Posts Tagged ‘@elmundoes’

“Devaluación continua” (Andreu Navarra)

13 September 2019

twitter: @eugenio_fouz

[Edinburgh]

“La educación actual ha convertido al docente en un monitor de tiempo libre”

Olga R. SanMartin

El Mundo, 9.09.2019

“Andreu Navarra (Barcelona, 1981) estaba un día en su casa corrigiendo los exámenes de sus alumnos de 14 años cuando se le acercó su hijo. «¿Esto explicas, papi? Pero si es lo que yo hago en clase», le hizo ver el sorprendido crío, que sólo tiene nueve años.

«Mi hijo no exagera. Puedo confirmar lo que dice porque conozco lo que hace en clase; si les pongo sus mismos ejercicios a estudiantes de la ESO, muchos suspenden», asegura este historiador, escritor y profesor interino de Lengua y Literatura Castellana al que este año le ha tocado dar clase en un instituto a 40 kilómetros de Barcelona.

En los próximos días saldrá a la venta el libro de Navarra, Devaluación continua (Tusquets), en el que describe con crudeza lo que ha conocido durante los seis años que lleva dando clase en Secundaria.

Alumnos de Bachillerato que confundían los océanos con los continentes en el mapamundi, creyendo que la tierra era la mancha azul y que el mar era la marrón; adolescentes a las puertas de la Selectividad que no saben el nombre de los ríos que pasan por su ciudad o que sitúan Madrid en el centro de un mapa de Cataluña; chicos y chicas en la pubertad que no distinguen un triángulo de un rombo o no saben hacer una simple división de calorías.”

(…)

Lea el texto completo aquí:

https://tinyurl.com/y4w2w72m

*

#PDF G-Drive

https://tinyurl.com/y6zndgfa

*

Advertisements

“La sociedad del sándwich mixto” (Rodrigo Terrasa, 4.09.2019)

10 September 2019

twitter: @eugenio_fouz

La sociedad del sándwich mixto: por qué los mediocres dominan el mundo

RODRIGO TERRASA (@rterrasa)

ElMundo; 4 septiembre 2019

A nadie le ofende un sándwich mixto, pero difícilmente alguien lo elegiría para su última cena. Es la metáfora ideal de un mundo en el que lo mediocre, lo que no destaca por ser ni demasiado malo ni demasiado brillante, está acaparando el poder.

Piense en un helado de vainilla. No, mejor aún, piense en un sándwich mixto. Aquí tiene una foto para inspirarse. Visualice el mejor sándwich mixto posible, con su jamón caliente, su queso fundido, su pan tostado… ¿Es la mejor comida del mundo? Desde luego que no. ¿Es la peor? Seguro que tampoco. A nadie le disgusta un sándwich mixto pero difícilmente alguien lo elegiría para el menú de su boda o como última cena en el corredor de la muerte. No es un plato brillante, pero para salir del paso nunca está mal; cumple su función. «Perdone, la cocina ya ha cerrado, pero si quiere le podemos hacer un sándwich mixto».

Podríamos decir que el sándwich mixto es un plato sencillamente mediocre. No malo, ojo, me-dio-cre. Es decir, «de calidad media», según estricta definición de la RAE. «De poco mérito». Vamos, del montón.

Siga leyendo aquí:

https://tinyurl.com/y42fq9kp

*

#PDF G-Drive

https://tinyurl.com/y2lp9cs4

**

La carta de una adolescente de 13 años al director de un periódico

30 June 2019

twitter: @eugenio_fouz

Malos tiempos para la lírica ser profesor. Hoy en día se cuestiona la validez del trabajo realizado por individuos que descansan la mayor parte del año, viven rodeados de niños y chavales que no dejan de preguntar cosas, les corrigen ejercicios, se ríen con ellos, sufren su mal humor de vez en cuando y cobran una pasta por pasarse el día sin hacer nada. Los profesores, digo. 😉

Una adolescente escribe una carta al director de un diario nacional “El Mundo” y a alguno de los que nos dedicamos a este oficio nos suena raro el tono formal y el estilo de la carta. Hay quien ha escrito en redes sociales que la autora de esta epístola no es una cría, sino su madre. No descartamos ninguna posibilidad. Está claro que los profesores hablamos también con los padres de nuestros alumnos, incluso cuando no están presentes en el aula, a través del lenguaje no verbal que los pupilos nos transmiten.

Este es el texto:

***

Carta abierta de una chica de 13 años: “Nos duele que nadie se proponga cambiar el sistema educativo”

EL MUNDO.-EDUCACIÓN

Domingo, 23 junio 2019

Nos duelen muchas cosas. Que la gente al leer esto, piense durante unos minutos que tenemos razón y después que no ayuden. Porque sí que necesitamos ayuda. Nosotros solos no podemos hacer nada“.

La reivindicativa carta de una niña sobre el sistema educativo

Esta carta, escrita por una chica de 13 años, llegó hace unos días a la redacción de EL MUNDO, la semana en la que ha acabado el curso escolar. La menor implora a los adultos cambios en las dinámicas de aprendizaje:

 

“Nos duele que el sistema educativo fuera diseñado hace tanto tiempo, en una sociedad tan distinta a la de ahora, y que casi nadie se proponga cambiarlo. Nos duele también que los adultos que se acuerdan de lo mucho que sufrieron en su infancia por las obligaciones impuestas por ese mismo sistema, por los castigos o los gritos de una autoridad que supuestamente enseña y que todos sabemos que normalmente sólo obliga a memorizar, no hagan nada. Además nos duele que a los menores no nos tomen en serio. Que sólo por haber existido en este mundo por menos tiempo que los adultos, tomen todas nuestras ideas como equivocadas. Nos duele que por eso mismo no podamos contribuir para conseguir cambiar problemas que nos afectan a nosotros. Y que la única gente que podría hacer algo, no lo haga, por haber ya pasado por ese tiempo, porque no les va a pasar a ellos, por haber sobrevivido ya. Porque no les importa.

 

Nos duelen muchas cosas. Que la gente al leer esto, piense durante unos minutos que tenemos razón y después que no ayuden. Porque sí que necesitamos ayuda. Nosotros solos no podemos hacer nada. Ni siquiera podemos salvarnos individualmente a nosotros, porque todos los centros innovadores o con metodologías distintas o están demasiado lejos o son demasiado caros.

 

Sabemos que posiblemente sonemos muy dramáticos ahora mismo. Sin embargo, es horrible saber que hay opciones mejores para institutos y colegios, pero no podamos tener esas opciones. Es terrorífico acordarse de los años que nos quedan sufriendo para luego tener la carrera universitaria que además de ser un sufrimiento incluso más extremo, cuesta mucho dinero. Es vergonzoso pensar que vivimos en una sociedad en la que para “aprender” debemos estar seis horas diarias sentados, escuchando a un profesor o una profesora leer teoría de un libro para que los alumnos se lo memoricen y luego lo vomiten todo en un examen. Y que además, después de esas seis horas, tengamos otras dos de deberes, haciéndonos no poder descansar, ¡ni en las vacaciones! Pero lo más vergonzoso es que nadie considere ni por un segundo que haya que cambiar eso.

 

Aún hay muchos problemas más con el sistema y con cómo son excluidos los menores de la sociedad. Están los exámenes y las notas, hechos para afirmar que alguien es mejor o peor de lo que debería ser o de lo que son sus compañeros. Cómo está todo basado en una sola inteligencia, cuando todos conocemos que existen muchas, que la gente no aprende de una sola manera. La diferencia de poder entre los alumnos y el profesor o la profesora. Que aprender en centros educativos sea dado como una obligación, cuando debería ser algo por lo que las personas quieran pasar y que además se adapte al alumno para que no sea presionado por el tiempo o por lo que debería saber.

 

Todos hemos aprendido muchas cosas divirtiéndonos y fuera del colegio o instituto, y además conocemos muchos modelos de sistemas educativos correctos. Por eso sabemos que un cambio a mejor sería posible con vuestra ayuda porque como dijimos antes, no podemos solos. Y necesitamos ese cambio porque otra cosa que nos duele es soñar con un futuro mejor, pero decepcionarnos al tener a la realidad sacándonos de ese sueño y recordándonos que ese futuro nunca existirá”.

**

Lea, si lo prefiere, el enlace original en El Mundo:

https://tinyurl.com/y2pccwdp

Escribir literatura (consejos de escritores)

14 April 2019

twitter: @eugenio_fouz

[Eliott Erwitt, fotógrafo]

 

Los consejos de los grandes autores de la Historia para mejorar tu escritura

GONZALO SUÁREZ

“El Mundo”, 10/03/2019

“Con su nuevo libro, El sentido del estilo, Steven Pinker (Montreal, 1954) se une a una larga saga de autores que han tratado de poner negro sobre blanco sus ideas sobre los secretos de algo tan inaprensible como la buena prosa. La mayoría, como George Orwell o Ernest Hemingway, inciden en la sencillez como la clave para capturar la atención del lector. Otros, como Chuck Palahniuk, aconsejan que no minusvaloremos su inteligencia. Pero todos coinciden en una advertencia: el lector debe ser el principio y el fin de todos los pensamientos de un buen escritor.

GEORGE ORWELL Nunca uses una metáfora o un símil qué sueles ver por escrito Nunca uses una palabra larga si existe una alternativa más corta Si es posible eliminar una palabra, elimínala siempre Nunca uses la voz pasiva si puedes usar la activa Nunca uses una expresión extranjera, un vocablo científico o un elemento de jerga si puedes pensar en un equivalente cotidiano Rompe cualquiera de estas reglas antes de escribir algo que sea directamente bárbaro

STEPHEN KING Cuando escribes una historia, te estás contando a ti mismo una historia. Cuando reescribes, tu principal trabajo es quitar todas las cosas que no son la historia. Tus cosas empiezan siendo sólo para ti, pero luego dejan de estar en tus manos”

(…)

Siga leyendo aquÍ:

consejos de los grandes autores

“El Mundo” (@elmundoes en Twitter)

*

#PDF

http://tinyurl.com/y6etuz3d

*

“The National y la dignidad del periodismo” por Vicente Lozano (ElMundo)

8 December 2018

twitter: @eugenio_fouz

*

“The National y la dignidad del periodismo”

Vicente Lozano (@vicentelozano)

El Mundo, 4.12.2018

“EL DIARIO escocés ‘The National’ ideó lo que me pareció una genialidad -que sólo se puede hacer una vez en la vida, es cierto- con motivo de la visita de Theresa May a Escocia el pasado 28 de noviembre.

El Gobierno británico decidió excluir al periódico -muy crítico con la primera ministra- de la rueda de prensa que iba a celebrar May en Edimburgo y el diario contestó con una portada muy singular: una silueta en negro de la propia May en la que se informaba del viaje y de la exclusión del periódico en su comparecencia y de la decisión de no cubrir la visita; debajo, en lo que debía ser el titular informativo se leía en grandes caracteres: «Aquí va el titular. Aquí va el titular». Dentro, en las páginas que abrían la sección de Nacional, y bajo el titular «Theresa May visita Escocia», había seis columnas y el hueco de una gran foto maquetadas, pero totalmente en blanco.” (…)

Lea aquí el artículo completo:

https://www.elmundo.es/opinion/2018/12/04/5c057b1dfdddfff2928b470e.html

@elmundoes / @TheNational

*

La libertad sexual de las mujeres

4 May 2018

twitter: @eugenio_fouz

Uno debería empatizar con las mujeres para tratar de entenderlas. Creo que hacen falta textos en la prensa como estos que publica “El Mundo“. Copio aquí el párrafo inicial y el enlace del artículo completo porque merece la pena léerselo despacio.

Cómo decir ‘no es no’ en la era de la sexualidad explícita” por Rebeca Yanke
4 MAY. 2018 09:56

“”La mujer a la que le gusta el sexo es…”. Así comienza la sexóloga catalana Marina Castro Leonarte uno de sus talleres. Rápidamente, se escuchan palabras que intentan terminar la frase. “¡Puta¡” “¡Guarra!”. Una escena que, para esta experta, resume alguno de los problemas que, como sociedad, hemos de solucionar para evitar que casos como el de La Manada o el los jugadores de la Arandina se repitan. En ambos resulta clave el concepto de consentimiento sexual, un término que nunca como ahora ha formado parte de la conversación social en España.” (…)

Lea aquí el texto completo:

 [@elmundoes @Papel_EM]

https://tinyurl.com/y8huwkh7

*

Una entrevista bárbara al Duque de Corso

13 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

perez-reverte-k74D-U203681586081W0B-575x323@Diario Sur

[A. Pérez Reverte, duque de Corso .-Diario Sur]

Las entrevistas son buenas, regulares, malas o bárbaras. Esta entrevista de Marta Caballero es bárbara porque hace las preguntas oportunas y consigue dar la impresión al lector de que está ahí al lado, invitado a la mesa, enterándose de lo que  pasa durante el rato de la charla. Una entrevista interesa si la persona entrevistada es interesante y dice cosas que dejan a uno pensando, como tocado.

*

Extracto de la entrevista: 

El Mundo, 08/01/2017 03:14

por Marta Caballero (@martabcaballero)

“Dos colores, el blanco y el rojo, asedian al visitante al cruzar la puerta de entrada y subir por las escaleras que conducen al hall. Sobre este espacio circular, la sublime cúpula modernista de 1929 habla de la solera del edificio, redecorado en esta década hacia una modernidad algo chillona. «Una horterada, vamos», concluye Arturo Pérez Reverte cuando baja de su habitación, los ojos encendidos, agilizando trámites para el día de aúpa que le aguarda, como siempre sucede en las promociones del Mick Jagger de nuestra literatura. Algo tiene de campaña política este frenesí promocional suyo. Estará con PAPEL unas horas, acudirá entre medias al estudio de su amigo Carlos Herrera para otra entrevista, charlará luego con la prensa local, tratará de almorzar -si le dejan- con los compadres de YouTube, los creadores de El mundo es nuestro, que también son amigos suyos, como lo es Edu Galán (sí, el tipo de la revista satírica Mongolia) y mucha otra gente inesperada. A última hora de la tarde, presentará su nueva novela en uno de los principales teatros de la ciudad. 600 espectadores.

-Qué quiere que le diga, he tenido suerte. Soy un escritor feliz.

Reverte conoce el hotel desde hace tres décadas y añora el sabor clásico que se perdió con la reforma. A los mozos les llama por su nombre y ellos a él don Arturo.

Les ha visto entrar, salir, casarse, jubilarse: «Estamos en mi barrio, esta es mi residencia en Sevilla». Bajo ese mismo techo se hospedaron Ava Gardner y Ernest Hemingway. Y una tiene la sospecha de que, en una entrevista futura a un narrador aún no nacido, alguien reseñará que el Colón era el alojamiento predilecto de Pérez Reverte en sus visitas a la capital andaluza. Hasta la guerra se le conoció como el Majestic, el primero en Andalucía con cuartos de baño en cada habitación, calefacción y ascensor. En aquel tiempo tembloroso, pero de reductos para un glamour de época, tanto en Sevilla como en otros muchos escenarios, transcurre Falcó, la última novela del escritor. La trama gira alrededor de un elegante caradura al que le gusta matar y le gustan las mujeres. Las guapas en concreto. Falcó es un detective que cumple canónicamente, como un bendito, con todos los códigos del género pero que no deja de ser completamente español. Lo presentó ya cubierto con un manto de serie, como si estuviera llamado a ser el sustituto de Alatriste. Pero mientras aquel tenía ciertos códigos morales, el nuevo le ha salido rufián. Se mueve con la misma soltura por los ambientes más sórdidos y por los más elegantes. Para dejarlo claro, Reverte confiaría su hija al capitán pero se iría de farra con su nueva criatura literaria, con el que lo ha pasado estupendamente en la primera entrega y sigue disfrutando en la segunda, que ya prepara”. (…)

*

Enlace a la entrevista en EL MUNDO:

http://tinyurl.com/zpxf7y5

*

El Papa cumple años el 17 de diciembre

17 December 2016

twitter: @eugenio_fouz

el-papa

El Papa Francisco – Jorge Mario Bergoglio- cumple años hoy, 17 de diciembre de 2016. Leo en “El Mundo” un artículo hermoso firmado por José Manuel Vidal.

El Papa Francisco tiene cuenta en Twitter: @Pontifex_es

*

artículo de José Manuel Vidal

El Papa cumple hoy 80 años

 

JOSÉ MANUEL VIDAL

“El Mundo” (@elmundoes)

Madrid, 17/12/2016

“Este sábado, día 17, Francisco cumple 80 años. Todavía no hace cuatro que es Papa, pero puede decir, con César, que ‘llegó, vio y venció’, y que su primavera está destinada a florecer en la Iglesia y en el mundo. Y es que este Papa es más que un Papa y más que un líder global reconocido: es un icono, un mito inoxidable. Los Papas pasan y dejan más o menos huella que, con el tiempo, se difumina y se desvanece. Los líderes globales terminan olvidados, por mucho poder que hayan tenido. Los iconos, como Luther King o Ghandi o Madre Teresa, permanecen. Clavados en el corazón y en la memoria de los pueblos. Su recuerdo pasa de generación en generación y no se olvida.

Francisco ha alcanzado ya ese nivel en menos de cuatro años. Por sus cualidades espirituales de creyente humilde que, en un primer gesto definitorio, pide la bendición de la gente, nada más salir al balcón de la logia pontificia, el día de su elección. Y también por sus cualidades personales: carisma, dotes de gobierno y cualidades excepcionales para comunicar. Es evidente que la revolución tranquila de Francisco se basa en la vida y en el testimonio. Enamorado de Cristo, el Papa lo transparenta. Con naturalidad, con sencillez. Como un cura de pueblo. Sin pietismos ni falsos aspavientos. Con la normalidad de alguien que se reconoce pecador y que intenta seguir al Maestro en el día a día. Pero es que, además, el Papa-párroco es un maestro de la comunicación. Primero porque se le entiende todo. Porque ha cambiado el lenguaje alambicado y estereotipado del alto clero por la forma de hablar sencilla, cordial y cercana de los sacerdotes. Habla con el lenguaje de la calle.

Habla como un pastor. Ha bajado de la cátedra para ponerse al nivel de la calle y caminar con las ovejas. Sabe su nombre, las conoce y no le cuesta conectar con su forma de hablar y de vivir. Mayor sencillez no cabe. Tanto en el fondo como en la forma. Porque Francisco es capaz de explicar las grandes verdades de la fe con palabras tan sencillas que todo el mundo entiende. Habla casi con titulares. Con frases cortas, directas, sencillas, unívocas.Utiliza, a menudo, anécdotas y parábolas. Como Jesús con sus sencillos discípulos. Utiliza imágenes y palabras-fuerza, que sugieren imágenes. Y todo ello adobado de gestos, que hablan más o tanto como las palabras.

Revolución en el lenguaje y revolución en el tono. Este Papa habla como una persona normal. Con el tono adecuado. A veces, muchas veces, apasionado. Y subraya lo que dice con los gestos de su cara y de sus manos. Habla mucho con las manos. Actúa sin exagerar. Conecta con naturalidad. Seduce, porque irradia simpatía, cariño, amor y autenticidad.

No hay nada engolado ni artificial en él. Se ha abajado, se ha puesto a la altura de la gente. Habla con sentimientos, desde el alma. Pone el corazón en lo que dice y hace. Se nota que lo que dice, sea lo que sea, guste o no guste, le sale de dentro, de su alma de pastor.

Transmite verdad y la gente, tan desencantada de tanta mentira política y financiera, nota, a las primeras de cambio, que se puede confiar en él, que no engaña, que es transparente, que cumple y vive lo que dice, que en él no hay doblez ni doble moral ni hipocresía ni intereses…

Revolución en la palabra oral del Papa y en su lenguaje corporal: abraza con fuerza, sonríe de verdad, choca la mano y no la deja flácida (como muchos eclesiásticos), levanta el pulgar en señal de alegría. Mira a la gente y, hasta cuando va en el papamóvil, es capaz de distinguir a los amigos y conocidos entre la multitud. Y bendice con sencillez. No arroja la bendición, no la tira ni la lanza, no la impone, la comparte, la ofrece. Y besa a los niños como un abuelo. Y a los discapacitados como un padre-madre. Por eso arrastra a las masas. Desde que ha llegado al solio pontificio, miércoles y domingos, la plaza de San Pedro está siempre abarrotada. Es el “efecto Francisco“.

Llamado a durar. Lleva el viento del Espíritu en las alas. Y cuenta con el apoyo del pueblo de Dios y de los medios de comunicación, que lo han convertido en un icono. Los resistentes, los enemigos del cambio, los que han copado todo el espacio eclesial en la anterior etapa, los que se resisten a los nuevos aires no lo van a tener fácil. Francisco es ya un Papa querido, muy querido. El amor de la gente es su coraza. “Francisco tiene la sabiduría de los niños”. Lo dice el prestigioso escritor italiano Claudio Magris. Comparto su definición: un Papa niño. Porque de “ellos es el Reino”. Es decir, un Papa que, como los niños, no finge, no actúa, no escenifica hacia afuera. Sencillamente, vive y contagia sus vivencias. Hay en Francisco una transparencia total que nace de la sencillez de los que no tienen nada que ocultar, de los testigos del Evangelio, de los que tratan de ser seguidores de Jesús y hacen carne-vida sus enseñanzas

Ahí radica, a mi juicio, una de las claves explicativas de la gran capacidad de seducción que, sobre creyentes o no creyentes, está desplegando el Papa Bergoglio.

Francisco nos recuerda con su propia vida, con su propio testimonio que ser cristianos es vivir en plenitud, renunciando a la rigidez de la ideología y asumiendo los riesgos y los problemas que la vida conlleva. La verdad, como la vida, es clara y sencilla, como el agua que salta hasta la vida eterna. La revolución del Papa Francisco consiste en haberse convertido en un testigo creíble del Evangelio. Y eso la gente lo ve y lo admira. Es posible seguir a Jesús. Es posible ser felices, siguiendo a Jesús y su estilo de vida.

Podrá hacer más o menos reformas (que ya las hizo y las seguirá haciendo, muchas y rápidas), podrá incluso cometer errores y equivocaciones, pero la gente continuará siguiendo al Papa. Porque es auténtico. Con sus virtudes y sus fallos. Porque es humano y algo divino a la vez. Porque contagia esperanza y transmite veracidad. Porque es el Papa de la misericordia.”

[artículo de José Manuel Vidal]

Si lo prefiere, lea aquí la versión original:

http://www.elmundo.es/sociedad/2016/12/17/585417f2268e3e13668b4630.html

*

Una columna de Ricardo F. Colmenero que viene al pelo

29 May 2016

twitter: @eugenio_fouz

Lichtenstein

(Roy Lichtenstein)

**

Gracias a mi adicción a twitter leo una columna de Ricardo F. Colmenero que me dibuja una sonrisa en la cara por lo bien escrita que está. No sé si intencionadamente o de manera desenfadada uno escribe con esta frescura que admiro.

*

El “dire”

RICARDO F. COLMENERO ( @rfcolmenero77 en @twitter)

28/05/2016

“Me he enterado de que muchos columnistas escriben con la esperanza de que les lea una mujer que no es la suya. También de que Manuel Jabois ha tenido sexo con hombres y transexuales, incluso que se echa productos de farmacia para fortalecer su cabello, con lo que no me debería dar vergüenza reconocer que llevo años escribiendo para otro hombre.

He tenido la suerte de sentir devoción por mi propio jefe. Algo difícil de entender sobre un tipo que me despidió, que me insultaba en casi todas nuestras llamadas telefónicas, capaz de echarme una bronca en la playa o de boicotear mis libranzas. Cuando nos encontramos yo ya había renunciado a ser periodista. Quizá había renunciado a tantas cosas que se encomendó a la secreta misión de evitar que me quitara la vida. Un buen jefe te hace sentir que eres mejor de lo que eres, pero este tipo se empeñó en demostrar que era mejor de lo que sabía soñar. Una vez en ese punto ya no le hacía falta mandar, porque todos tus esfuerzos van encaminados a no decepcionarle, y a descubrir qué clase de tipo se está mirando en el espejo. Ahora se ha marchado y me pide que lo entienda, pero no me apetece entenderlo. Argumenta no haber logrado sus objetivos, o la recompensa a sus esfuerzos, como si se negara que la vida consiste en una persecución frustrada. Me deja con cierta sensación de orfandad, un agradecimiento infinito, y el convencimiento de que no vendrán tiempos mejores.

Hace meses que escribo columnas como si fuera la última, porque las aspiraciones de un periodista y las metáforas rara vez coinciden con las cuentas de resultados. Pero nunca imaginé que la última no sería para él. Una sobre un mundo que se deshace en añicos de talento, con los despachos vacíos y el brillo en los ojos de una redacción que sigue buscando como un yonki historias que meterse en vena. Me has dejado y ahora me tengo que buscar a otro, o mejor a otra, que esté más buena que tú, y con la que ponerte celoso mientras me ve crecer pisando los cascotes de las ruinas, o cayendo por el precipicio. A la que volver loco con mis historias y a la que hacer sonreír, como tú me enseñaste. Y me haga correr hasta la farmacia a buscar un producto con el que fortalecer mi cabello.”

Si lo prefiere, lea el texto original en @elmundoes aquí:

http://www.elmundo.es/baleares/2016/05/28/5748a28c46163f70778b4629.html

*

Sobre la vida y la muerte

22 December 2015

twitter: @eugenio_fouz

IMG_0865

Un adicto a twitter como yo descubre muchas joyas literarias en el Bosque Sagrado sobre todo cuando interactúo con otros tuiteros. Un ejemplo de lo que uno recoge en las redes sociales es este artículo publicado en “El Mundo” por Ricardo F. Colmenero que me recomendó @carisimolider.

**

Lapidando a la abuela

RICARDO F. COLMENERO

80815 ELMUNDO.-

“Después de morir el abuelo, la abuela Amparo debió echarse como una decena de novios. Se los echaba en Benidorm, a donde la mandó mi madre con el Imserso en los 80 para pasar el luto. Entonces empezó a desaparecer durante meses. A veces se presentaba con alguno en casa, y yo puteaba a mi padre con que no tenía huevos de llamar a alguno “papa”. El pobre se ponía de los nervios. Luego, esos hombres, simplemente se morían.

La abuela Amparo era muy atractiva incluso superada la barrera de los 75, que debe ser una barrera como la muralla China. Cuando le preguntaban su secreto hablaba de un vaso de agua templada en ayunas, tal cual venía del grifo. La fría se la echaba en las tetas al salir de la ducha. Decían que era una adelantada a su tiempo, pero yo creo que lo que intentó fue frenarlo con todas sus fuerzas.

Mi abuela es la mujer a la que más he querido en toda mi vida. Vivía con ella tres meses al año en Sanxenxo, veía boxeo de madrugada en la gallega, cerraba mis explicaciones imbéciles sobre alguna ex con un: “Ya, es que era muy guapa la muy hija de puta”. Cuando se le fue la cabeza yo estaba lejos. Regresé pensando que no me reconocería pero tuve suerte. Una sonrisa de segundos. Me preguntó si era feliz, y le dije que sí besándole las manos. A la semana siguiente se fue.

Se había pasado treinta años pidiéndome que tirara sus cenizas al mar. Y aquel agosto me traje unas pocas a Ibiza en un joyero de madera que mi madre selló con cinta aislante porque no tenía cierre. Mientras lo hacía le di la lata con mi temor a que se abriera en la maleta y la abuela se esparciera por todas la ropa, así es que agotó el rollo.

Cuando llegué a las rocas de la torre de Cala Conta lancé el joyero pensando que se hundiría, pero no lo hizo. Tampoco se abrió. La caja empezó a dar vueltas y vueltas arrastrada por la corriente. Las olas le pasaban por encima. Desaparecía y volvía a aparecer perfectamente sellada. No quería ni pensar que alguien pudiera encontrarla. Los barcos pasaban demasiado cerca y la corriente la acercaba hacia la playa. Me desnudé para recuperarla pero el mar había elegido ese día para transformarse en una bolsa inmensa y rosada de medusas.

La perseguí unas dos horas siguiendo la línea de costa mientras empezaba a anochecer. Iba a aparecer en alguna orilla intacta. Estaba al borde de un ataque. Lloré como no había llorado la noticia de su muerte. Así es que agarré una piedra y la lancé contra el joyero. La primera con timidez, pero luego le lancé otra, y luego otra, y luego otra más grande. Algunas le daban, la mayoría no. Cuando acertaba el joyero se hundía y volvía a salir intacto a la superficie. Lancé decenas de piedras enormes contra la abuela hasta que el joyero se abrió. Pude ver escaparse hacia el fondo un chorro espeso de ceniza. Me dejé caer al suelo casi sin tiempo para gritarle que lo sentía, y por última vez que te quiero.”

@rfcolmenero77

 *

recomendado por @carisimolider


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama