Posts Tagged ‘Arthur Rimbaud’

La imagen que nos queda de los poetas

1 November 2016

twitter: @eugenio_fouz

cernuda-620x349

No sé si me pasa solo a mí o si es que no había más fotografías de los poetas para guardar en el recuerdo. Parece que algunos de los poetas de otras generaciones hablaron con las musas de mayores. Yo echo en falta el eco de una instantánea de Vicente Aleixandre joven, de Dámaso Alonso. Me gusta la imagen de Rimbaud pensativo apoyando su barbilla en la mano. Me gustan las fotografías de Cernuda leyendo, posando o fumando en pipa, siendo un extranjero allá en Méjico, y en su país un exiliado.

cernuda1Luis Cernuda

*

Dejadme solo

“Una verdad es color de ceniza,
Otra verdad es color de planeta;
Mas todas las verdades, desde el suelo hasta el suelo,
No valen la verdad sin color de verdades,
La verdad ignorante de cómo el hombre suele encarnarse en la nieve.

En cuanto a la mentira, basta decirle “quiero”
Para que brote entre las piedras
Su flor, que en vez de hojas luce besos,
Espinas en lugar de espinas.

La verdad, la mentira,
Como labios azules,
Una dice, otra dice;
Pero nunca pronuncian verdades o mentiras su secreto torcido;
Verdades o mentiras
Son pájaros que emigran cuando los ojos mueren.”

(LUIS CERNUDA, del libro “Un río, un amor”)

Advertisements

Helter skelter

19 September 2013

EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

Arthur Rimbaud (el poeta del centro, mirada pensativa y barbilla apoyada en la mano)

Arthur Rimbaud (el poeta del centro, mirada pensativa y barbilla apoyada en la mano)

La lluvia allí no es más que una rosa entreabierta” (Luis Cernuda)

Yo leo un libro en el parque. Los niños juegan esta mañana de abril, los pájaros felices cantan. El cielo azul se vuelve añil y el aire enloquece de repente. Llueve. Los columpios quietos, el tobogán vacío y el jolgorio se apaga. Tan solo quedo yo a solas con la voz escrita en las páginas que toco con los dedos.

En el tobogán yo me dejo caer con la cabeza por delante. El mundo patas arriba. Soy el chaval de trece años que lee de noche los exorcismos del padre Karras en una novela oscura y tengo miedo. Voy hacia abajo y escucho el doble lenguaje de Calamaro. El sombrero dibujado en la página impresa tenía sorpresa: un elefante en la barriga de la serpiente esa ¡Vaya con el principito! Haciendo caso a las teorías de Newton sigo cayendo y medio recuerdo las anotaciones de Harry Haller y me conmueve “De profundis” de Wilde. Me mareo, en serio, pero le entiendo Heathcliff igual que a Romeo. El amor nace en el corazón de una mujer marcada con una A escarlata. Cojo velocidad en este viaje sin frenos por el tubo, y es que “helter skelter” es un tobogán en forma de espiral, una canción de los Beatles y la locura. (En literatura siempre hay otra lectura.)

Los pies miran hacia arriba al tiempo que yo me deslizo por este tubo pistacho, acho, sin final y me da la risa, no tengo prisa. Leía a Rimbaud, ya sabe: “Le bateau ivre” o si prefiere “El barco borracho” en mi lengua y en gabacho. Era yo el poeta a los 7 años y escribía en libretas y blocs. Mi madre nos recitaba sueltos los versos de Bécquer y golondrinas y nidos en los balcones. Un toro de luto y un castigo convierten a Miguel en mi amigo. Leo en voz alta a García Lorca “ verde que te quiero verde” ¿Dije ya que llovía?

Soy yo quien está siendo arrastrado al centro de la tierra- ahora mojada-y me caigo, me caigo. Mm… huelo el perfume de las flores, es primavera, por ahí pasa una mujer (pensaría Baudelaire). Cruzando el mar Cortázar juega con las letras y las va a marear. Un diario deshojado y revuelto a medio leer en el suelo, y pienso a la fuerza en los versos libres de Whitman, en los libros de Corso y los relatos de Roald Dahl ¡Uf! Me siento fatal, se suben como cerveza las rimas a mi cabeza “tiger, tiger burning bright in the forests of the night”.

No dejo de caer hacia abajo ¡carajo! Segismundo hablando solo “¿y teniendo yo más alma, tengo menos libertad?”, la Celestina enredando a Melibea, don Quijote soñando con Dulcinea. Es el fin y quiero volver arriba otra vez, releer de Anaïs Nin sus diarios, los viajes de Gulliver, y la vida inversa de Benjamin Button. Necesito una razón para seguir. Quiero un verso que salve mi vida mañana.

 (artículo de OPINIÓN publicado el día 30 de abril de 2013 en #EXILIOINTERIOR @laverdad_es)

I wanna be black, man

15 February 2013

twitter : @eugenio_fouz

Barack Obama and kid,

Barack Obama and kid

I wanna be black. Yes, man. I wanna be black. I wanna be black like Lou Reed used to say. I wanna be black, I like black colour. I like soul & I like jazz. When I was a kid I wanted lots of things, when I got older I had many more dreams. And the dreams were not real life. Solitude and suffering were my best friends. I thought or imagined a twin angel talking to my ears. The options were music, street or books. I started poetry reading and came across Rimbaud and the French, and Lorca, Blake and others. Later, read novels, read literature and Dylan and so on. I found out the rhythm thanks to Marvin Gaye and the dance of the fifth brother-the Jacksons, I mean.  Flipped out with Martin Luther King and his poetical verse “I have a dream” like a mantra or something true. Got interested in jazz again and met the Prince of Bel Air for years in the screen. Fancied TV series later about some niggers surviving in the streets in Baltimore. I like some gestures some people make. I still remember that one at the number ten in the city of the Big Ben. Two men shake hands at the entrance door. I love the damned elegance at walking. I wanna have that fraternal spirit and speak in a woman´s voice like wine, Amy, you know, I wanna call you brother. I wanna be black, man.


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

Cass in the Wilds

Stick your face in the schnoz of a dandelion

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama