Posts Tagged ‘colegio’

La carta de una adolescente de 13 años al director de un periódico

30 June 2019

twitter: @eugenio_fouz

Malos tiempos para la lírica ser profesor. Hoy en día se cuestiona la validez del trabajo realizado por individuos que descansan la mayor parte del año, viven rodeados de niños y chavales que no dejan de preguntar cosas, les corrigen ejercicios, se ríen con ellos, sufren su mal humor de vez en cuando y cobran una pasta por pasarse el día sin hacer nada. Los profesores, digo. 😉

Una adolescente escribe una carta al director de un diario nacional “El Mundo” y a alguno de los que nos dedicamos a este oficio nos suena raro el tono formal y el estilo de la carta. Hay quien ha escrito en redes sociales que la autora de esta epístola no es una cría, sino su madre. No descartamos ninguna posibilidad. Está claro que los profesores hablamos también con los padres de nuestros alumnos, incluso cuando no están presentes en el aula, a través del lenguaje no verbal que los pupilos nos transmiten.

Este es el texto:

***

Carta abierta de una chica de 13 años: “Nos duele que nadie se proponga cambiar el sistema educativo”

EL MUNDO.-EDUCACIÓN

Domingo, 23 junio 2019

Nos duelen muchas cosas. Que la gente al leer esto, piense durante unos minutos que tenemos razón y después que no ayuden. Porque sí que necesitamos ayuda. Nosotros solos no podemos hacer nada“.

La reivindicativa carta de una niña sobre el sistema educativo

Esta carta, escrita por una chica de 13 años, llegó hace unos días a la redacción de EL MUNDO, la semana en la que ha acabado el curso escolar. La menor implora a los adultos cambios en las dinámicas de aprendizaje:

 

“Nos duele que el sistema educativo fuera diseñado hace tanto tiempo, en una sociedad tan distinta a la de ahora, y que casi nadie se proponga cambiarlo. Nos duele también que los adultos que se acuerdan de lo mucho que sufrieron en su infancia por las obligaciones impuestas por ese mismo sistema, por los castigos o los gritos de una autoridad que supuestamente enseña y que todos sabemos que normalmente sólo obliga a memorizar, no hagan nada. Además nos duele que a los menores no nos tomen en serio. Que sólo por haber existido en este mundo por menos tiempo que los adultos, tomen todas nuestras ideas como equivocadas. Nos duele que por eso mismo no podamos contribuir para conseguir cambiar problemas que nos afectan a nosotros. Y que la única gente que podría hacer algo, no lo haga, por haber ya pasado por ese tiempo, porque no les va a pasar a ellos, por haber sobrevivido ya. Porque no les importa.

 

Nos duelen muchas cosas. Que la gente al leer esto, piense durante unos minutos que tenemos razón y después que no ayuden. Porque sí que necesitamos ayuda. Nosotros solos no podemos hacer nada. Ni siquiera podemos salvarnos individualmente a nosotros, porque todos los centros innovadores o con metodologías distintas o están demasiado lejos o son demasiado caros.

 

Sabemos que posiblemente sonemos muy dramáticos ahora mismo. Sin embargo, es horrible saber que hay opciones mejores para institutos y colegios, pero no podamos tener esas opciones. Es terrorífico acordarse de los años que nos quedan sufriendo para luego tener la carrera universitaria que además de ser un sufrimiento incluso más extremo, cuesta mucho dinero. Es vergonzoso pensar que vivimos en una sociedad en la que para “aprender” debemos estar seis horas diarias sentados, escuchando a un profesor o una profesora leer teoría de un libro para que los alumnos se lo memoricen y luego lo vomiten todo en un examen. Y que además, después de esas seis horas, tengamos otras dos de deberes, haciéndonos no poder descansar, ¡ni en las vacaciones! Pero lo más vergonzoso es que nadie considere ni por un segundo que haya que cambiar eso.

 

Aún hay muchos problemas más con el sistema y con cómo son excluidos los menores de la sociedad. Están los exámenes y las notas, hechos para afirmar que alguien es mejor o peor de lo que debería ser o de lo que son sus compañeros. Cómo está todo basado en una sola inteligencia, cuando todos conocemos que existen muchas, que la gente no aprende de una sola manera. La diferencia de poder entre los alumnos y el profesor o la profesora. Que aprender en centros educativos sea dado como una obligación, cuando debería ser algo por lo que las personas quieran pasar y que además se adapte al alumno para que no sea presionado por el tiempo o por lo que debería saber.

 

Todos hemos aprendido muchas cosas divirtiéndonos y fuera del colegio o instituto, y además conocemos muchos modelos de sistemas educativos correctos. Por eso sabemos que un cambio a mejor sería posible con vuestra ayuda porque como dijimos antes, no podemos solos. Y necesitamos ese cambio porque otra cosa que nos duele es soñar con un futuro mejor, pero decepcionarnos al tener a la realidad sacándonos de ese sueño y recordándonos que ese futuro nunca existirá”.

**

Lea, si lo prefiere, el enlace original en El Mundo:

https://tinyurl.com/y2pccwdp

Advertisements

Carta abierta a los alumnos que no la leerán

28 September 2013

twitter: @eugenio_fouz

(fotografía: Israel Sánchez, LA VERDAD)

(fotografía: Israel Sánchez, LA VERDAD)

No traigas material a clase (ya sabes, libros de texto, libretas, bolígrafos). Queda muy bien y muy fashion pedir cualquier cosa a un compañero y si además es gritando de un extremo a otro de la clase, mejor. De verdad es muy de Gran Hermano (Big Brother style).

Destroza la lengua española con abreviaturas como las que emplearás en los mensajes de texto de los teléfonos móviles (mobile phones) o en la red internacional (on the internet).

Quéjate de todo o de casi todo. No tengas consideración por nadie. El respeto no va contigo. Si no pisas, te pisan. No dejes de hacer lo que los gusanos en ningún momento.

Utiliza anglicismos continuamente y olvídate de aprender palabras que han estado siempre ahí. No toques un diccionario, no seas rarito, a ver si te vas a poner malo, tío.

Lucha porque tu lengua, la española sea una especie de spanglish. Renuncia a tu identidad lingüística de una vez. Sé moderno, chaval. Repite expresiones que todos conocemos y que ninguno imita tan bien como tú: mola, superguay, qué guapo.

Cuando estés en clase y entre un profesor, tú disimula, como si no entrase nadie porque el profesor es el último mono (y probablemente el más avanzado de la especie) No tiene sentido sentarse y guardar silencio ya que el profesor no tiene nada que hacer en la escuela. El primero que debería callarse es él. Tú estás en clase y te has molestado en madrugar, ¿no?

En caso de haber traído mochila con libros o lo que sea, no vacíes el interior de la misma en la mesa. Espera a que el profesor te lo recuerde o te llame la atención. Todo lo que se te pase por la cabeza, grítalo con urgencia. No cierres la boca. Nunca te pares a pensar. Habla toda la hora. Los profesores son unos señores que no te entienden y que ya te están empezando a tener manía. Tú no molestas a nadie. Al profesor le importas un pimiento. No te pongas en la situación del profesor. El profesor no es una persona. Su trabajo es desde luego mucho menos importante que el trabajo de cualquier persona y, por descontado, que el de tu padre, por ejemplo. Ni se te ocurra pensar qué haría tu padre si fuese profesor al oír una mala contestación o aún mejor, si tú fueses profesor o profesora.

Demuestra que no te importa nada de lo que se hace o se habla en clase a diario. Quéjate de todo: el profesor no nos da descanso, nos agobia, hace calor, no puedo salir a los 5 minutos de ver el examen. A este profesor le molesta que hablemos en clase, podemos hablar aunque otra persona esté hablando. Exige siempre la urgencia de ir a los aseos en medio de una clase. Come chicles y chucherías en clase. Para eso se viene al colegio. Hazte importante en clase, insulta a alguien o enfréntate a los profesores porque no hay nadie como tú. La escuela es un mal lugar. Este lugar no es un templo. El estudio, el esfuerzo y los libros son odiosos e innecesarios. Por si fuera poco, el Estado consiente y protege el derecho de todos los ciudadanos a aprender.

[carta escrita posiblemente en el año 2002]

Típico de agosto

12 August 2013

 twitter: @eugenio_fouz

Imagen

Suele pasar. Lo más normal en estos meses de verano es que uno escoja un lugar para desconectar de la escuela, las matemáticas y la lengua, los exámenes y los profesores. Es típico ver a algún alumno en la playa jugando en la arena, en la calle alegre y desenfadado o en la piscina echando todo ese material fuera de las orejas.

No desconecte del todo con los libros. Una buena novela en agosto después de una mañana de sol en la playa o en la piscina es muy recomendable.

¡Buen verano!

 


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama