: @eugenio_fouz

(The Beckhams)

 

El nivel básico se denomina A1 de acuerdo al Marco Común Europeo de Referencia para las lenguas que ha sido elaborado por el Consejo de Europa. Este marco sirve como criterio uniforme frente a la diversidad, así como para estandarizar la medición de conocimientos y el uso de las competencias lingüísticas.

El nivel pre-intermedio A2 correspondería a KET o Key English Test de los exámenes de Cambridge y a un nivel básico de la Escuela Oficial de Idiomas española.

Un nivel un poco superior pre-intermedio B1 equivaldría a un nivel PET o Preliminary English Test de Cambridge y un nivel intermedio de la Escuela Oficial de Idiomas.

Por último, y dentro de un nivel avanzado B2 un hablante estaría preparado para un FCE o First Certificate in English y un nivel avanzado de la Escuela Oficial de Idiomas.

En una categoría de especialista se encontrarían el nivel C1 y C2 para hablantes casi bilingües.

(Esta información ha sido tomada de oxfordconnect.es)

CEFR – Common European Framework of Reference for Languages

 


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama