Posts Tagged ‘artículo’

“Leer no da estatus” (Paula Corroto)

8 March 2019

twitter: @eugenio_fouz

Leer no da estatus

Paula Corroto

(Letraslibres.com; 24.01.2019)

“El Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros que anualmente elabora la Federación del gremio de Editores y el Ministerio de Cultura ha vuelto a ofrecer los mismos datos de los últimos años: más de un 30% de población española no lee nunca un libro. Y hasta casi el 40% admite que ni siquiera lo hace en su tiempo de ocio. Una vez más las manos a la cabeza y la sempiterna pregunta: ¿por qué no se lee?

Hace tiempo que la industria del libro no pasa por sus mejores momentos. Ya quisieran las ventas acercarse a las de hace quince años, cuando un gran éxito podía acercarse al millón de libros vendidos. Hoy hay alborozo y regocijo en una editorial cuando un título alcanza los 50.000 ejemplares vendidos. Esos son los bestsellers. Porque lo de Patria es otra cosa. Un fenómeno que es casi como el cometa Halley. Y hace más de dos años que no se ve.

[Ortografía en imágenes, @OrtograImagenes vía @Twitter]

Se dice que es cosa de la crisis. Que ya no se compran libros porque son caros. Y seguramente hay parte de eso. Entran menos libros en las casas. Pero en aquellas en las que siempre se ha leído siguen entrando aunque sea en menos cantidad. Y, además, también se puede ir a la biblioteca. La cuestión es otra: por qué ese 40% no va leer haya crisis o no” (…)

*

Lea aquí el texto completo:

https://www.letraslibres.com/espana-mexico/cultura/leer-no-da-estatus

*

#PDF:

https://tinyurl.com/yx9szeft

***

“Reglas básicas para asistir bien vestido a una boda” (protocolo.org)

8 March 2019

twitter: @eugenio_fouz

[Mark Reay, fotógrafo]

*

EXTRACTO:

Reglas básicas para asistir bien vestido a una boda

Durante todo el año hay ceremonias y celebraciones de boda, pero la primavera y el verano suelen ser las épocas preferidas por los novios para casarse. Pero, cuando recibimos una invitación de boda, además del regalo, lo primero que pensamos es qué nos vamos a poner.

;Cómo vestirse para asistir a una boda?

Vamos a dar una serie de reglas básicas para vestir, sin que ello recorte nuestra “libertad” para escoger aquellos conjuntos que más nos gusten y favorezcan.

1. Qué pone la invitación. Es importante partir de una base. Si en la invitación ya nos piden una  determinada etiqueta, hay que empezar a pensar en nuestro vestuario basado en esta premisa.

2. Dónde tiene lugar. Si la boda es una ermita o la boda es una catedral, el conjunto puede variar. Ver a las señoras con sus tacones altos moverse por una pradera húmeda para llegar a una ermita es una estampa, cuando menos, bastante graciosa (…)

*

Lea el artículo completo aquÍ:

https://www.protocolo.org/social/bodas/reglas-basicas-para-asistir-bien-vestido-a-una-boda.html

[protocolo.org]

#PDF

https://tinyurl.com/y3u4bea9

**

Otros enlaces:

1/

Javier Berenguer

https://www.javierberenguer.es/como-vestir-a-un-hombre-para-una-boda/

2/

Revista GQ

https://www.revistagq.com/moda/tendencias/galerias/como-vestir-en-una-boda/6099/image/742471

#

Las seis reglas que un invitado debe respetar

(La Vanguardia)

https://www.lavanguardia.com/de-moda/20180402/441480405634/reglas-vestuario-invitada-boda-vestidos-de-boda.html

***

“Idiotas sociales” (Arturo Pérez Reverte)

7 December 2018

twitter: @eugenio_fouz

[Kendall Jenner, modelo]

 

Idiotas sociales” por Arturo Pérez Reverte (@perezreverte)

“Hace poco, una jovencísima estudiante española colgó en Twitter una fotografía suya, vestida con unas ceñidas mallas negras y un top que en realidad era un sucinto sujetador de medio palmo de anchura, con el siguiente texto: Mi colegio es un retrógrado de mierda, me han echado de una clase por ir así vestida y echando la culpa a que luego se escandaliza todo por que no veas como estamos con que si miran las tetas y el culo xdddd putos retrógradxs. Y, bueno. Como ocurre en las redes sociales, eso dio lugar a muchos comentarios; unos a favor, solidarizándose con ella, y otros en contra, poniéndola de tonta y bajuna para arriba. La chica no era de las que se arrugan, y se defendió como gato panza arriba; si no con prodigios de sintaxis ni ortografía, sí con mucho aplomo, sin disminuirse un palmo. Y, en mi opinión, ahí estuvo lo interesante. En sus argumentos.” (…) 

Lea el artículo completo aquí:

https://www.xlsemanal.com/firmas/20181104/idiotas-sociales-perez-reverte.html

*

Si quiere, descargue e imprima PDF

https://tinyurl.com/y7w8qol5

*

Adictos al teléfono móvil (smartphone)

7 October 2018

twitter: @eugenio_fouz

*

Un texto para profesores de inglés (cómo tratar el uso del smartphone en clase)

Extract:

“Ten is now the average age when children receive their first cell phones, and those phones quickly find their way into classrooms. While cell phones have extraordinary potential for leveraging learning, they can quickly become a hindrance in the classroom, diverting attention away from learning. How can teachers harness the learning potential of students’ phones while also keeping them from being a distraction?

I have learned that rather than trying to be reactive, the best defense when it comes to cell phones is a well-planned offense. Teachers who implement a proactive management plan developed in collaboration with the students at the beginning of the school year may have fewer issues as student cell phone ownership increases throughout the year.”

(…)

Read the whole article here:

https://www.edutopia.org/article/3-tips-managing-phone-use-class

***

 

Esas cosas que a uno se le ocurren a fin de año (Carmen Posadas)

4 February 2018

twitter: @eugenio_fouz

(Carmen Posadas, escritora)

Esas cosas que a uno se le ocurren a fin de año

Carmen Posadas

XlSemanal, 1.01.2018

Este año, en vez de hacer buenos propósitos para el 2018, me ha dado por mirar atrás con cierta benevolencia. No es habitual en mí. Por lo general soy inmisericorde conmigo misma (consecuencias de mi educación victoriana, me temo). Pero esta vez, en cambio, decidí no sacarme defectos, sino ver qué había aprendido sobre esa asignatura que podríamos llamar ‘Los afectos’. No los familiares, tampoco necesariamente los románticos, sino los que uno entabla en general. O dicho de otro modo, los que se buscan en otras personas sabiendo que, como decía Oscar Wilde, hay que tener mucho cuidado con los deseos, porque corre uno grave peligro de que se cumplan. Así, si miro atrás y veo lo que buscaba de joven, eran amigos y festejantes que fueran lo más sensacionales posibles. El novio más vistoso, la amiga más divertida, el amigo con el casoplón más grande. Después de que el novio vistoso resultara un narciso de libro, la amiga divertida, agotadora, y el amigo del casoplón, más aburrido que chupar un clavo, maduré. «Ah, no –me dije–. Se acabó valorar a la gente por lo externo, olvidemos el continente y vayamos al contenido», y aposté por el intelecto. A partir de ese momento decidí que lo más atrayente de otras personas era su inteligencia. Y no me fue mal, al menos al principio. Me encantó encontrar personas con las que podía hablar de Shakespeare o de santa Teresa sin miedo a que me tomaran por una sabionda, horrible pecado en una sociedad en la que es infinitamente más aceptable pasar por ignorante que por pedante. También disfruté mucho escuchando. Soy lo que se dice una oreja perfecta y me da igual que el tema sea la paradoja del gato del señor Schrödinger o los ritos de apareamiento de la mosca del vinagre, todo me interesa. Esta fue mi elección durante la cuarentena y la cincuentena y no digo que haya abjurado del todo de ella. Pero al entrar en la sesentena he descubierto que empiezo a valorar algo que con cuarenta años me parecía aburrido y, con cincuenta, solo un premio de consolación. Hablo de la bondad. Fíjense que escribo ‘bondad’ y me echo a temblar, porque soy muy consciente de que suena blandiblú o a aburrimiento supino, sobre todo cuando hablamos de una pareja.

Me interesó leer hace poco que en realidad soy muy poco original. Que mi escala de valores coincide punto por punto con la de la mayoría. Decía Schopenhauer, que dedicó muchos de sus esfuerzos a estudiar esa deliciosa, inexplicable y, por encima de todo, arbitraria pulsión que llamamos ‘amor’, que lo que uno busca como pareja son en realidad personas con las que no solo tiene muy poco que ver, sino que posiblemente jamás elegiría como amigas. Según él, esto se debe a que lo que uno busca inconscientemente es la genética más adecuada para procrear: el más fuerte, el más codiciado, el más guapo también. Que este perfil coincida con frecuencia con los más egocéntricos o los más infieles es más que comprensible.

Por suerte uno crece y ya no necesita aparearse. Busca entonces personas de gustos afines, en mi caso, la curiosidad intelectual, por ejemplo. Pero sigue uno cumpliendo años y ¿qué busca entonces? Simplemente lo que necesita en ese particular tramo de la vida. Ni al más guapo ni al más importante ni tampoco al más inteligente, sino al que más lo querrá y mimará. El que no brilla, pero no falla; el que no sabe quién es Schopenhauer, pero cumple sus teorías al pie de la letra. El cálido, infalible y redentoramente bueno. Lástima que tenga uno que hacerse viejo para aprender algo tan elemental.

*

Lea la versión original aquí:

https://tinyurl.com/y7u53u2a

*

El retrato más hermoso jamás pintado por una pluma

15 November 2017

twitter: @eugenio_fouz

(Arturo Pérez Reverte)

Al principio del revuelo que causó Chiquito de la Calzada, allá por los noventa, el autor de “El Club Dumas” ya quiso retratarle. Ayer por la mañana, mientras me desperezaba, a Carlos Moreno (el Pulpo) [@elpulpoCOPE] se le ocurrió leer unas líneas del artículo que sigue a continuación en su programa de radio “Poniendo las calles” y recordé la buenísima impresión con la que me había quedado entonces.

***

Este es el artículo publicado el 20 de noviembre de 1994 en «XL Semanal»:

Arturo Pérez Reverte (@perezreverte)

A Chiquito de la Calzada, por Arturo Pérez Reverte

¿Se da usted cuen, don Gregorio? Toda la vida persiguiendo los garbanzos de uno en uno, rodando por tablaos de mala muerte hecho un fistro y con más agujeros en el diodeno que la ventana de un chérif. Sesenta años que se le retratan a usted en la cara, doce lustros andaluces y flamencos palma va y palma viene, con el gaznate hecho polvo por los trasnoches y el Machaquito, buscándose la vida a cuatro duros. Y ahora resulta que basta un rato en la tele para que la gente le pida autógrafos, y le den palmaditas en la espalda, y Pepita, que es una santa por haberle aguantado a usted, pecador de la pradera, treinta y seis tacos de almanaque haciendo juegos malabares con la cartilla de ahorros, ya no tiene que andar preocupándose de qué echarle al puchero.

Cuánto me alegro, maestro. Sobre todo porque, como dice la copla, al arriba firmante lo que más le alegra es comer jamón serrano de pata negra y oír a un flamenco contar un chiste. Contarlo además como Dios manda, o sea, dándole a uno igual el chiste que sea, y atento a la manera, que es donde está el duende, por la gloria de mi madre; como una vez que oí a Paco Gandía, que es un monstruo, comprándole un periódico a Curro el de la Campana en la esquina de Sierpes, en Sevilla, y tuve que sentarme en la confitería para no caerme al suelo de risa. Mi mujer, que es rubia y de Huesca, dice que no le ve a usted la gracia. Pero ya sabe usted, don Gregorio, que en España los chistes según y cómo. De Despeñaperros arriba, la historia necesita gracia. De Despeñaperros abajo, el chiste nos da igual. La guasa está en quién y en cómo lo cuenta. Y cuanto más largo, mehó.

Pero me desvío del tema. Lo que quería decirle es que el otro día, mientras me contaba usted el del mono que le endiña el diodeno vaginal al león, o sea, yo le miré los ojos y me encontré de pronto allá, al fondo, toda la tristeza lúcida y resabiada de quien ha hecho muchas palmas y ha cantado muchas coplas mientras la vida le daba, por lo bajini, más cornás que un Vitorino loco. De pronto -y disculpe, maestro, si me meto en lo que no me importa- me pareció verle en las arrugas del careto, en las patillas y el pelo en caracolillo tras la oreja, en esos ojos tranquilos y zumbones, mucha cátedra de la vida y de la puñetera condición humana. De esa que tienen los viejos flamencos; la que nadie, le cuenta a uno sino que se aprende palmo a palmo, noche a noche mirando la vida desde el tablao, entre guitarristas y bailaoras de faralaes llenos de zurcidos, alegrándole la noche de sangría barata a rebaños de guiris que ni entienden lo que se les canta ni se les baila, ni maldito lo que les importa, o a señoritos de fino La Ina y pameses, bautizo en el cortijo, boda, despedida de soltero, cuéntanos otro, Chiquito. Esa mariquita que va por la calle. Ja, ja. Etcétera.

Por eso me alegro tanto de lo suyo, don Gregorio. Aparte de haber enriquecido con un par de nuevas palabras el lenguaje de los españoles -más de lo que han hecho en su vida muchos ilustres escritores y académicos-, es bueno que de vez en cuando aquí triunfe alguien que merezca la pena, no por lo que cuenta, sino por lo que es y lleva a cuestas en su vieja y abollada maleta. En este país donde el éxito suele ir ligado a niñatos canta-mañanas que nacen de pie, a demagogos de lágrima fácil o a tiburones de moqueta, compadre y pelotazo, usted, merced al único golpe de suerte de su vida, se lo acaba de montar a puro huevo, y eso tiene mucho mérito y nunca estará del todo pagao. Porque la gente no sabe que un flamenco contando un chiste es lo más trágico del mundo, y de ese desgarro es, precisamente, de donde sale la gracia. A ver si no, de qué. A ver cómo sobrevive uno en esta casa de putas si se lo toma, encima, por la tremenda.

En cuanto a lo que el diodeno dé de sí, bueno estará y usted lo sabe. Hay gente que sale en la tele y cree, ¿verdad?, que lo de firmar autógrafos y lo de muy bueno lo tuyo es algo que dura toda la vida. Parece mentira, pero en este país donde a uno lo aplauden y al día siguiente lo apuñalan con idéntico entusiasmo, menudean fistros con menos futuro que un espía sordo, de esos que creen que el triunfo llega y no se va nunca. Pero a usted, don Gregorio, no hay más que mirarle la cara. Usted tiene más mili que el cabo Tres Forcas, y nadie tiene que contarle de qué está hecho el éxito. Sobre todo el éxito de la tele, que suele actuar como un macró con las lumis: las pone al punto en las mejores esquinas y luego, cuando están quemadas y hechas polvo, las cede a los compadres de los puticlubs, a precio de saldo.

Así que Dios lo bendiga, maestro. Y que le dure.

20 de noviembre de 1994.-

*

Descargue y lea aquí el artículo de Pérez Reverte

vía G-Drive

http://tinyurl.com/y7ts58xq

*

Nostalgia de la rectitud

27 October 2017

twitter: @eugenio_fouz

THE BROWNING VERSION, from left: Ben Silverstone, Albert Finney, 1994, © Paramount

Aquellos que guardan respeto por las lenguas clásicas y los profesores de latín no permanecerán indiferentes a este texto de Ignacio Peyró. Difícil no leer más de una vez.

Lea los tres primeros párrafos del texto aquí para pasar a leerlo completo en el enlace que sigue.

*

TRIBUNA LIBRE; El Confidencial, 24/10/2009

Amo, amas, amat – Lamentación por los viejos profesores de latín

IGNACIO PEYRÓ

“El tiempo que todo lo engulle ha engullido también a aquellos viejos profesores de latín que llevaban gafas sucias y trajes color caca: esos seres gruñones, arbitrarios, generalmente dispépticos, perfectamente entrañables. Los retrató para siempre Evelyn Waugh en el personaje –“más bien calvo y más bien corpulento” de Scott King. A los profesores de latín cabía agradecerles al menos una cosa: su nula voluntad de parecer modernos. A buen seguro, su relación con el mundo era armónica: el mundo los despreciaba tanto como ellos despreciaban horacianamente al mundo, en una colisión tan evidente que no era necesario añadirle mucho afán.

Al fin y al cabo, los profesores de latín se permitían uno de los placeres más altos de la vida: ser alguien pintoresco, ornamental, inútil, válido tan sólo para decirle al ignaro que las comas no se ponen para salpimentar el texto o que Venus no sólo es nombre de un club de carretera. En fin, los profesores de latín constituían un modelo humano en clara contradicción con el de David Bisbal: eran casi los únicos capaces de decir ‘nosotros, que hemos perdido’, con toda autoridad, con toda dignidad. El consuelo de que su verdad fuera más alta que el mundo podía ser el último refugio en las noches de insomnio y crisis pero –por lo general- era cosa que se resolvía con una sonrisa de escepticismo elegante, también por lo evidente: envanecerse del idealismo propio no deja de ser característico de la inmadurez. Con Hazlitt, venían a mostrar que hay una dimensión distinta a la sumisión fatal a los poderes del día.

Hoy que las facultades de Humanidades son el camión de la basura de la revolución, perdido todo orgullo erudito, con los profesores en cuyas manos temblaba el verso dulce de Virgilio participando en funciones de teatro alternativo o jaleando a Evo Morales, uno sólo puede recordar con emoción a esos profesores que intentaban inculcar las glorias de la civilización a los alumnos, con los mismos argumentos de indefensión que San Francisco ante el lobo. Me gusta imaginarlos repasando a escondidas algunos versos licenciosos de Catulo para aligerar las horas de gramática, o permitiéndose la fantasía de una pajarita o una pipa; acaso emocionándose, una vez al año, al recitar el ‘Beatus ille’ a los alumnos, mientras, naturalmente, los alumnos estaban a cualquier otra cosa. El mundo iba así cuando iba mejor. En The Rector of Justin, la gran novela de Louis Auchincloss, el carácter opcional del latín marca el momento en que la vieja escuela deja de ser la vieja escuela. Entra la modernidad como una bomba fétida y uno supone que no tardarían en entrar el conocimiento del medio o la pretecnología. Por supuesto, el latín necesita reivindicarse tanto como la belleza de Cleopatra: es decir, no lo necesita.” (…)

*

https://www.elconfidencialdigital.com/opinion/tribuna_libre/Amo-Lamentacion-viejos-profesores-latin_0_1273672624.html

**

He puesto una copia imprimible en @SlideShare vía @LinkedIn:

http://tinyurl.com/y958qpu8

***

No he podido evitar relacionar el texto con la imagen de este profesor interpretado por Albert Finney y la escena final con uno de sus alumnos.

Ser español (Cristian Campos)

7 May 2017

twitter: @eugenio_fouz

[Las hilanderas, Velázquez]

*

Extracto de artículo de Cristian Campos vía @elespanolcom

LA TRIBUNA

http://www.elespanol.com

“100 razones por las que es mejor ser español que no serlo

Cristian Campos

@crpandemonium

06.05.2017

  1. Por los españoles, claro. Incluidos aquellos que no quieren serlo. Porque esos, precisamente, son los españoles por antonomasia.
  2. Por Pase de pecho, de Miquel Barceló.
  3. Por las veinte mejores canciones de la historia del pop español: La muchachita (canción antinacionalista zamorana) (Veneno), Bella Kali (Las Grecas), Mediterráneo (Joan Manuel Serrat), El ángel Simón (Nacho Vegas), La leyenda del tiempo (Camarón), So payaso (Extremoduro), Joselito (Kiko Veneno), Ni tú ni nadie (Alaska y Dinarama), Reunión en la cumbre (Los Planetas), Maricas (Los Punsetes), Tatuaje (Valerio, León y Quiroga, cantada por Concha Piquer), La casa del misterio (Ilegales), Por qué te vas (Jeanette), Baila Sumeria (Triángulo de amor bizarro), Mi gran noche (Raphael), Cita en Hawai (La Mode), La bien pagá (Perelló y Mostazo, cantada por Miguel de Molina), Calgary 88 (Antònia Font), Groenlandia (Zombies), La chica de ayer (Nacha Pop).
  4. Por la España del siglo XVI, cuando este país era lo más parecido a un Estado de derecho moderno que existía en toda Europa. Y desde luego uno bastante más benévolo y tolerante que la mucho mejor publicitada Inglaterra isabelina.
  5. Por Bambino.
  6. Por Luis Benedito, el taxidermista del museo de Ciencias Naturales que recibió a principios de los años 20 del siglo pasado el encargo de disecar un elefante cazado por el abuelo del actual duque de Alba. Benedito, que nunca había visto un elefante y que no sabía que los testículos de estos animales no son externos sino internos, tiró de imaginación y le encasquetó al pobre animal un par de huevos que lo convirtieron en el único paquidermo sobre la faz de la tierra con los cojones más grandes que el caballo de Espartero. Literalmente.
  7. Por Breve historia de España, de Fernando García de Cortázar.
  8. Por los cafés con leche en vaso. Y por la magdalena que suele acompañarlos.
  9. Por los y las chonis.
  10. Porque tenemos el único himno del mundo específicamente diseñado para que a nadie se le olvide jamás la letra: “LOOO LOO LOOLO LOLOLOLOLOLOLO LOLOLÓ LOO LÓ LOLOLOLOLOLÓ…”.
  11. Por el palo cortado Leonor. Puro zumo de roble. Un jerez que cuesta 20 € y vale 200 €. Si no es el mejor vino español del siglo XXI muy poco le falta.
  12. Por el milenarismo de Fernando Arrabal. De cuando la TV todavía era divertida y no insultaba la inteligencia del espectador.”(…)

Lea la versión completa en http://www.elespanol.com:

http://www.elespanol.com/opinion/tribunas/20170505/213848615_12.html

*

El castellano es una lengua antigua

9 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

Extracto de artículo publicado en “El Telégrafo”

10.1.2017.-(Ecuador)

“Antonio Martín Soro (Palma de Mallorca, España, 1975) es de los académicos que adora leer a Virgilio y a Platón, pero en su lengua original. Tiene tatuada la fecha de su natalicio sobre cada uno de los dedos y una cabellera que se prolonga hasta la mitad de la espalda, semejante a la de un baterista de heavy metal. Todo esto aparte de una actitud jovial, que admite preguntas al granel. Con una licenciatura en Filología Clásica por la Universidad de Murcia y dos libros escritos -uno sobre teoría grecolatina y una novela sobre los ‘amores tóxicos’-, tiene 5 años en Ecuador dando clases de crítica literaria, griego y latín, ya en la Universidad Estatal, ya en el colegio Cruz del Sur o en cursos particulares en La Casa Morada. Por eso, el tema predominante es esta lengua que, según él, de muerta no tiene absolutamente nada.” (…) 

http://tinyurl.com/huh8yq4

*

¡España, adelante! (Alex Grijelmo)

19 February 2017

twitter: @eugenio_fouz

resizer

*

artículo de Álex Grijelmo: “España adelante!”

LA PUNTA DE LA LENGUA

“España adelante!”

Los idiomas se prestigian sobre todo con su buen uso; a lo que suele convenir además la transmisión limpia de palabras transparentes

ÁLEX GRIJELMO

5 FEB 2017 .-ELPAÍS

El PP también ha intentado recortar entre los signos ortográficos. Es lo que tiene llevar carrerilla. El lema de su próximo congreso político se mostró así textualmente:

“España adelante! 18 congreso popular”.

Veamos los recortes aplicados ahí:

1. Ausencia de un signo de exclamación. La primera falta consiste en omitir la exclamación de apertura, signo que se considera obligatorio en español y que venimos empleando desde la ortografía académica de 1754. Los responsables del PP se escudaron en una decisión de los diseñadores. Y en efecto, un artista puede buscar la transgresión para hallar nuevos ámbitos expresivos. Sin la transgresión no habrían existido ni el jazz ni el cubismo. Ahora bien, tal vulneración de lo establecido debe abrir caminos interesantes o superar los anteriores; mostrar un rasgo de genialidad que haga perdonar la falta de respeto por la norma. Sin embargo, ciertos artistas se quedan en la transgresión ortográfica como todo mérito, sin que les acompañe ningún talento adicional. Así ocurre en la publicidad, donde a veces se pisotea el español sin más aportación que los propios zapatazos. Pero sería deseable que en ámbitos cultos y formales (como ese congreso del PP) se mantuviesen los útiles rasgos del castellano.

2. Ausencia de una coma. El sustantivo “España” en la oración “España adelante” se entiende como un vocativo, una apelación a actuar o atender a aquello que se dice a continuación. Y esos vocativos necesitan una coma: “Vamos, Rafa”, “Rafa, no te desanimes”. “¡Rafa, arriba!”. Por tanto, debió escribirse “¡España, adelante!”… y esperar a ver qué contesta España.

3. Ausencia del ordinal. A “18 congreso popular” le falta una letra voladita (º) que represente al ordinal “decimoctavo” (18º), pues de otro modo se lee “dieciocho congreso”, una expresión inelegante y poco adecuada para una entidad de la que cabía esperar cierto esmero en la expresión.

Luisa Fernanda Rudi mostró con toda ingenuidad esos tres fallos cuando salió al ruedo para presentar el lema del congreso. Las críticas no tardaron, empezando por los periodistas presentes, y el partido rectificó enseguida su cartel. Suprimió la exclamación de cierre, añadió la coma (“España, adelante”) y mantuvo lo de “18 congreso”. O sea, no abandonaba del todo la política de recortes: incorporaba un signo, pero a cambio de quitar otro y de mantener el despido improcedente de la voladita.

El presidente de la Generalitat de Cataluña remitió días atrás una carta a Rajoy en la que también se deslizaban tres faltas: “remetimos” en vez de “remitimos”, “a parte” en vez de “aparte” y “llegar a la conclusión que” en vez de “llegar a la conclusión de que”. Se hace difícil imaginar que esos fallos los hubiera cometido Puigdemont en catalán, lengua que la Administración autonómica siempre cuidó en todos los detalles de su expresión pública.

El PP bien podría tomar tal pulcritud como referencia para demostrar que los idiomas se prestigian con su buen uso; a lo que suele convenir además la transmisión limpia de palabras transparentes. Y en esa línea sería deseable también una precisa definición de lo que va a significar para todos ese “adelante” del Partido Popular. Porque en política unos llaman caminar “adelante” a lo que para otros sólo supondrá seguir yendo hacia atrás.

*

http://elpais.com/elpais/2017/02/03/opinion/1486116704_524947.html


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama