Posts Tagged ‘alumnos’

Excursiones, contagio masivo y carta abierta de jefa de estudios de un instituto madrileño (Mallorca, junio 2021)

8 July 2021

twitter: @eugenio_fouz

profesora jefa est

Christy Turlington, modelo

_

Extracto de noticia publicada en el Diario de Mallorca, 30/6/2021

Lee la carta viral de una jefa de estudios con alumnos afectados por el macrobrote de Mallorca
La docente y escritora Marta Marco Alario es la autora del texto sobre la actitud de los estudiantes – “Os vais a Mallorca en busca del coronavirus”, les recriminó a los jóvenes antes de partir
Redacción
Palma | 30·06·21 | 21:20 
“Sí, mi instituto es uno de los cuatro que también se han visto salpicados por este brote y la responsabilidad es única y exclusivamente de las personas que se han contagiado (alumnos del centro, muchos de ellos menores aún -pero con sobrada información de la capacidad de contagio y funcionamiento de este SARS-, y de los familiares que se lo han permitido) porque como esta coordinadora covid les dijo a cuatro de estos alumnos (dos de ellas finalmente fueron al viaje y otros dos, afortunadamente y gracias a haber suspendido la asignatura de Lengua, no): “Os vais a Mallorca en busca del coronavirus después de que durante meses, en el instituto, nos hayamos dejado la vida para que no os contagiéis y no contagiéis a vuestras familias”.”

(…)

Seguir leyendo: 

https://www.diariodemallorca.es/buzzeando/2021/06/30/carta-jefa-estudios-alumnos-afectados-macrobrote-mallorca-54524946.html

*

Marta Marco

La profesora se llama Marta Marco Alario, es guadalajareña e imparte Lengua y Literatura Española en un instituto de Madrid.

Aquí está la entrevista que le hacen en el Diario de Mallorca, 1/7/2021:

Principio de la entrevista: 

“PREGUNTA-¿Qué le motivó a escribir la carta?

RESPUESTA-Me sentí decepcionada con los chavales y esa decepción me llevó a escribir. Porque los estudiantes deciden irse por su cuenta y sin ninguna participación del centro. Y hacerlo sin haber terminado el curso. De hecho, en el instituto hay un momento de tensión porque las fechas del viaje coinciden con la convocatoria extraordinaria y algunos alumnos eso les frustra los planes, porque ya han pagado el viaje a Mallorca y necesitan un certificado oficial del instituto para que les devuelva el dinero la agencia que han contratado por su cuenta. La decepción es con los que se van, que son los buenos alumnos que lo han aprobado todo. Y deciden hacerlo pese a todo, pese a las normas de convivencia y disciplina que hemos aprendido y aplicado durante el curso para hacer frente a la pandemia.”

(…)

Lea a continuación: 

https://www.diariodemallorca.es/mallorca/2021/07/01/escribi-carta-estudiantes-afectados-macrobrote-54567842.html

**

La carta completa de la profesora fue publicada en Facebook y la recoge “El Español” 

https://tinyurl.com/43ep35e8

1625404857186

__

CARTA de Jefa de Estudios

Marta Marco Alario (30.6.2021) 

“Sí, mi instituto es uno de los cuatro que también se han visto salpicados por este brote y la responsabilidad es única y exclusivamente de las personas que se han contagiado (alumnos del centro, muchos de ellos menores aún -pero con sobrada información de la capacidad de contagio y funcionamiento de este SARS-, y de los familiares que se lo han permitido) porque como esta coordinadora covid les dijo a cuatro de estos alumnos (dos de ellas finalmente fueron al viaje y otros dos, afortunadamente y gracias a haber suspendido la asignatura de Lengua, no): “Os vais a Mallorca en busca del coronavirus después de que durante meses, en el instituto, nos hayamos dejado la vida para que no os contagiéis y no contagiéis a vuestras familias”.

Hasta donde pueda llegar mi testimonio en este rinconcillo, os contaré que este viaje lamentable no tiene nada que ver con el instituto (y puedo afirmar que con ninguno). La jefa del departamento de Actividades Extraescolares, Jefatura de Estudios y Coordinación Covid-19 no han organizado ni mucho menos autorizado (puesto que ha sido ajeno al centro) semejante estupidez con forma de contagio masivo. No solo eso, sino que, además, la agencia de viajes que ha promovido este atropello sanitario les dio las fechas del viaje cerradas coincidiendo con los exámenes de la evaluación extraordinaria y se nos instó a que, desde la Jefatura de Estudios, enviásemos a dicha agencia un documento donde especificáramos que algunos alumnos habían suspendido para que se les pudiera devolver el dinero puesto que ya lo habían pagado (sin sospechar que podrían suspender y tener que examinarse en las fechas marcadas para ello desde la dirección del centro).

Suma y sigue, esta jefa de Estudios adjunta tuvo un arduo debate con dos alumnas (una de ellas, al parecer, negacionista) porque pretendieron que el equipo directivo cambiara las fechas de los exámenes para ellos poder irse cuando la agencia imponía.

Suma otra y sigue más, esta coordinadora Covid se tuvo que tragar como un sapo de dos kilos de gordo las palabras de una alumna que cuando fue a recoger su orla y las de los compañeros/amigos que estaban en Mallorca, soltó un: “Estoy aquí por culpa vuestra porque si no llega a ser por el de Lengua yo estaría en Mallorca con los demás” y aunque me tragué el sapo, le contesté: “Si pasa algo en Mallorca tendrás que dar gracias al magnífico profesor de Lengua con quien tú sola has suspendido”.

Recoge la noticia que los estudiantes han dicho que no les obligaban a llevar mascarilla. ¿Perdón?, ¿en serio?, ¿a estas alturas hay que “obligar” a futuros universitarios a llevar mascarilla?, ¿hay que obligar a casi adultos a cumplir una norma mundial?, ¿a qué jugamos?, ¿vamos a dejarnos chantajear por un argumento tan infantil usado de forma torticera por personas que han jugado a ser adultos viajando a kilómetros de sus hogares para, no nos engañemos, cogerse una cogorza detrás de otra lejos de padre/madre?, ¿en qué quedamos?, ¿adultos o niños? Y voy más allá… Si no hubiera acabado el curso, ¿ahora estarían en el instituto poniendo en peligro a quienes se han desgastado protegiéndolos?

A veces pienso que el ser humano está mejor confinado. Luego pienso que la mezquindad es minoritaria y me consuelo un poco. Pero poco, porque si algo he aprendido este año, con toda la información que manejo como jefa de estudios adjunta, como coordinadora Covid y como rara avis que no entiende otra forma de vida que en sociedad, capaz de anteponer su grupo o a otro miembro de este frente a sí misma como ente individual, es que hemos vuelto a fracasar por culpa del individualismo, del egoísmo y de un egocentrismo mal gestionado.

Han sido nueve meses en los que he visto funcionar mi centro bajo un militarizado Plan de Contingencia elaborado por una directora que jamás antes había hecho nada igual; nueve meses durante los que el profesorado ha trabajado por la mañana presencialmente y por la tarde atendiendo desde sus casas a los alumnos confinados; nueve meses en los que he visto el miedo en los ojos de mis compañeros, porque no olvidéis que los docentes somos el único colectivo (el único) que fuimos lanzado contra el coronavirus sin protección de ningún tipo; es necesario que sepáis que somos el único colectivo que hemos estudiado hasta cuatro protocolos, que sabemos usar medidores de CO2, que sabemos el plano de nuestro centro de trabajo para poder generar una ventilación cruzada que evite contagios, que hemos trabajado durante tres meses a menos de 10 grados y durante varios días a más de 28.
Han sido nueve meses de hablar semanalmente con un técnico de sanidad para controlar la pandemia en los adolescentes y sus familias; nueve meses en los que si la mayoría de las familias contagiadas han colaborado dándome toda la información para que los rastreos fueran efectivos, otras me han mentido descaradamente ocultando el foco para intentar enviar a sus hijos al centro o acortar los días de confinamiento; nueve meses en los que los coordinadores Covid éramos los encargados de cuidar y gestionar la atención a los alumnos con síntomas compatibles.

Han sido nueve meses en los que he confinado a casi 500 alumnos, docentes, personal de limpieza y auxiliares de control para protegeros (protegeros) de los 68 positivos con los que hemos convivido en las aulas mientras no se positivaron; han sido los peores nueve meses de mi vida porque he tenido una responsabilidad que no me correspondía. Y estoy viva. Y la gente dice que lo hemos hecho muy bien. ¿Muy bien? Si lo hubiera hecho muy bien, la egoísta panda de mezquinos que se ha ido a Mallorca a hacer lo que les ha salido del nabo después de llevar nueve meses escuchando mis instrucciones y consejos, se habría quedado en su maldita casa.

Hasta aquí. Esta coordinadora Covid felicita a todos los coordinadores Covid porque han sido fundamentales en la “contención” de la pandemia y se despide del cargo, agotada y derrotada. Que después de nueve meses no reconozcan el “Carpe Diem” en Garcilaso tiene un pase… pero que se vayan al encuentro de la muerte, no.

Sigo clamando en este desierto por una reforma efectiva del sistema educativo que nos devuelva las horas de Literatura secuestradas, de Historia y de Filosofía en la lengua en la que amamos (no a la que amamos) y que se dejen de nimiedades que conducen a crear adultos infantilizados, egoístas y flojos. Hace falta Pensamiento en una sociedad individualista que hace aguas por todas partes.

Ah, por cierto, mi EPI, sigue sin llegar.”

 

1625472426031

*

 

Derechos a diestro y siniestro

7 February 2021

twitter: @eugenio_fouz

-@tumblr-

Derechos a diestro y siniestro
Eugenio Fouz

And you called yourself a teacher? / I didn´t call myself anything. I was more than a teacher. And less.” (Frank McCourt)

Las escuelas sirven para educar y enseñar cosas a los alumnos que acuden a ellas. Aunque parezca una obviedad, a veces conviene recordarlo. Para enseñar una asignatura en clase el profesor cuenta con alumnos que prestan atención, permanecen en silencio mientras habla y toman notas de vez en cuando. En el supuesto de que el alumno pertenezca a la categoría inmediatamente superior, dedicará tiempo fuera del aula a reflexionar, leer, releer, escribir y estudiar apuntes, consultar libros-más de uno- y aprender de memoria determinados puntos vistos en clase.

Si todo sigue su curso normal, el profesor enseña y el alumno aprende. Todo lo aprendido debe ser demostrado por el alumno a un observador objetivo e imparcial que es el profesor -por extensión, el centro educativo al que pertenece. A lo largo de los días de clase, el profesor propone ejercicios para realizar dentro y fuera de clase y finalmente, test o exámenes. Los exámenes son una forma de valorar el conocimiento de los alumnos. La verdad es que no debería ser el único modo de hacer esto. De hecho, cada profesor cuenta con su propio método recogido en el apartado de evaluación incluido en la programación didáctica de su asignatura.

Entre otros aspectos, la evaluación debe contemplar además un porcentaje que valore la actitud del alumno, su trabajo en el aula (cuaderno, pizarra, fichas, intervenciones) test sin aviso previo, exámenes y ejercicios. Otro aspecto a tener en cuenta es la asistencia. Muchos profesores asumimos la asistencia como un valor incuestionable; no obstante, hay alumnos que se ausentan y justifican -otros ni siquiera se molestan en esto- su falta puntualmente. Los profesores tendríamos que contabilizar la asistencia a partir de un porcentaje razonable de asistencia y no como viene aplicándose ahora, asumiendo un tanto de faltas admitidas. La asistencia ha de ser activa, porque siguiendo a Steven Wrighthay una fina línea que separa al pescador del individuo parado en la orilla sin hacer nada como un idiota”.

Llegado el final de cada trimestre se realizan exámenes de evaluación gracias a los cuales los profesores medimos el alcance del conocimiento, habilidades y parte de las competencias adquiridas por nuestros alumnos. En ocasiones hay suspensos y los alumnos quieren ver sus exámenes y el modo en que han sido calificados. Los profesores explican dónde, cómo y qué han hecho mal. La mejor explicación, la explicación más objetiva de una prueba, calificación, valoración y errores la conoce el profesor.

A principios del año 2019, un artículo publicado en el diario EL PAÍS se hacía eco de una cuestión que preocupaba a los padres de los alumnos, a los alumnos y a los profesores (Ignacio Zafra y Ana Torres, “¿Tienen derecho las familias a revisar los exámenes corregidos de sus hijos?“; El País, 31.01.2019). El caso está resuelto a favor de los padres y los alumnos. Según argumentaron algunos padres, no se veían capaces de entender las aclaraciones de los profesores en ciertas asignaturas consideradas difíciles para ellos que quieren involucrarse en la educación de sus hijos. Ahí radica parte del desencuentro. Los hijos son quienes han de ser enseñados y evaluados, no sus padres.

Con todo, hay alumnos descontentos a causa de la severidad de algunos docentes a la hora de corregir los errores que ellos -y probablemente sus padres también- consideran irrelevantes o triviales. En lugar de eso, deberían agradecer la dedicación del profesor y el nivel de exigencia requerido. Un profesional de la enseñanza está dedicado a su asignatura y quiere que sus contenidos se entiendan y se aprendan bien.

Por dar un ejemplo, el instructor de natación indulgente podría suponer un riesgo para sus pupilos haciéndoles creer que son capaces de manejarse en un medio acuático aún sin estar suficientemente preparados.

Los padres de los alumnos que solicitan copia de los exámenes finales de sus hijos lo hacen para estudiarlos en casa, para ayudarlos. Esta concesión a los padres (también a nuestros alumnos) implica una desconfianza hacia el profesor que enseña, puesto que no considera suficientemente satisfactorias las explicaciones que pueda ofrecer el docente acerca del examen y, seguramente, la actitud de su hijo en clase. Cabe pensar que el alumno, -y esto es una hipótesis- aprovechará la ventaja de estudiar los ejercicios que no ha realizado sobre otros alumnos que han confiado en la revisión abierta del profesor. Los solicitantes de copia de exámenes no acostumbran a asistir regularmente a clase ni son buenos estudiantes. La mayoría de las veces sus exámenes aparecen incompletos por lo que van a verse favorecidos con la copia entregada.

Nadie niega la comunicación con los padres, ( y por descontado con los alumnos); sin embargo, uno tiene la impresión de que el objetivo de algunos padres es que sus hijos obtengan el aprobado ¿Cómo luchamos los docentes contra este desprecio a nuestro trabajo? Uno se pregunta qué pasaría si no hiciésemos exámenes, si no elaborásemos pruebas de evaluación ¿Sería esta la mejor opción?

En fin, ninguno de esos padres que reclaman la copia escrita de los exámenes de sus hijos se ha acercado a hablar con el profesor y preguntarle: ¿qué tal es usted como profesor? ¿Explica usted bien?


Murcia, 21.01.21

__

artículo de opinión publicado en el periódico “Magisterio“, @magisnet 

el día 2.02.2021 

(solo para suscriptores)

__

#PDF

http://tinyurl.com/fce7on5c

*

Aunque no se lo crea, sé cuando está atento en clase

9 February 2018

twitter: @eugenio_fouz

Las cosas que no hay que hacer durante un examen

17 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

En realidad estos consejos se refieren a un examen de admisión pero tienen validez para cualquier prueba que sea realizada con seriedad

*

Extracto:

No te quieras pasar de listo nunca.-Tal cual, no quieras copiar o sacar un acordeón, las personas que están a cargo de los salones no se van a tentar el corazón para quitarte tu examen si ellos notaron algo sospechoso en tu comportamiento, simplemente no vale la pena.

Olvida que tienes celular.-Apágalo o ponlo en modo avión, no necesitas recibir mensajes durante la aplicación, incluso es posible que te pidan que lo pongas en un lugar especial el tiempo que estés en el salón resolviendo el examen y, si no te piden eso, nunca de los nuncas lo saques, eso será interpretado por las personas a cargo de los salones como intento de copiar y te quitarán el examen, si quieres saber la hora pues para eso es el reloj de pulsera.

Concéntrate nada más en el examen.-No estás allí para hacer amigos ni para socializar, si te encuentras con algún conocido lo saludas antes o después de la aplicación, no durante el examen porque igual, el intento de trabar comunicación con alguien se puede interpretarse como intento de trampa y te pueden quitar el examen (la rigidez con la que esto se ejecuta varía de institución en institución).

(…)

Continúe leyendo aquí:

http://tinyurl.com/mlo4r58

*

*

Películas sobre profesores, alumnos y escuelas

12 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

*

Haga clic sobre el enlace:

http://www.educaciontrespuntocero.com/recursos/peliculas-figura-del-docente/17274.html

*

Aula virtual & aula real

1 November 2014

twitter: @eugenio_fouz

image

Creo que moodle es una idea genial. El alumno no pierde de vista la escuela, las tareas e interactúa, si quiere, con sus profesores. A través del aula virtual se accede a imágenes, audios, apuntes o vídeos casi ilimitados. Hay profesores que aprovechan este espacio al 100% con foros, listados o exámenes.

Yo entiendo moodle como blogger y trato de hacer atractiva mi asignatura compartiendo fotografías, mensajes breves, enlaces, podcasts y vídeos. Utilizo sobre todo textos e imágenes.

El aula virtual es un instrumento complementario de la clase participativa en el aula real.

Feedback de urgencia: clase, vocabulario, práctica y herramientas

17 May 2014

twitter: @eugenio_fouz

 2014-04-26 10.28.22

Cuando una cosa no funciona es bueno preguntarse por qué no funciona, replantearse qué no se está haciendo bien y qué piensan los alumnos de la clase. La otra opción es no hacer nada.

Quería saber si preferían tener las clases en la lengua materna -castellano- y todos respondieron que no, que necesitaban aprender inglés. Uno de los chicos propuso la inserción de aclaraciones en castellano en casos puntuales. Obviamente, como profesor no es saludable acabar una lección habiendo hecho un trabajo que no ha entendido nadie.

Quise saber si les gustaba la asignatura de Inglés y he leído respuestas diciendo que sí y otras que no. Esta cuestión es subjetiva aunque no sería la primera vez que un profesor podría convertir una materia que no gusta en algo agradable. Esta es, en mi opinión, la satisfacción mayor que puede sentir un profesor. Escribí la pregunta porque es preciso saber qué les gusta y qué no les gusta.

La pregunta número 3 se refería a qué cambios harían en la clase y aquí propusieron más audios y dictados, más práctica y ejercicios en clase y una disposición más relajada para el paso de una actividad a otra. Una alumna propone mayor atención al vocabulario. Por otro lado un alumno solicita una exposición más clara de las tareas del cuaderno de clase. Me sorprende este punto ya que las tareas son anunciadas en la pizarra por medio de un icono representativo de un bloc y la palabra CUADERNO así como con una lista continua de números controlados y sincronizados en sus cuadernos y en mi dossier. Un alumno escribe que cambiaría al profesor y ahí creo que no puedo ayudar.

También propone una chica que repasemos a menudo las cosas y veo que tiene razón. Además de esto sugiere trabajar más el vocabulario y utilizar las pantallas que tenemos en el aula. Las pantallas tecnológicas interconectadas en el centro escolar era una herramiente pendiente que estoy empezando a utilizar. Un día después de haber leído el feedback de urgencia de este grupo preparé actividades de audio y vídeo, imágenes y textos expresamente para este grupo.

Pregunté si eran partidarios de hacer tareas en casa y solo los alumnos con buenos resultados contestaron afirmativamente a esta cuestión.

Memorándum.-EF; 16.05.2014

Frase malsonante escrita en la pizarra

7 April 2014

twitter: @eugenio_fouz

 Imagen

 

{imagen tomada de @Pinterest}

 

Ese profesor de lengua extranjera que llega a clase, ve una frase de mal gusto escrita en esa lengua que enseña en la pizarra y responde que le alegra comprobar que alguno de sus alumnos aprende vocabulario eficazmente

Moodle o Aula virtual fácil para profesores

16 February 2014

Moodle o Aula virtual fácil

I

Cómo componer una página de texto

 twitter: @eugenio_fouz

Imagen

1.-En primer lugar conviene decir que para trabajar en un Aula Virtual uno ha de ser profesor y pertenecer a un centro escolar que incorpore nuevas tecnologías en su programa curricular. Instalar el sistema supone una dedicación minuciosa en manos de profesores de Informática y otros entendidos de conexiones y redes. Hay que tener en cuenta que para activar el aula deben volcarse datos, códigos y listados que no se acaban en dos días. Lo que pretendo con este post es ayudar a quienes disponen de MOODLE, quieren componer una página de texto y no saben cómo empezar. Para evitar malentendidos aclaro desde ahora que este escrito podría titularse “Moodle para torpes” y que sería como el libro de recetas de cocina que un cocinero aficionado consulta para preparar un plato sencillo ¡Que aproveche!

2.-Entre en la dirección de la página web de su centro escolar o en la dirección inmediata de MOODLE. Teclee su nombre de usuario y contraseña. Una vez dentro del Aula Virtual elija la asignatura que le interese y haga clic con el cursor en ella. A continuación pulse el botón ACTIVAR EDICIÓN situado en la parte superior derecha de la pantalla (botón alargado rectangular)

3.-Diríjase al tema que le interesa. Supuestamente ya ha configurado la página del aula virtual en temas o semanas ordenados numéricamente.

4.- Aparecerán 2 persianas blancas: AGREGAR RECURSO (a la izquierda) y AGREGAR ACTIVIDAD (a la derecha). Diríjase a AGREGAR RECURSO y pinche ahí. Se abren estos menús: insertar etiqueta, componer una página de texto, componer una página web, enlazar un archivo o una web, mostrar un directorio y desplegar un paquete de contenidos IMS

5.-Las etiquetas son títulos o mensajes rápidos en medio de cada apartado.

6.- Componer una página de texto. Elija el texto que quiera volcar en el aula virtual, seleccione todo y marque copiar desde el programa procesador de textos “Word”. Una vez dentro de la persiana y si ha marcado componer una página de texto verá que se abre una ventana y es dirigido a una nueva página con el mensaje EDITANDO RECURSO.

7.- Escriba un título donde pone NOMBRE. Luego, ignore el apartado RESUMEN y vaya directamente a COMPONER UNA PÁGINA DE TEXTO. En el cuadro pegue su documento. En una persiana leerá el mensaje “MISMA VENTANA”, pinche ahí y seleccione NUEVA VENTANA y deslice el cursor hacia abajo hasta llegar al botón GUARDAR CAMBIOS Y REGRESAR AL CURSO.

Entonces está hecho y ya puede disponer de este documento ocultando o mostrando el contenido al pulsar el icono de un ojo.

{Este recurso es ideal para descargar e imprimir limpiamente un texto }

Preguntas que un profesor espera oír en un examen

9 February 2014

twitter: @eugenio_fouz

 Imagen

1.¿Puede venir, por favor?

2.¿Qué día es hoy?

3. ¿Se puede usar tippex?

4. ¿Podemos hacer las preguntas desordenadas?  

A medida que la prueba escrita avanza suele escucharse :

5. Esta pregunta no tiene sentido, profesor

6. Si este examen cuenta un 60% , ¿dónde está el otro 40%?

7.¿Cuánto tiempo nos queda?


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

El Lobo está aquí

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama