Posts Tagged ‘calendario’

Cómo escribir la fecha de manera abreviada (@Fundeu)

12 September 2017

twitter: @eugenio_fouz

*

FECHA: CLAVES DE ESCRITURA

vía @Fundeu

Es frecuente que la expresión de las fechas plantee dudas, por lo que a continuación se aportan algunas claves para su correcta escritura.

  1. El orden es día, mes, año

El orden que la Ortografía académica recomienda es día, mes, año (14 de octubre de 1951). En esta obra se desaconseja el orden mes, día, año, propio de los Estados Unidos y que se ha extendido a otros países anglosajones (octubre 14 de 1951).

  1. Letras y cifras

La opción más común en la escritura de las fechas es la que combina letras y cifras (1 de marzo de 1743), con el mes siempre con inicial minúscula y sin omitir las dos preposiciones de.

  1. Solo con letras excepcionalmente

Las fechas suelen escribirse solo con letras en documentos solemnes, escrituras públicas, actas notariales o cheques bancarios: veinte de septiembre de mil novecientos diez.

  1. Uno o primero de mes

Para el primer día del mes puede usarse el número ordinal, forma preferida en América (primero de marzo), o el cardinal, más frecuente en España (uno de marzo).

  1. Fechas indicadas solo con cifras

Cuando las fechas se escriban solo con cifras, el día, el mes y el año se separan con guiones, barras o puntos, y sin espacios: 4-6-1982, 8/7/1980, 12.9.08. La Ortografía recomienda no anteponer, salvo por imperativos técnicos, un cero a la cifra del día cuando esta es inferior a 10 (mejor 4/2/98 que 04/02/98); el mes puede escribirse en números arábigos (4/6/82) o —raramente en la actualidad— romanos (4/VI/82) y el año puede aparecer con los cuatro dígitos (7/5/2003) o solo con los dos últimos (7/5/03).

  1. El orden año, mes y día, solo en documentos científicos

En fechas escritas solo con cifras, puede optarse por el sistema establecido por la ISO, que sigue el orden año, mes, día, con los números separados con guiones y añadiendo un cero si es necesario: 2013-04-25. Este formato se restringe a documentos de carácter científico o técnico de circulación internacional y no se aplica a fechas que no se escriben íntegramente con cifras.

  1. Los años, sin punto ni espacio

Cabe recordar que cuando se escribe el año no se debe escribir ningún signo ni espacio entre sus dígitos (1998 y no 1.998, 1 998, ni 1,998).

*

No obstante, @el_pais opta por escribir la fecha así: 10.09.17:

Y a mí también me gusta hacerlo de esta manera 😉

*

Lea aquí el artículo original vía @Fundeu:

http://www.fundeu.es/recomendacion/fechas/

*

o en formato PDF vía @SlideShare (@LinkedIn):

http://tinyurl.com/yczpboot

 

NOTA:

Fíjese en el detalle del calendario de la cabecera de la recomendación de Fundéu. 😉

Advertisements

La tristeza no tiene un día en el calendario

28 January 2016

twitter: @eugenio_fouz

la tristeza(DARREN STAPLES/REUTERS).

España. #BlueMonday.

Hoy es el día más triste del año. Tercer lunes de enero es el día más triste del año según la fórmula de Cliff Arnall. El frío, la cuesta de enero, la lejanía de fiestas, y las horas de luz. Canarias y Arnall lanzan ahora la campaña #stopbluemonday Arnall, que inventó la fórmula en 2005, asegura que entre el 10 y el 20 de enero es cuando las personas comienzan a recriminarse no estar cumpliendo los propósitos del nuevo año. Promotur Islas Canarias y Cliff Arnall se han aliado este año para dar la espalda al famoso Blue Monday. “El mejor clima del mundo nos ayuda a desmentir el Blue Monday”, aseguran. La ciencia sí ha demostrado que la luz solar, con su aportación de vitamina D, afecta a los sistemas hormonales, condicionando ciertos estados de ánimo.

**

#ElSubjetivo

La tristeza no tiene un día en el calendario

EUGENIO FOUZ

Creer que existe alguien en el mundo capaz de dar con la fórmula de la felicidad parece una quimera; no obstante, encontrar la manera de acertar con exactitud cuál va a ser el día más triste del año es un hecho objetivo. Así están las cosas gracias al trabajo de un psicólogo llamado Cliff Arnall. Hace unos años el profesor británico trabajaba en la mágica combinación de números y letras que le conducirían a la solución del problema matemático generado voluntariamente en su cabeza.

Uno se imagina al señor Arnall haciendo garabatos en una servilleta de papel mientras bebe su café frío en un bar. Las operaciones extravagantes seguirían la lógica aritmética o quizás algebraica, esdrújula o esdrujulaica entendible solo por el mismo hombre que sostiene el bolígrafo mientras escribe.

A partir de los datos obtenidos por el psicólogo, lo más razonable sería concluir que el día menos afortunado de los trescientos sesenta y cinco días del ciclo cayese en lunes. Y es que para muchos este día supone que el fin de semana ha acabado y les recuerda que tras un domingo plácido se nos cuela el lunes. Según la teoría arnalliana el día más triste del año caerá siempre el tercer lunes del primer mes de cada año, coincidiendo con el fracaso de los propósitos de Año Nuevo incumplidos-si fuera el caso-, la cuesta de enero, el desánimo, el frío, la vuelta a la rutina, la niebla, bla bla bla…

Dirá usted que existen razones para estar triste este blue Monday de calendario y yo creo que no es así salvo que al despertar ese día tenga la visión de una cabina roja abandonada, sin usuario ni teléfono como pinta la fotografía en un día de invierno.

 

[artículo publicado en @TheObjective_es vía #ElSubjetivo; 22.01.2016]

Si prefiere leer la versión original haga clic aquí:

http://theobjective.com/elsubjetivo/la-tristeza-no-tiene-un-dia-en-el-calendario/

Planning

8 October 2013

twitter: @eugenio_fouz

Imagen

Un profesor necesita un calendario, una programación, un temario, libros y material accesorio, espacio para teoría y espacio para práctica. Un profesor organiza un curso en conceptos, usos y exámenes. Todo lo que se explica tiene que ser evaluado en los alumnos para saber si la explicación ha sido efectiva. Enseñar consiste en esto.

Un profesor explica y un alumno entiende. En caso de que no suceda de esta manera no podemos hablar de enseñanza o educación.

El profesor quiere que sus alumnos aprendan y, si es posible, se aficionen a su asignatura. Planificar adecuadamente una clase a lo largo del año académico supone la dedicación de la clase a tratar teoría, realizar prácticas, reforzar conocimientos, resolver dudas, etcétera. Además, una buena planificación implicaría la adquisición de vocabulario, la consulta de manuales y diccionarios, una querencia creciente por saber.

En una clase de Inglés debería haber muchas audiciones, dictados y actividades de role-play. En una clase de idioma tendría que ser obligatorio leer textos en voz alta, traducir frases o párrafos enteros, usar el diccionario, resolver ejercicios escritos, repetir letras, palabras o modismos a coro, memorizar vocabulario, construir una base sólida de gramática.

No sería mala idea utilizar medios virtuales o informáticos como el Aula Virtual de MOODLE para propagar avisos, repasos de nociones, ejercicios o traducciones. Mediante el Aula Virtual pueden compartirse enlaces de audios o vídeos, imágenes y textos. Podría aprovecharse esta vía para facilitar soluciones de ejercicios o pruebas.

Una buena clase de Inglés sigue fuera del aula mediante tareas para casa, lecturas, podcasts o viajes al Reino Unido, entre otras ideas.


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama