Posts Tagged ‘cortesía’

Cuatro errores cometidos por un mal conversador

28 April 2018

twitter: @eugenio_fouz

Descubro en la red un breve tratado de urbanidad firmado por Benjamín Martín Sánchez, canónigo de la Catedral de Zamora. Copio el extracto dedicado a los errores evitables en la conversación.

Del libro Cortesía y buenos modales (Benjamín Martín Sánchez)

-vía apostoladomariano.com-

“Defectos que suelen aparecer en el hablar

1/ monopolizar la conversación de tal modo, que si no se les interrumpe, a veces cansan y aburren a cuantos les escuchan

2/ hablar a gritos de tal manera que molestan a los oídos y es falta de educación

3/ emplear palabrotas o frases groseras, señal de poca cultura y educación. Nuestro lenguaje debe ser decente y respetuoso

4/ criticar o murmurar sin estar seguro de lo que se dice. Hay que hablar con sencillez y sinceridad”(…)

**

Advertisements

¿Quién ha de hacer los deberes? (Elvira Lindo)

18 December 2016

twitter: @eugenio_fouz

13651969_1753617234918916_1340081552_n

[Risa Hirako, modelo]

*

artículo escrito por Elvira Lindo

El País.-17122016

*

¿Quién ha de hacer los deberes?

ELVIRA LINDO

 17 DIC 2016

El País (@el_pais)

“La leyenda, más que urbana, doméstica, existe: los deberes los hacen los padres. No los míos, desde luego. Ni tampoco los suyos, si compartimos generación. Cuando nosotros éramos niños, las madres, que eran las que solían estar en casa, no estaban muy pendientes de ese asunto. De vez en cuando, se oía la célebre frase “¿no tienes deberes?” en un tono rutinario. Éramos, para bien o para mal, más independientes; para bien o para mal, nuestra primordial misión en la vida como niños era no dar guerra. Y aprobar.

Una vez que nos tocó ser padres y madres, en ocasiones, divorciados, vivíamos nuestro papel con culpabilidad, y sí, les hicimos algunos deberes a nuestros niños. Que tire la primera piedra el que no lo hiciera. En mi caso, como mis cualidades pedagógicas son nulas era como que terminaba antes si lo remataba yo. No siempre me pusieron buena nota, la verdad sea dicha.

Ahora me cuentan amigos más jóvenes que las criaturas andan agobiadas por el volumen de deberes a los que han de enfrentarse cada tarde. A eso se suma que con los disparatados horarios españoles, las madres o los padres ya no están en casa para aliviarles el trabajo. Dado que el asunto ha llegado al Congreso de los Diputados, de lo cual me alegro (es urgente que los políticos hablen de asuntos como la educación y dejen de embarullarnos con sus polémicas banales), se me ocurre que hay una sociedad que tiene una serie de deberes pendientes y más aún con los resultados aún calientes de la evaluación Pisa.

Apunto algunos: Los padres tienen el deber de educar a sus hijos en la medida de lo posible, para que el profesor pierda menos tiempo en corregir unos modales que dificultan la enseñanza; la sociedad en sí misma tiene el deber de entender que la buena educación diaria, en la calle o en el trabajo, es formativa, que la cortesía es tan contagiosa como la zafiedad; si antes aceptábamos que la educación de los niños correspondía a la sociedad en general y no solo a papá o a mamá, ahora debería comprenderse que el aumento de la grosería y la violencia verbal contribuyen a cómo se comportan los niños; el Gobierno y la oposición tienen el deber de racionalizar los horarios para favorecer la convivencia familiar; los padres tienen el deber de no sobrecargar a sus hijos con un exceso de actividades extraescolares que a cualquiera de nosotros agotaría; los niños tienen el derecho inapelable a jugar; los adultos tienen el deber de favorecer el juego en la calle; los niños tienen el deber de aburrirse, y los padres, de no provocar en sus hijos una necesidad constante de novedades; los padres tienen el deber de no sobreestimular a los niños favoreciendo un carácter ansioso e impaciente; los profesores deben serlo por vocación, no es un oficio que tolere las medias tintas; el Gobierno no debe sobrecargar a la educación pública con las necesidades provenientes de la inmigración, es un asunto que concierne a toda la comunidad educativa, privada, concertada o pública; el Gobierno debe entender que es urgente y necesaria una asignatura que aborde los derechos y deberes de la ciudadanía; los centros no deben tolerar las faltas de respeto a los profesores por parte de los alumnos; los padres no deben tolerar que sus hijos ofendan a sus profesores; los padres no deben hablar de manera displicente de los profesores delante de sus hijos; las tutorías, más en estos tiempos, deben considerarse parte fundamental de la actividad escolar; las asignaturas creativas, como la música o las artes plásticas, no deben relegarse al horario extraescolar como si no sirvieran para nada; los niños tienen el derecho a ir bien desayunados al colegio; los padres, los profesores y los médicos deben entender que hay niños que sufren ansiedad y la ansiedad no precisa medicación sino un ritmo social distinto; el estado debe asumir que la escuela tiene que seguir siendo el mayor mecanismo de igualdad social; el sistema educativo debe insistir en que los niños aprendan a expresarse con claridad y a comprender un texto, de ahí depende en gran parte su futuro; la educación debiera ser uno de los temas prioritarios del discurso político; los profesores deberían de tener más tiempo para desarrollar sus clases y no vivir esclavos de la burocracia.

Todos deberíamos entender que un niño no se educa solamente en el colegio y que los resultados académicos son un reflejo de lo que está ocurriendo en un país: el nivel de educación en la calle, en los medios, la ansiedad que provoca la falta de expectativas, la agresividad, los malos modos, las palabras gruesas. Eso importa. Cargar sobre las espaldas del profesorado el deber de que los niños sean excelentes es injusto. Los cachorros se educan en la manada, así que usted y yo, como parte de ella, también tenemos un montón de deberes que hacer.”

artículo escrito por Elvira Lindo (@ElviraLindo), 171216 

Lea, si lo prefiere el artículo en versión original @el_pais:

http://cultura.elpais.com/cultura/2016/12/16/actualidad/1481904945_360479.html?id_externo_rsoc=TW_CM

*

Urbanidad, cortesía y buenos modales vía @aulafacil

22 November 2014

twitter: @eugenio_fouz

IMG_0281

Dentro de la asignatura de Educación ético-cívica no estaría de más dedicar un espacio a la observación de modelos de urbanidad, cortesía y buenos modales ¿Y a usted, amable lector, qué le parecería? ¿No cree que deberían impartirse este tipo de enseñanzas en los centros educativos?

**

vía @aulafacil

LAS BUENAS MANERAS, LA BUENA EDUCACION, LA CORTESIA Y LA URBANIDAD:

SALUDOS, PRESENTACIONES Y DESPEDIDAS:

El saludo:

Los saludos constituyen el principio y el fin de un encuentro, conforman la primera impresión, que es fundamental, y la última, que es la que se llevará la persona que nos ha conocido de manera más nítida, por ser más reciente.

El saludo constituye el primer contacto con los demás, es una norma social básica y elemental que, en formas diversas, está presente en todas las culturas.

Las más elementales reglas de educación exigen su respeto y le otorgan un lugar de privilegio.

El modo de saludar define a las personas y un observador agudo podrá extraer de ese gesto una serie de datos y pistas.

Antiguamente se estilaba saludar a las damas besando el dorso de su mano, esto era conocido como el besamanos.

Hoy en día esta modalidad prácticamente ha desaparecido pero en ocasiones muy especiales sigue conservando su vigencia.

Se debe iniciar el saludo con una inclinación y sostener delicadamente la mano de la dama, posar los labios sobre el dorso de la mano de la dama sin producir ningún sonido, sin transmitir humedad, sin demorarse y sin mirar a los ojos mientras se lo hace, luego se debe soltar la mano y retomar la posición erguida; en la actualidad tiende a simplificarse, se produce la misma situación pero sin concretarse el beso, sin que haya roce.

**

En Occidente existen dos formas fundamentales de saludo: el apretón de manos y el beso.

En el caso de los dignatarios eclesiásticos, al saludarlos se les besa el anillo que llevan en su mano derecha.

A la hora de saludar o presentar se deben conocer los tratamientos protocolares respectivos (señor/a, don/doña y los tratamientos que corresponden de acuerdo a los cargos oficiales).

La primera vez que se toma contacto con una persona desconocida se saluda mediante el apretón de manos, si luego de eso se mantiene una conversación grata se pueden despedir con un beso.

A la hora de saludar se deben evitar las demostraciones excesivas; cuanto más superficial sea la vinculación con la persona, más correcto y cortés será el saludo.

Debemos procurar ser siempre los primeros en saludar.

No se debe tener la mano en el bolsillo ni tampoco un cigarrillo.

No debe estrecharse ni besar la mano enguantada, a excepción de las soberanas reinantes y las princesas de sangre real que todavía conservan el privilegio.

El apretón de manos:

Es el saludo protocolar por excelencia. Se utiliza si el vínculo es convencional o recién se inicia.

Comprende un acto físico y una serie de miradas, palabras y actitudes que aclaran y complementan su función.

Es muy importante extender correctamente la mano para saludar (estirar la mano, saludar y soltar), mirar a los ojos a la persona que se esta saludando y tener una actitud de sonrisa en el momento del saludo.

Se acostumbra a dar la mano derecha y a acompañar el gesto con una frase de cortesía

(encantado de conocerla, como esta usted).

Este tipo de saludo entre hombres debe ser enérgico y breve.

En el caso de las damas no tan enérgico pero tampoco débil, ya que una mano blanda, flácida o un apretón sin fuerza revelan un carácter flojo y poco confiable.

Si hay confianza con la persona que se esta saludando, se puede reforzar el gesto sujetando con fuerza el antebrazo del interlocutor.

Los caballeros no darán la mano con los guantes puestos, las damas si pueden hacerlo.

El beso:

Se practica con personas a las que ya se conoce con anterioridad o se mantiene una relación de cierto grado de confianza.

Saludaremos con un beso cuando estemos seguros de que se nos devolverá el saludo y que será recibido como algo natural.

Consiste en dar un beso en la mejilla (posar suavemente los labios o juntar las mejillas) y, según los países y culturas, se reduce a un solo beso o a dos, alternados en cada una de las mejillas.

Se debe evitar lanzar sonoros besos al aire.


Suspendermen

Elements of True Gentlemen

if all else fails...use a hammer

an exercise in percussive maintenance

Tiny Texts

Read, listen & learn a littleEnglish

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

No More Spanglish!

¿Necesita saber inglés para trabajar? Mejore su inglés eliminando los errores más comunes.

Tinkerbelle

Making her way back to Neverland one day at a time...

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama