Posts Tagged ‘Emerson’

Gary Cooper & Patricia Neal en “El manantial” de King Vidor (1949)

18 September 2016

twitter: @eugenio_fouz

g-cooper

(Gary Cooper, actor )

“El manantial” (The Fountainhead) es una película dirigida por King Vidor en 1949 e interpretada por Gary Cooper y Patricia Neal en los papeles protagonistas. Basada en la novela del mismo título escrita por Ayn Rand de más de setecientas páginas cuenta una historia de amor que me recuerda a “Romeo y Julieta” de Shakespeare, la lucha de un arquitecto por ser fiel a sí mismo y un alegato a favor del individualismo. He vuelto a ver esta película después de cuatro años, quizá, y me emocionó pensar en Shakespeare y Emerson.

El sentido de la vida

27 July 2011

twitter: @eugenio_fouz

(Mujer dormida)

Quiero guardar aquí un artículo de prensa escrito por un periodista de LA OPINIÓN de quien me hablaron hace meses, aunque no se imagine por qué extrañas circunstancias el caso es que ya me habían hablado de él. No lo leía, no lo seguía. No sabía de él. Empecé a leer sus artículos a partir de ser su seguidor en Twitter. La casualidad lo puso en medio de una pequeña trifulca en las redes sociales por una palabra dicha de mala manera, con o sin intención y una conversación que se volvía incómoda. Pues, este murciano escribió para el día siguiente un texto poniendo paz y orden donde había habido guerra. Es sólo un ejemplo, pero puedo contar más.

Si alguien le ofende o lo intenta, responde poniendo la otra mejilla y contesta con honestidad y buenas maneras. Por si fuera poco, no se le caen los anillos  por hacer amigos con la “competencia” periodística y se le nota que hace buenas migas con Guillermo Hermida, Miguel Ángel Ruiz, Daniel Vidal o cualquier reportero miembro de LA VERDAD. Por supuesto, la relación es de reciprocidad absoluta e incondicional.

Creo que Yayo Delgado (sí, es él) es el clásico individuo buena gente que hace verdadero el dicho de que uno es lo que escribe, o de que uno es todo lo que hace, o –creo que fue Thoreau o Emerson quien dijo- “uno es lo que piensa todo el día”. En lo que escribe deja ver al hombre que es. ¡Qué cosas! No le he visto aún en persona, y ya me cae bien. No es el único, por supuesto.

Copio a continuación el artículo o post de Yayo (twitter alias @yayodelgado) titulado “Más cosicas”. Lo copio íntegro porque quiero leerlo más de una vez.

Más cosicas

por YAYO DELGADO

A veces, leer cosas pequeñicas, o escribirlas, hace olvidar por un rato esas otras cosas, que merodean el aura, estropeando el día. Por eso, de vez en cuando, hago el ejercicio de escribirlas. Las letras las hacen incluso más apetecibles que ellas mismas. Son cosicas. Pequeñas cosicas.

Abrir las manos hasta que tira la piel, respirar hondo con los ojos cerrados, meter los pies bajo la arena, dejar caer un puñado lentamente, sonreír con ella a mucha distancia, entre mucha gente. Cantar en el coche por una carretera secundaria, los polvos de talco en el cuello cuando terminan de cortarte el pelo, abrir un yogur y chupar la tapa, el ruido al destapar una cerveza, aquellos calcos de las quinielas, el peta zeta, el fresquito y los palotes. Conducir despacio por tierra, volver a ver una película olvidada, encontrarse un papel en un viejo libro, y una flor seca, las botellas que llegan a la playa tras un temporal, poner una grapa, recoger unas fotos impresas, ponerle pilas a un reloj antiguo, el sonido del viento en los pinos en el campo, los fuegos artificiales del verano, a lo lejos, la música de una verbena lejana, dejar pasar en un paso de cebra.

El ruidito de las varas del arcén en la autopista, escurrir una camiseta mojada, mojarse el pelo en el lavabo, apretar los ojos con los puños cerrados, cortar la cinta aislante sin que se arrugue, mirar una bandera grande ondear, tirar piedras al mar, encogerse bajo el agua y caer al fondo, hacer el pino contra la pared, una pelota hecha con bolsas de plástico y fixo, sacarle el corazón a un tomate y chuparse los dedos, el cojín de encima de la barriga en el sofá, acariciar su pelo mientras duerme, las gambitas del arroz, la palomita dulce quemada, las veletas de los caserones, abrir la botella de champán.

Saltar desde una roca al mar, dormir diez minutos antes de comer, picar el hielo, esperar a que termine de meterse el sol, abrir el frigorífico y encontrar lo que no buscas, beber agua después de comerse una zanahoria, barrer debajo de la alfombra, saltar toda la escalera, la bruma de las mañanas de verano, la silueta de las palmeras en la huerta, pisar sólo las losas blancas, el olor a verdura fresca antes del gazpacho, seguir un barco de vela por el horizonte, mirar hacia arriba en las calles de toda la vida y descubrir nuevos balcones, encontrar pulseras guardadas hace años, releer un libro en verano, hinchar un flotador, encontrar una concha perfecta, huellas que se borran en la orilla, y esos suspiros que recolocan todo, cuando uno vuelve a entender por qué es feliz. Vale.

http://achopijo.blogia.com/2011/072801-mas-cosicas.php


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama