Posts Tagged ‘@Barbijaputa’

“No estamos solas, dice” por @Barbijaputa

21 August 2015

twitter: @eugenio_fouz

2015-08-11 12.36.44

Nos hace falta a todos, sobre todo a los hombres, educación. Nos hace falta una educación en todos los ámbitos: instrucción académica en general, buenos modales, respeto por la cultura, hablar bien y escribir bien, aprender a escuchar, sensibilidad hacia el otro, valor para cuestionarnos principios morales y valor para defender en lo que creemos de verdad. Nos hace falta desde hace tiempo una educación sexual que rompa tabúes sobre las relaciones sexuales, la libertad sexual, etcétera. La higiene femenina, el carácter femenino, el derecho a quedarse sola o solo, el derecho a la fidelidad y al desengaño. Esta activista que firma @Barbijaputa escribe un artículo en @eldiarioes retomando un tuit del presidente de gobierno que dice “no estáis solas” aludiendo a las dos víctimas de violencia de género en Cuenca, Laura y Marina. Es preciso cambiar y mejorar muchas cosas para que lo que sucedió el 5 de agosto de 2015 no tenga cabida en nuestra sociedad, en ninguna sociedad.

***

No estamos solas, dice

por 

Barbijaputa

“Ayer aparecieron los cuerpos de Laura y Marina, las dos chicas desaparecidas en Cuenca el 5 de agosto. El principal sospechoso de los asesinatos es el ex de Marina. Ella le había pedido a Laura que la acompañara a casa de él para recoger algunas pertenencias y nadie volvió a verlas. La sociedad vuelve a horrorizarse por otro desenlace abominable, pero vuelve a ponerse la venda en los ojos ante el hecho, escandolosamente cotidiano, de que las mujeres necesitamos ir acompañadas a la que fue nuestra casa a recoger nuestras cosas, porque sabemos que quien nos espera tras la puerta, un día nos amó pero hoy es sólo un hombre y, como tal, puede hacerte daño. El clamor no es que Marina pidiera ayuda para no estar a solas con su expareja, y que esto sea una práctica habitual. No. Eso es lo normal, porque los hombres, pues ya se sabe, se ponen violentos, son así, lo llevan en los genes, pierden la cabeza, son muy pasionales. Así que todo vuelve a centrarse en el desenlace: el clamor es sólo que las mató.

Cuando una mujer rompe con su pareja de una forma no consensuada, también es habitual que alguien se ofrezca a acompañarla, casi siempre un hombre. No hace falta que en la relación haya habido malos tratos para que se tome esta y otras muchas precauciones. Un hombre que deja a su chica no necesita ir acompañado de un hombre –mucho menos de una mujer– para recoger sus cosas e irse para siempre.

Este miedo que sentimos se suma a muchos otros que nos hacen modificar comportamientos desde bien pequeñas, de hecho, nos enseñan a modificarlos. Ya desde la infancia nos aconsejan sutilmente cómo evitar ser agredidas sexualmente: no hables con extraños, no te quedes a solas nunca con este u otro hombre (con las mujeres podemos estar cuánto y cómo queramos), no te montes en el ascensor con desconocidos… y mientras crecemos, seguimos adaptándonos a la realidad del papel que tenemos asignados por nuestra propia seguridad: no andar sola por la calle de noche, elegir rutas hacia casa que sean más seguras aunque sean más largas, dar teléfonos falsos en discotecas, no dejar jamás nuestra copa sola, vestir sin enseñar “demasiado” y un lista de precauciones sin fin.

Además de medidas para no sufrir agresiones, tenemos que poner atención en no herirlos a ellos. Por ejemplo, en su orgullo: no coquetees con un chico si no piensas llegar hasta el final (siendo el final lo que él considere que es el final, no tú, que tú eres la mujer). Y también medidas para no herir su sensibilidad como, por ejemplo, desarrollar técnicas dignas de Mata Hari cuando estás con la regla y te quedas sin tampones; si hay hombres cerca, has de pedirle uno con todo el disimulo del mundo a tu amiga o compañera del trabajo, para que ninguno tenga que visualizarte menstruando, porque es muy desagradable. No deja de ser revelador que algo tan cotidiano como la menstruación nos dé tanto pudor, y ni siquiera nos damos cuenta de que este pudor está intimamente relacionado con la invisibilización de la mujer en la sociedad. No conozco a ninguna mujer que haya pedido una compresa a otra de una forma natural. El ritual para hacerlo es levantarse, acercarse a otra, pedírsela casi en un susurro, entonces ella sacará disimuladamente de su bolso un neceser, lo abrirá sin que nadie la vea y, como quien te está pasando droga, te dará la ansiada compresa, que tú meterás corriendo en el bolsillo del pantalón y no sacarás hasta que estés en el baño con la puerta cerrada.

Unas se adaptan de mejor grado a lo establecido y otras se rebelan todo lo que pueden, pero todas, absolutamente todas, crecemos con los mismos miedos y pudores en nuestra espalda. Quizás lo más peligroso es cómo la sociedad los normaliza porque, cuando algo es ‘lo normal’, no es necesario cambiar y se perpetúa. Nadie se horroriza porque las mujeres tengamos que poner cuidado hasta en decidir cuándo nos vamos a casa porque, a partir de según qué hora, vamos a pasar miedo. Ni siquiera muchas de nosotras nos damos cuenta de que son miedos que tenemos, simplemente, por ser mujeres.

El machismo es un problema político, además de cultural, y nos afecta a todas; incluso hasta la que esté leyendo estas líneas meneando la cabeza. Por eso, todas deberíamos tener en cuenta cuáles son las políticas de igualdad que programa y aplica el partido al que tenemos pensado votar. Y sin ningún género de dudas, debería ser imperdonable para cada mujer de este país, que mientras este Gobierno recorta en un 37% el presupuesto de políticas para promocionar la igualdad, el presidente del mismo tuitea esto cuando un hombre quema viva a su pareja en su lugar de trabajo:

 

https://twitter.com/marianorajoy/status/619837416988409856

Que no estamos solas, dice. No, claro. Nos acompaña siempre una amiga.”

[13/08/2015, publicado en @eldiarioes ]

http://www.eldiario.es/zonacritica/machismo-feminismo-feminicidios-barbijaputa-violencia_de_genero_6_419668048.html

Advertisements

If I had to live my life over (Don Herold)

1 August 2014

twitter: @eugenio_fouz

2014-05-20 20.35.02

Si uno volviera a vivir no haría la misma vida, ¿o sí? No sé qué vida viviría yo si volviera a vivir. Supongo que volvería a elegir a la mujer que elegí en esta vida, supongo que querría ser más o menos quien soy ahora, o ¿preferiría ser otro? Me pregunto esto porque encontré un texto sobre lo que significaría volver a vivir la vida. Según @wikipedia el autor es el escritor y viñetista americano Don Herold. Otros lo atribuyen a Jorge Luis Borges. Sea como sea, dejo las dos versiones a continuación. La versión americana aparece titulada “If I had to live my life over” y está escrita en inglés. La versión de Borges se titula “Instantes” y está escrita en castellano.

Yo llegué a leer estas líneas por culpa de @Barbijaputa que compartía la imagen del libro que estaba leyendo en @twitter 😉

***

Instantes (Jorge Luis Borges)

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,

en la próxima trataría de cometer más errores.

No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.

Sería más tonto de lo que he sido,

de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.

Sería menos higiénico.

Correría más riesgos,

haría más viajes,

contemplaría más atardeceres,

subiría más montañas, nadaría más ríos.

Iría a más lugares adonde nunca he ido,

comería más helados y menos habas,

tendría más problemas reales y menos imaginarios.

 

Yo fui una de esas personas que vivió sensata

y prolíficamente cada minuto de su vida;

claro que tuve momentos de alegría.

Pero si pudiera volver atrás trataría

de tener solamente buenos momentos.

 

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,

sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

 

Yo era uno de esos que nunca

iban a ninguna parte sin un termómetro,

una bolsa de agua caliente,

un paraguas y un paracaídas;

si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

 

Si pudiera volver a vivir

comenzaría a andar descalzo a principios

de la primavera

y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.

Daría más vueltas en calesita,

contemplaría más amaneceres,

y jugaría con más niños,

si tuviera otra vez vida por delante.

 

Pero ya ven, tengo 85 años…

y sé que me estoy muriendo.”

***

Don Herold (1889 – 1966). If I had my life to live over

“If I had my life to live over, I would try to make more mistakes.

I would relax. I know of very few things that I would take seriously.

I would go more places. I would climb more mountains and swim more rivers.

I would eat more ice cream and less bran.

 

I would have more actual troubles and fewer imaginary troubles.

You see, I have been one of those fellows who live prudently and sanely, hour after hour,

day after day. Oh, I have had my moments. But if I had it to do over again, I would have more of them – a lot more.

 

I never go anywhere without a thermometer, a gargle, a raincoat and a parachute.

If I had it to do over, I would travel lighter.

 

If I had my life to live over, I would pay less attention to people telling us we must learn Latin or History; otherwise we will be disgraced and ruined and flunked and failed.

I would seek out more teachers who inspire relaxation and fun.

 

If I had my life to live over, I would start barefooted a little earlier in the spring

and stay that way a little later in the fall.

I would shoot more paper wads at my teachers.

I would keep later hours.

 

I’d have more sweethearts.

I would go to more circuses.

I would be carefree as long as I could,

or at least until I got some care- instead of having my cares in advance.

 

I doubt, however, that I’ll do much damage with my creed.

The opposition is too strong.

There are too many serious people trying to get everybody else to be too darned serious.”

***

 

 

 

La mujer con ojos de gata escribe cosas como estas

16 July 2014

twitter: @eugenio_fouz

raquel_sastre_entrevista

Ella es más que una cara bonita o una mujer con mirada felina. Supe de ella a través de una entrevista que leí hace meses y más tarde me enteré de que era guionista de @El_Hormiguero. Tuitea bastante, y bastante bien. Cuando algo me gusta lo marco con una estrella amarilla-hablo de twitter- y lo dejo para más adelante. Raquel escribió el día de San Fermín un artículo sobre educación con el que estoy conforme. Le eché un vistazo y me gustó, me lo autoenvié por correo y hoy lo leí despacio. Merece la pena guardarlo en este blog que es mi diario, mi álbum, mi moleskine.

La verdad es que Raquel me confunde porque se me parece a una reportera de @rtve que sale en los informativos de las 9 (Érika Reija) y a la médico de “House” Olivia Wilde.

Olivia Wilde

Si sigo escribiendo a lo mejor la pongo en un compromiso y no quiero hacerlo, je je. Es que… hay veces en que creo que @raquelsastrecom se esconde detrás de una tuitera muy loca y muy Barbie. Vale, me callo. Sea como sea, Raquel, le dedico este post sincero y desinteresado. Gracias por las líneas certeras sobre la educación.

http://theobjective.com/blog/es/Raquel_Sastre/2014/07/06/dentro-de-la-burbuja

 

***

Raquel Sastre

vía The Objective

DENTRO DE LA BURBUJA

07.07.2014 –

“Los españoles vivimos dentro de una burbuja más difícil de romper que el matrimonio de Cristina e Iñaki. Da igual las señales que recibamos, éstas no traspasan el caparazón y por eso la razón y el cerebro nunca están conectados, como demuestra Paco Marhuenda en sus portadas.

En Europa (la buena) dicen que somos vagos, tontos y mangantes, que no somos de fiar, y nosotros lo achacamos a la envidia que nos tienen porque en realidad somos fiesteros, alegres y pillines. El otro día estuve en Finlandia y las bicis no tienen candado, las tiendas no usan alarmas y la gente no se cuela con descaro, pero piensan mal de los españoles porque nos tienen pelusilla… Ellos tendrán buenos sueldos, un 3% de paro y no existe la delincuencia, pero nosotros tenemos sol, playas y sangría. ¿Quién no envidiaría eso?

En Finlandia no es que se viva bien, es que se educa bien. Tener una población que le dice al camarero que se le ha olvidado cobrar la última cerveza que ha pedido sí que es algo que envidiar. En España, el que más o el que menos, ha extraviado algún palillo en el Lizarrán. Nuestro carácter es pícaro y nos enorgullecemos de ello. Si no lo haces, eres el tonto del grupo. Tonto como los finlandeses, que pagan todo lo que consumen, que no defraudan ni un céntimo de sus impuestos y que ¡encima! miran mal a esos españoles que usan su picaresca para ahorrarse un par de euros.

En España, cada vez que sale otra noticia de un político corrupto se extiende la indignación por Twitter (por la calle no, que es un coñazo salir para quejarse). Y no lo entiendo, porque a los políticos se les pide que sean los representantes del pueblo español y lo cumplen a la perfección: robando. Al final, los políticos demuestran que son los más honrados de todos.”

***

 

El “disclaimer” que me gustaría haber escrito

1 May 2014

 twitter: @eugenio_fouz

Imagen

La libertad y la libertad de expresión beben de una fuente como esta. Quienquiera que haya pensado, redactado y publicado un descargo de responsabilidades (disclaimer) así sabe qué es ser libre. La autora se cubre el rostro y se disfraza. Una mujer misteriosa, rubia y con atributos demoníacos maneja la pluma graciosa y locuaz. Mujer tenía que ser. Ella es la dueña de una rotunda declaración de principios envidiable. Copio y guardo el texto en mi diario, señora o señorita @Barbijaputa,

A sus pies

 ***

disclaimer o descargo de responsabilidades

No soy un medio de comunicación.

No soy periodista.

No represento a ningún medio, diario, TV o partido político.

No soy la fuente de ninguna noticia de la que pueda hacerme eco.

No soy responsable de lo que otros medios publiquen, aunque lo enlace en mi cuenta de tuiter.

No cobro por tuitear.

No pretendo que nadie me crea ni que nadie me vote.

No tengo que dar explicaciones a nadie sobre temas que no he tratado sólo porque se me pregunte. Aunque se me pregunte insistentemente.

No tengo opinión formada sobre todos los conflictos terrestres.

No dar opinión sobre algo no significa necesariamente que no quiera hablar del tema, puede que simplemente no tenga ni puta idea, o que no tengo ganas. Eso no quiere decir que esté a favor cuando no opino sobre algo, tampoco significa que esté en contra.

No tuiteo desde un púlpito ni me creo en posesión de la verdad absoluta. Sólo tuiteo. Tuiteaba de la misma forma cuando tenía 400 seguidores como la que uso ahora con 131.600. No creo llevar más razón ahora que entonces. Ni menos.

Mi cuenta no se creó para favorecer a ninguna empresa, medio o partido político.

No se sigue ninguna estrategia para conseguir el mayor número de seguidores posible con ninguna finalidad. Creed que con los que ya hay, me basta. Y me sobra. Sin despreciar a nadie.

Que critique a Corea del Norte no significa que esté con USA. Que critique a USA no significa que esté con Corea del Norte, de la misma forma que si critico a Capriles no estoy con Maduro, ni si critico a Maduro estoy con Capriles. De ello se deduce que criticar al PSOE no es estar con el PP, ni criticar al PP, estar con el PSOE. Y así, hasta el infinito.

No pretendo influir en la opinión de los demás, si bien es cierto que soy consciente de que puede pasar, al igual que a mí me influye leer a otros.

No tengo por qué debatir sobre cualquier tema sólo porque se me pida. No hacerlo no es otorgar la razón a nadie ni quitársela. Debato con quien quiero y sobre lo que quiero.

No tengo por qué mantenerme en una misma opinión tantos años viva. Tengo derecho a contradecirme, a cambiar de opinión, a repensar las cosas, dependiendo del contexto y de las variables que considere en cada tema.

Este comunicado no está escrito con sorna, condescendencia o sarcasmo. Es sinceramente informativo.

Soy una chica anónima que se hace eco de las noticias que considera oportunas cuando lo cree oportuno y vierte su opinión libremente en su cuenta de Tuiter. Diré más o menos tonterías, acertaré algunas veces, me equivocaré otras. Pero sobre todo, intento aprender y agudizar el pensamiento crítico, cosa que Tuiter favorece. Podré perder los papeles y salirme de tono tantas veces como ovule, quiera, sienta y crea necesario. A quien no le guste (perfectamente comprensible) puede dejar de seguirme, pero siempre recordando que no le debo reembolsar ningún dinero, ni dar explicaciones, ni pedirle perdón. También puede volver a seguirme, no le cobraré.

Me gustan las menciones que me quitan la razón con argumentos, me gustan los miles de zas que me han dado desde el primer día que abrí esta cuenta, y he aprendido mucho -y gratis- gracias a las miles de críticas constructivas que he recibido.

No me gustan las menciones con insultos, amenazas de muerte o palizas, no me gustan las menciones “manzanas traigo”, ni las que mienten sobre mí o se hacen eco de cosas que jamás dije.

Me hubiera gustado no tener que escribir este post, porque la gente como yo, que no es nadie, no escribe comunicados. Pero de un tiempo a esta parte, las preguntas, conspiranoias y exigencias de muchísimas personas a lo largo de muchos meses, me han terminado convenciendo de que ahorraré tiempo y explicaciones (que no tengo que dar, sino que quiero dar) poniendo el enlace de este post en la biografía de mi cuenta de Tuiter, para futuras preguntas, exigencias y órdenes de tuiteros.”

{autora @Barbijaputa}

***

 


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama