Posts Tagged ‘Bachillerato’

“Solo el saber nos hace críticos” (Ricardo Moreno)

9 June 2016

twitter: @eugenio_fouz

7a3d7bb68ef672a25a1d861c2a0d0d24

 

Ricardo Moreno Castillo, catedrático de matemáticas y autor del ensayo “Panfleto Antipedagógico” escribía un artículo el pasado 29 de mayo en EL PAIS sobre pedagogía que recojo y guardo a continuación.

*

Solo el saber nos hace críticos

Ricardo Moreno Castillo

29 MAY 2016 –EL PAIS

“Los mantras de la pedagogía ocultan lo obvio: el objetivo es formar personas cultas e ilustradas

Seguimos discutiendo sobre educación, pero el diálogo será de sordos mientras los mentores de la reforma de 1990 sigan negando la evidencia: que la enseñanza en España está literalmente por los suelos. Todos los grandes humanistas y científicos que conozco están escandalizados por cómo está la educación.

Escritores como Félix de Azúa, Javier Marías, Eduardo Mendoza, Antonio Muñoz Molina y Arturo Pérez-Reverte; filósofos como Gabriel Albiac, Rafael Argullol, Victoria Camps, Adela Cortina y Fernando Savater; historiadoras como Carmen Iglesias; filólogos como Javier Orrico, Xavier Pericay, Francisco Rodríguez Adrados y Gregorio Salvador, han cuestionado nuestro sistema de enseñanza o han apoyado manifiestos en los que este modelo es severamente criticado.

Son ya muchas y muy autorizadas las voces clamando contra nuestro sistema educativo como para que quienes discrepamos de él se nos tache sin más de nostálgicos y reaccionarios. Y cada partido ha de asumir sus responsabilidades. Si el PSOE fue el autor del despropósito, el PP no cambió las cosas cuando pudo hacerlo. Cuando éste ganó las elecciones en 2011, algunos tuvimos un asomo de esperanza. Incluso quienes no lo votamos estábamos convencidos de que en educación ya no se podían hacer las cosas peor. Pero la desilusión llegó pronto, y con ella el recuerdo de una amarga lección tantas veces olvidada: que en la estupidez y en el mal hacer nunca se toca fondo. La promesa del bachillerato de tres años fue olvidada, la jerga vacía de los pedagogos fue asumida por las nuevas autoridades, y continuó la desidia frente a las autonomías que no obedecen las directrices del ministerio en aquello en que sí tiene competencia.

Si nos hemos de entender hablando de educación, hay que aceptar algo obvio pero con frecuencia ocultado: que el objetivo es la transmisión del saber, y que el estudiante que acaba su educación ha de ser una persona más culta e ilustrada de lo que lo era cuando la comenzó. Y esto se oculta bajo una hojarasca de palabras vacías como habilidades, destrezas y aprender a aprender. Y son vacías porque plantean alternativas falsas: la destreza de hacer problemas de matemáticas o de traducir textos latinos se apoya en el conocimiento, no puede escribir bien quien no ha estudiado los contenidos de una ciencia llamada gramática y solo aprendiendo se aprende a aprender.

También se habla mucho de crear personas críticas, pero sucede que la crítica no controlada por el conocimiento es charlatanería. El último mantra pedagógico consiste en decir que hay que enseñar a tomar decisiones. Pues cuanto más instruido y cultivado sea alguien, más elementos de juicio tendrá para tomar decisiones. Es indispensable pues deshacerse de esta jerga que ha vaciado la enseñanza y hacer oídos sordos a los presuntos expertos que viven de ella.

¿Y a quiénes habría que acudir para elaborar las leyes de educación? Existen en España filólogos, escritores, filósofos y matemáticos que son o han sido profesores de instituto que mucho saben y mucho podrían aportar, algunos citados en este artículo. Y ninguno de ellos ha sido consultado. Cuánta sabiduría y experiencia sacrificadas frívolamente en el altar de los dogmas de una pedagogía que, sin ningún rubor, se autoproclama progresista. Pero a los creadores de la reforma este sacrificio les resbala. Sabiendo muy poco sobre estudiantes de bachillerato, desoyendo las voces más autorizadas, y con el atrevimiento propio de los ignorantes, se cargaron literalmente la enseñanza en España.

Se habla de crear personas críticas, pero sucede que la crítica no controlada por el conocimiento es charlatanería

Todavía se está a tiempo de arreglar el estropicio, pero el tiempo apremia porque cada día que pasa la situación se hace más difícil de revertir. Si el resultado de las próximas elecciones es parecido al de las anteriores y los políticos optan por una alianza de los partidos constitucionalistas frente a los antisistema, sería una gran ocasión para llegar a un pacto educativo. ¿Tendrán los políticos la altura de miras necesaria como para reconocer sus errores, aparcar sus diferencias y ponerse de una vez a arreglar un problema que, si no se resuelve ya, va a tener consecuencias gravísimas para España?

Ricardo Moreno Castillo es catedrático de Matemáticas de instituto, jubilado, y autor de La conjura de los ignorantes (Pasos perdidos) y Panfleto antipedagógico (El lector universal).

[Lea si lo prefiere el enlace aquí (@el_pais)

http://tinyurl.com/j8eog8a]

*

Advertisements

El último examen de la chica de la fila 9

7 June 2016

twitter: @eugenio_fouz

selectividad-985x656Foto: Marcelo del Pozo/Reuters

España | #Selectividad | Comienza la última Selectividad de la historia de España. Alrededor de 200.000 alumnos de toda España, bachilleres principalmente, cerrarán hoy una etapa de la historia de la educación española, la de Selectividad, pues serán los últimos que se sometan a la Prueba General de Acceso a la Universidad. Tras cuatro decenios y cientos de miles de alumnos examinados, el sistema cambiará el año próximo.

La Lomce prevé que la nueva evaluación final de Bachillerato, que se efectuará por vez primera al terminar el curso 2016-2017, sea obligatoria para obtener el título de estos estudios secundarios y la que sirva para acceder a los universitarios. Su resultado no tendrá efectos para el título de Bachiller en 2017, pero contará ya para entrar en la Universidad. Por su parte, la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes rechaza tanto la Selectividad como la evaluación final de Bachillerato y teme que las universidades impongan “arbitrariamente” pruebas propias de acceso desde el año próximo.

*

#ElSubjetivo

El último examen de la chica de la fila 9

Eugenio Fouz

60616.Miércoles.- Si es cierto que los ojos no mienten nunca, entonces la mirada de la joven pensativa dicen que se encuentra muy lejos. Una interpretación sui generis del lenguaje no verbal expuesto por la chica de la fila 9 indicaría una melancolía fuera de lugar. Me arriesgo a afirmar que no está pensando en Aristóteles.

Este año podría ser la última convocatoria de las Pruebas de Acceso a la Universidad para estudiantes como ella y los otros bachilleres de la fotografía. En el supuesto de que el sistema educativo actual tuviese continuidad los alumnos de Bachillerato del próximo curso académico tendrían que superar una Reválida al finalizar la etapa. Por otro lado, y siguiendo las condiciones requeridas por determinadas universidades los nuevos bachilleres podrían verse obligados a realizar exámenes de acceso específicos a cada facultad o quizás verse exentos de dichos filtros. La parte grata de esta medida sería que las universidades acogerían a los estudiantes hábiles en ciertas materias de tal modo que una calificación escasa no privase a la sociedad de un futuro médico, filósofo o maestro entregado a su profesión. Ciertos talentos y cualidades no deberían medirse de forma absoluta.

Cabría la posibilidad, no obstante, de mantener las Pruebas de Acceso a la Universidad como hoy. El sentido de cualquier evaluación hay que buscarlo en la valoración equilibrada del conocimiento teórico y la práctica. Una evaluación bien hecha distinguirá al alumno apto del alumno que no lo es. Toda evaluación ha de ser por definición estricta, objetiva y universal.

Por si acaso no se le había ocurrido pensarlo, estos exámenes no solo evalúan a los estudiantes sino también a sus profesores. Un día esos profesores también se quedaron ensimismados pensando qué querían ser cuando fueran mayores.

*

Lea la versión original aquí:

http://tinyurl.com/jgf3ll4

@TheObjective_es vía #ElSubjetivo

 

Cómo contar palabras en un texto escrito sin parecer un idiota

22 November 2013

twitter: @eugenio_fouz

Imagen

(Universidad de Salamanca)

Era algo muy normal que a uno le pidiesen redacciones en clase de Lengua Española, creo que durante la EGB o el bachillerato, no recuerdo bien. La extensión de los textos solía medirse por el número de líneas escritas en el papel. Este tipo de medición no era fiable del todo teniendo en cuenta el tamaño de letra del autor, la separación de las palabras o el interlineado y uno descubrió al comenzar los estudios de Filología Inglesa que había otras fórmulas. Entre otras cosas, allí nos animaron a leer y leer mucho para escribir decentemente y nos inculcaron un principio básico en la redacción que consistía en que al escribir algo, lo que fuera, no dejásemos impasible al lector.

En la universidad nos enseñaron a escribir contando el número de palabras y eso fue un cambio radical. Muchos nos parábamos, en medio de la escritura, a contar palabras una a una. Esta no era la mejor forma de hacerlo. En realidad aquella nueva manera de medir la extensión de un escrito se parecía al trabajo de los periodistas que cuentan con un espacio limitado y medido en la página impresa del periódico.

Los profesores nos hablaron de anotar ideas sueltas en un boceto en sucio a modo de brainstorming; nos explicaron cómo organizar la estructura de un texto en introducción, cuerpo y conclusión. Aprendimos a ordenar las líneas y agruparlas en párrafos homogéneos y nos recordaron que no debíamos olvidar hacer un repaso del resultado del primer borrador.

Un profesor nos enseñó un modo de contar palabras sin parecer un idiota. Nos dijo que escribiésemos nuestro texto sin pensar demasiado en la extensión del mismo. Luego nos explicó que cuando creyésemos que habíamos acabado la redacción, contásemos las palabras de la primera línea y otra línea cualquiera al azar. Suponiendo que en la primera línea hubiese solo 7 palabras y en la otra línea (la 5ª línea, por ejemplo) hubiese 9 palabras, redondearíamos el número de palabras por línea a unas 8 palabras. A continuación debíamos contar las líneas escritas (por ejemplo, 9 líneas) y multiplicar el número de palabras estimado como media (recuerde, 8 palabras) por el número de líneas obteniendo así el total aproximado de palabras (8 x 9 = 72 palabras).

La satisfacción de leer un libro de lectura graduada en inglés

26 February 2013

twitter: @eugenio_fouz

 Imagen

Pride and prejudice, Jane Austen (Burlington Books)

Creo que un estudiante de inglés capaz de leer y entender la lectura obligatoria de este trimestre merece el reconocimiento a su esfuerzo. No sería arriesgado suponer que ese estudiante tendría todas las garantías para aprobar los exámenes de la asignatura de lengua inglesa (sin descuidar de forma deliberada otros apartados evaluables del trimestre).

Mediante la lectura de estos libros graduados los alumnos adquieren vocabulario, interiorizan las estructuras vistas en el curso entero y se interesan por el contenido literario de cada obra. Leer un libro completo es un desafío para quien quiere aprender a usar una lengua extranjera. Es posible que la lectura llegue a ser para alguno de ellos un placer estético y un acto de reflexión.

Carta vía hotmail de una profesora

21 July 2011

twitter: @eugenio_fouz

(Van Reymerswaele)

Esta carta, debería decir mejor email, entró a mi bandeja de entrada a finales de junio. La carta está escrita por una profesora de secundaria. No estoy de acuerdo con todo lo expuesto aquí, sin embargo me parece interesante y discutible. La carta hace pensar.

Carta de la Profesora Mercedes Bernad

Carta de una profesora. No creo que los políticos lleguen a entenderla.

Muy buena exposición y aclaración de porqué no se debe decir presidenta, que se enteren o aprendan los politicos que para empezar a serlo deberían tener mas formación.

En su Artículo I: De su definicion y division, hay un párrafo que dice:

Los participios activos son de una sola terminación que conviene al género masculino y femenino, y al artículo y pronombres neutros.

CONTRA LA TONTUNA LINGÜÍSTICA , UN POCO DE GRAMÁTICA BIEN EXPLICADA

Yo no soy víctima de la LOGSE. Tengo 50 años y he tenido la suerte de estudiar bajo unos planes educativos buenos, que primaban el esfuerzo y la formación de los alumnos por encima de las estadísticas de aprobados y de la propaganda política. En párvulos (así se llamaba entonces lo que hoy es “educación infantil”, mire usted) empecé a estudiar con una cartilla que todavía recuerdo perfectamente: la A de “araña”, la E de “elefante”, la I de “iglesia” la O de “ojo” y la U de “uña”. Luego, cuando eras un poco más mayor, llegaba “El Parvulito”, un librito con poco más de 100 páginas y un montón de lecturas, no como ahora, que pagas por tres tomos llenos de dibujos que apenas traen texto. Eso sí, en el Parvulito, no había que colorear ninguna página, que para eso teníamos cuadernos.

En Primaria estudiábamos Lengua Española, Matemáticas (las llamábamos “tracas” o “matracas”) Ciencias Naturales, Ciencias Sociales, Plástica (dibujo y trabajos manuales), Religión y Educación Física. En 6º de Primaria, si en un examen tenías una falta de ortografía del tipo de “b en vez de v” o cinco faltas de acentos, te suspendían.

En Bachiller*, estudié Historia de España, Latín, Literatura y Filosofía.

Leí El Quijote y el Lazarillo de Tormes; leí las “Coplas a la Muerte de su Padre” de Jorge Manrique, a Garcilaso, a Góngora, a Lope de Vega o a Espronceda…

Pero, sobre todo, aprendí a hablar y a escribir con corrección. Aprendí a amar nuestra lengua, nuestra historia y nuestra cultura.

Y… vamos con la Gramática.

En castellano existen los participios activos como derivado de los tiempos verbales. El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”. ¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene entidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “-nte”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no dirigenta”; “residente”, no “residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son “periodistos”), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española ? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

No me gustan las cadenas de correos electrónicos (suelo eliminarlas) pero, por una vez, os propongo que paséis el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”, aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado un manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el ma quini sto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!

Si este asunto no te “da igual”, pásalo por ahí, a ver si le termina llegando a la ministra de “igual-da”.

(Mercedes Bernad)

 

[*fe de errores: donde se dice “en Bachiller estudié” debería decir “en Bachillerato estudié”. Bachiller es el estudiante que supera los cursos de Bachillerato.]


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama