Posts Tagged ‘Hemingway’

“Y nunca estuvo triste una mañana” (Juan Cruz)

22 September 2019

twitter: @eugenio_fouz

Lea el artículo de Juan Cruz (@cosmejuan) publicado en EL PAíS ayer. La verdad es que lo descubrí en la red, gracias a las referencias que hacían varios internautas (Ana Cermeño, @lacerme y otros) sobre el texto. Hoy he tenido un rato para leerlo. Copio un extracto y el enlace a @el_pais y lo guardo en este álbum que es mi blog.

__

Y nunca estuvo triste una mañana

JUAN CRUZ

El País, 21 SEP 2019

“Tiene cien años desde el 4 de septiembre. Vivió su infancia en un asilo. Cuando tenía siete le amputaron una pierna (por un accidente). Perdió su primer amor (“por ser pobre y por ser un sastre de tercera”). Fue a Las Gaunas a ver a Zamora, “con su gorrilla, su rodillera; la guerra lo perjudicó”. Es viudo de una mujer de la que todavía habla como si fuera su novia. Lector de libros y de prensa. Puede aplicársele lo que Hemingway dijo de un personaje: “Conoció la angustia y el dolor pero nunca estuvo triste una mañana”.

Es Moisés Marino Ibáñez Romero. A su alrededor, en el hospital Valvanera de Logroño donde cuidan su pierna desde hace tres meses, están los regalos que recibió cuando alcanzó la edad que celebra. Ahí está la foto plastificada de su mujer, una orquídea, la lupa enorme con la que lee los periódicos y los libros… Amigos (Carmen Montoiro, que trabaja en el hospital y que lo cuida con esmero devoto, y Luis Gil, que lo acaba de conocer) dedican horas a acompañarle. Su hijo Fidelio (que se llama así por Beethoven) contribuye a que la suya no sea la soledad del centenario. Nunca estará solo: “¡Tengo los libros, la música, los periódicos! ¡Y estos amigos!” ” (…) 

Lea el artículo completo de Juan Cruz: 

https://elpais.com/cultura/2019/09/20/actualidad/1568997322_415175.html

-vía El País, @el_pais-

***

#PDF

https://tinyurl.com/y3jhw8z4

*

Escribir literatura (consejos de escritores)

14 April 2019

twitter: @eugenio_fouz

[Eliott Erwitt, fotógrafo]

 

Los consejos de los grandes autores de la Historia para mejorar tu escritura

GONZALO SUÁREZ

“El Mundo”, 10/03/2019

“Con su nuevo libro, El sentido del estilo, Steven Pinker (Montreal, 1954) se une a una larga saga de autores que han tratado de poner negro sobre blanco sus ideas sobre los secretos de algo tan inaprensible como la buena prosa. La mayoría, como George Orwell o Ernest Hemingway, inciden en la sencillez como la clave para capturar la atención del lector. Otros, como Chuck Palahniuk, aconsejan que no minusvaloremos su inteligencia. Pero todos coinciden en una advertencia: el lector debe ser el principio y el fin de todos los pensamientos de un buen escritor.

GEORGE ORWELL Nunca uses una metáfora o un símil qué sueles ver por escrito Nunca uses una palabra larga si existe una alternativa más corta Si es posible eliminar una palabra, elimínala siempre Nunca uses la voz pasiva si puedes usar la activa Nunca uses una expresión extranjera, un vocablo científico o un elemento de jerga si puedes pensar en un equivalente cotidiano Rompe cualquiera de estas reglas antes de escribir algo que sea directamente bárbaro

STEPHEN KING Cuando escribes una historia, te estás contando a ti mismo una historia. Cuando reescribes, tu principal trabajo es quitar todas las cosas que no son la historia. Tus cosas empiezan siendo sólo para ti, pero luego dejan de estar en tus manos”

(…)

Siga leyendo aquÍ:

consejos de los grandes autores

“El Mundo” (@elmundoes en Twitter)

*

#PDF

http://tinyurl.com/y6etuz3d

*

La reina de la soledad absoluta

4 June 2015

EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

 2015-05-03 14.11.13

Releo estos días un decálogo titulado “Cómo formar delincuentes” que cita el conocido juez de menores Emilio Calatayud en un libro suyo. Según parece, la policía de Seattle, preocupada por el aumento de los delitos cometidos por los adolescentes en Estados Unidos, decide redactar un panfleto de diez puntos para los padres que quieran instruir a los delincuentes. Sí, ha leído bien. Obviamente la idea de la policía es la contraria; la policía pretende hacer pensar a los padres en la importancia de una buena educación.

Estoy con este decálogo en las manos por culpa del caso de una adolescente madrileña de 16 años que buscó una salida desesperada a un maltrato que no merecía. La chica acabó con su vida arrojándose desde un sexto piso al vacío, a la soledad más absoluta.

Cuando pasan cosas como esta se tiende a pensar en el acosador, en preguntarnos cómo tratar su problema de actitud. A veces confundimos al agresor con la víctima, y siempre hay uno que agrede y otro que sufre la agresión. La preocupación primera debe ser proteger al débil, haciéndole saber que tiene una libertad y unos derechos que se imponen al arbitrio de cualquier agresor que no los respete.

Por esta razón, un mal padre cumpliría a rajatabla los diez puntos del decálogo facilitándole (punto 1) a su hijo todo lo que le pidiese. Cuando a un hijo no se le niega nada ni se le dice nunca que no, este desconoce los límites naturales a sus deseos y no tiene en cuenta que los demás también sueñan y quieren cosas. El pésimo resultado de una educación sin cortapisas es una no-educación. La educación muchas veces consiste en adiestrar a un hijo en la renuncia.

Nadie en su sano juicio seguiría tampoco la idea de no reprender a un hijo (punto 4). Los hijos no se educan solos y es preciso que aprendan a aceptar también reprimendas, riñas y castigos. El decálogo concluye con la recomendación a los padres de ponerse a favor de sus hijos en todos los conflictos con la policía, profesores o vecinos (punto 10). Esta última sugerencia deja fuera de juego el sentido de autocrítica del chico y lo encierra todavía más en un entorno desequilibrado.

Educar no solo es sacrificio; significa también compromiso. En situaciones de abuso o maltrato hay una diferencia importante entre no hacer nada, tirar otra piedra, y dar la cara. María José Pérez-Barco escribe sobre esto aportando el testimonio de una profesora que propone no fijar la atención solo en el acosador y la víctima sino también en “esas personas que no acosan, que observan, que son testigos y que se ríen” (ABC, “Así combate Finlandia el acoso escolar”.-28.05.2015).

Ojalá que la reina de la soledad absoluta leyese estas líneas de Hemingway:

Las mejores personas poseen un sentido para la belleza, el valor para correr riesgos, la disciplina para decir la verdad y capacidad para el sacrificio. Irónicamente sus virtudes les hacen vulnerables; a menudo son heridas, a veces destrozadas

[artículo de opinión publicado en @laverdad_es 3062015, miércoles]


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama