Posts Tagged ‘exilio interior’

La noche iluminada

17 November 2017

twitter: @eugenio_fouz

El jueves 17 volvía a casa después de un día en el que se me repetía, de verdad, sin querer una y otra vez el verso de un poema de amor de Neruda que parecía más bien la canción desesperada “puedo escribir los versos más tristes esta noche“.

Eran apenas las 7 de una tarde de otoño cuando se caía la noche cerca del río y la luz en medio del bosque, como en un cuento, dibujó la puerta abierta de la casa del ogro, la bruja de Caperucita o vaya usted a saber si la misma puerta del hogar donde duermen los 7 enanitos.

Aquí afuera, el frío, la soledad y la tristeza negra. Allí dentro, se adivinaba cierto calor, una luz blanca y algo de confort para este exilio interior. En un instante pensé, “tal vez valga la pena atreverse a verse el reflejo en el espejo. Quizás pruebe a leer 6 líneas o 7 de un libro viejo en la Biblioteca“. El semáforo pasó vergüenza, vamos que se puso rojo, yo me detuve justo enfrente del cartel, a menos de 7 metros de él, apunté con mi alma mi arma y disparé clac, clac la cámara del juguetito electrónico al que todos llaman teléfono. Quise guardar la metáfora de la puerta abierta y el libro erguido, disponibles los dos para quien busque cobijo entre las paredes de una casa, las letras, los cuentos infantiles, (también los cómics, Funes) o las personas buenas.

Pensé en una novela de Scott Fitzgerald, en los rezos de “la noche oscura” de San Juan de la Cruz y en la Biblioteca de Murcia situada en el número 17 -vaya, vaya- de la avenida de Juan Carlos I. No me diga que no es casualidad también contar en voz baja el número mágico de letras vivientes en el nombre elegido por la Biblioteca Regional para el soporte de lectura digital: eBiblio. Vale, 7.

*

Esa misma noche llego al claro del bosque, comparto la fotografía con otros pájaros azules y uno de ellos se recrea en un nuevo canto

Gracias, @brmu

*

Advertisements

El sentido de la educación

17 November 2016

twitter: @eugenio_fouz

botellonfeten

EXILIO INTERIOR

 

“Insist on yourself; never imitate” (RALPH WALDO EMERSON)

Un amigo me hizo reír el otro día al contarme que cuando era pequeño mientras veía la televisión sus hermanos le hicieron creer que no era él el único espectador, es decir, que la gente del otro lado de la pantalla podía verle si el aparato estaba encendido. Tal cual. Como si se tratase de una pantalla de esas de doble sentido de la célebre novela 1984 de Orwell. Me confesaba que desde entonces le preocupaba sentarse a ver la tele de cualquier manera y que dejó de hurgarse la nariz y hacer gestos raros. Se ponía serio cada vez que salía en la pantalla una chica que le gustaba. Me río, pero yo habría hecho lo mismo.

Hoy, ese amigo y yo nos hemos vuelto a encontrar y hablamos de cómo pasamos de aquella extrañeza que nos produjo la televisión a la cotidianeidad de la realidad virtual. En fin, como decía, hablamos de la inocencia que vivimos los dos. Recordamos el respeto que sentíamos entonces por todo. Obedecíamos a nuestros padres y a los profesores y no éramos tontos ni ilusos. Teníamos miedos que eran reales. Había cosas que pasaban de verdad y te dejaban aturdido unos días o durante semanas. No teníamos prisa por ser mayores.

Ahora, los chavales no quieren eso. Aparentemente, los adolescentes quieren vivir lo que no les corresponde. Ellos prefieren saltarse etapas y pretender ser lo que no pueden ser todavía. Los adolescentes hablan como adultos, fuman y beben, salen sin límite, disponen de un teléfono propio con saldo, un perfil en las redes sociales y sueñan con ser famosos. Y que sea rápido. La verdad es que lo tienen fácil.

Esto viene a cuento de la noticia de la muerte de una chica, el pasado 1 de noviembre, a consecuencia del consumo desmedido de alcohol en una salida clásica de botelleo. Lo triste del caso es que los chicos conocen el daño que ocasiona la bebida sin control, saben que no tienen edad ni razones para beber, que las fiestas clandestinas con alcohol no están permitidas y, con todo, burlan a la policía y se refugian en lugares cada vez más escondidos para seguir la fiesta. La chica no quería morirse esa noche. Nadie quería esto. Y sin embargo, sucedió. Uno se pregunta para qué sirve la educación o qué significa hoy en día ser padre. Nos falta vivir la vida más despacio.

Es cierto que en otro tiempo, mi amigo y yo queríamos divertirnos y ser amigos toda la vida. Teníamos miedos, por supuesto, y sabíamos que si hacíamos algo mal nos tocaría pagarlo. Teníamos miedo al fracaso en la escuela, a caer mal, a no aprender nada; pero había una clase de obediencia, una idea clara de principios y valores que traíamos aprendidos de casa. Si había algo que nos asustaba de verdad era la posibilidad de que no nos quisieran nuestros padres. Queríamos ser queridos, que se preocupasen por nosotros. Queríamos ser buena gente, dicho de otro modo, ser educados.

 [artículo de opinión publicado en @laverdad_es el día 16 de noviembre de 2016]

 

Nuevo perfil en twitter

15 November 2015

twitter: @eugenio_fouz

eugeniofouz

‪@eugenio_fouz

Netizen poet & blogger*; profesor de Inglés.

Soy twitter-adicto. Escribo EXILIO INTERIOR

en ‪@laverdad_es y colaboro en ‪@TheObjective_es

vía ‪#ElSubjetivo.

‪Murcia, ESPAÑA

‪notebloc.wordpress.com

[Se unió en septiembre de 2010]

El mundo patas arriba

4 April 2015

EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

tumblr_nent14OcOV1s4e9y0o1_500

Si puedes seguir creyendo en ti mismo cuando todos dudan de ti” (RUDYARD KIPLING)

El mundo está cambiando mucho. Y lo está haciendo muy rápido. No digo más que lo que antes era considerado una verdad universal hoy no deja de ser una incertidumbre. En otras palabras, no existe nada seguro. Ni siquiera la hora es cierta. A ver si me explico; mientras escribo estas líneas un domingo de finales de marzo de 2015, mi reloj dice que en este momento son las 11.59 horas y no las 10.59 horas que teóricamente deberían ser si no hubiese puesto yo mismo el reloj en hora siguiendo las instrucciones del horario de verano de la Unión Europea. Según sabemos, los cambios de hora, tanto en verano como en invierno, se implantaron en nuestro continente en 1974 para ahorrar energía tras la primera crisis del petróleo.

Como sabe, amable lector, en este asunto de la hora hay partidarios de dejar la hora sin adelantos ni atrasos así como hay quién preferiría pasar de la hora de Berlín a la hora de Greenwich definitivamente (GMT, Reino Unido).

Si pudiésemos volver atrás en el tiempo tan solo unos años, nos daríamos cuenta de lo que hemos dejado en el camino. Nos hemos olvidado de escribir cartas y postales, hemos despreciado las máquinas de escribir, los discos de vinilo y las cámaras de fotos. Añoro estas cosas. Tal vez desaparezcan otras como el reloj de muñeca, a la vista de la desmedida afición por los teléfonos multiusos. Somos afortunados, sin embargo, al disponer de reproductores MP3, smartphones y netbooks.

Hemos perdido también una manera de vivir, un estilo de vida diferente. La gente antes se aburría tardes enteras, lo pasaba mal o lo pasaba bien, se equivocaba y aprendía lecciones a otro ritmo. Uno caminaba por la calle ensimismado, pensativo y despierto, atento al tráfico y al bullicio. Hace unos años hablábamos con desconocidos en el parque, el café o la gasolinera.

Hoy la gente parece estar agobiada por la gente. Hablan solo cuando no vibra su aparato de diseño o no llevan auriculares en los oídos. No oyen ni las risas, ni las voces ni los pájaros. Muchos individuos andan todo el día como sonámbulos secuestrados por la luz de un androide diminuto en una mano.

Y así nos va. El mundo lo hemos vuelto del revés. Somos adictos, drogodependientes del viral más reciente, y queremos ver el tropiezo de Madonna en medio de una actuación, saber los motivos que llevaron a Zayn Malik a dejar “One Direction” y , si es posible, visionar el vídeo de la trifulca de Jeremy Clarkson con un productor de la BBC.

Hemos perdido espontaneidad, barbecho y calma. Renunciamos al protagonismo de nuestras vidas para convertirnos en los espectadores de vidas ajenas. Una imagen hace hoy más daño que mil palabras. En este universo virtual el poder de un dedo es bestial. Nada permanece, todo cambia. El mundo patas arriba.

[artículo de opinión publicado en @laverdad_es; 1.04.2015]


Suspendermen

Elements of True Gentlemen

if all else fails...use a hammer

an exercise in percussive maintenance

Tiny Texts

Read, listen & learn a littleEnglish

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

Mitzie Mee Blog

Bangkok - Dubai - Las Vegas - Los Angeles - New York - Tokyo. A blog about travel, food and life in Dubai.

No More Spanglish!

¿Necesita saber inglés para trabajar? Mejore su inglés eliminando los errores más comunes.

Tinkerbelle

Making her way back to Neverland one day at a time...

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama