Posts Tagged ‘1984’

How to say years in English (vía Woodward)

10 November 2019

twitter: @eugenio_fouz

-via Woodward-

How to say and write the date in English language

1 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

[Woodward,- seen on @facebook]

El sentido de la educación

17 November 2016

twitter: @eugenio_fouz

botellonfeten

EXILIO INTERIOR

 

“Insist on yourself; never imitate” (RALPH WALDO EMERSON)

Un amigo me hizo reír el otro día al contarme que cuando era pequeño mientras veía la televisión sus hermanos le hicieron creer que no era él el único espectador, es decir, que la gente del otro lado de la pantalla podía verle si el aparato estaba encendido. Tal cual. Como si se tratase de una pantalla de esas de doble sentido de la célebre novela 1984 de Orwell. Me confesaba que desde entonces le preocupaba sentarse a ver la tele de cualquier manera y que dejó de hurgarse la nariz y hacer gestos raros. Se ponía serio cada vez que salía en la pantalla una chica que le gustaba. Me río, pero yo habría hecho lo mismo.

Hoy, ese amigo y yo nos hemos vuelto a encontrar y hablamos de cómo pasamos de aquella extrañeza que nos produjo la televisión a la cotidianeidad de la realidad virtual. En fin, como decía, hablamos de la inocencia que vivimos los dos. Recordamos el respeto que sentíamos entonces por todo. Obedecíamos a nuestros padres y a los profesores y no éramos tontos ni ilusos. Teníamos miedos que eran reales. Había cosas que pasaban de verdad y te dejaban aturdido unos días o durante semanas. No teníamos prisa por ser mayores.

Ahora, los chavales no quieren eso. Aparentemente, los adolescentes quieren vivir lo que no les corresponde. Ellos prefieren saltarse etapas y pretender ser lo que no pueden ser todavía. Los adolescentes hablan como adultos, fuman y beben, salen sin límite, disponen de un teléfono propio con saldo, un perfil en las redes sociales y sueñan con ser famosos. Y que sea rápido. La verdad es que lo tienen fácil.

Esto viene a cuento de la noticia de la muerte de una chica, el pasado 1 de noviembre, a consecuencia del consumo desmedido de alcohol en una salida clásica de botelleo. Lo triste del caso es que los chicos conocen el daño que ocasiona la bebida sin control, saben que no tienen edad ni razones para beber, que las fiestas clandestinas con alcohol no están permitidas y, con todo, burlan a la policía y se refugian en lugares cada vez más escondidos para seguir la fiesta. La chica no quería morirse esa noche. Nadie quería esto. Y sin embargo, sucedió. Uno se pregunta para qué sirve la educación o qué significa hoy en día ser padre. Nos falta vivir la vida más despacio.

Es cierto que en otro tiempo, mi amigo y yo queríamos divertirnos y ser amigos toda la vida. Teníamos miedos, por supuesto, y sabíamos que si hacíamos algo mal nos tocaría pagarlo. Teníamos miedo al fracaso en la escuela, a caer mal, a no aprender nada; pero había una clase de obediencia, una idea clara de principios y valores que traíamos aprendidos de casa. Si había algo que nos asustaba de verdad era la posibilidad de que no nos quisieran nuestros padres. Queríamos ser queridos, que se preocupasen por nosotros. Queríamos ser buena gente, dicho de otro modo, ser educados.

 [artículo de opinión publicado en @laverdad_es el día 16 de noviembre de 2016]

 

El baile del pirata

23 April 2016

twitter: @eugenio_fouz

68501.piratas-del-caribe

[Johnny Depp, actor]

***

EXILIO INTERIOR

El baile del pirata

EUGENIO FOUZ

“Nunca des una espada a alguien que no es capaz de sonreír y bailar.” (CONFUCIO)

Anteayer, mientras George Orwell discurría la historia de su distopía 1984, la ficción del Gran Hermano solo aparecía escrita en papel. Me propuse leer la obra antes de que el año dibujase los días en el calendario y lo logré. La novela describía una sociedad futura vigilada. Llamaba la atención la omnipresencia de las cámaras de televisión. Había una doctrina y un pensamiento que era el único aceptable. Hoy, treinta y tantos años después, hablaríamos de lo que es o no es políticamente correcto.

Volviendo al presente, resulta curioso que un desconocido decidiese filtrar de forma masiva a la prensa documentos comprometidos de cuentas bancarias de personas relevantes de la sociedad precisamente en el mes de abril. Ese es el mes en que el protagonista de la novela orwelliana comienza a escribir su diario personal. En la obra, Winston Smith compra un libro y este acto junto a la extravagancia del diario le convierten en un personaje clandestino. Winston va por libre y piensa por su cuenta. En pocas palabras, el señor Smith es un disidente.

Por entonces, hablo de 1984, no había Internet como lo conocemos ahora. Si hacemos caso a Wikipedia, la Worlwide Web no apareció hasta 1991. Con anterioridad a la sociedad distópica que el escritor británico había creado en su cabeza, la gente no se comunicaba por medio de teléfonos sin cable. Todavía se utilizaban líneas telefónicas fijas en los hogares y había cabinas de teléfono en las calles. Tuvieron que pasar varios años para disponer de teléfonos móviles que revolucionaron las comunicaciones, además de cambiar el estilo de vida de la mayoría de la gente. Era impensable cruzarse con individuos abducidos en la contemplación de datos o imágenes en una pantalla tocada de manera compulsiva. En aquellos tiempos nadie podía imaginar una sociedad como la actual, hiperconectada, adicta a la telefonía móvil y las redes sociales, exhibicionista, viral y sélfica.

Hemos pasado 1984 y la ficción fue superada. Hoy la vida se vive en mundos paralelos. La tendencia actual consiste en acercarse cada vez más a lo virtual y alejarse de lo real. Lo digital es lo que cuenta: ebooks, reputación online, apps para móviles, un tuit que te sube o te hunde. Somos Sims viviendo en un mundo audiovisual visto por otros Sims como nosotros. Esto es Second Life.

Hoy, en este mes tan cruel, los dedos de un pirata informático bailan sobre el teclado de su ordenador y desvelan los secretos de cuentas bancarias registradas en paraísos fiscales. Los llamados “Panama Papers” dejan en evidencia a quienes no son justos ni solidarios con el resto de la sociedad al evadir impuestos, pero la publicación de estos papeles demuestra el enorme poder del mundo virtual. El tratamiento de la información contenida en la red por parte de un hacker experto permite hacer mucho daño a mucha gente en muy poco tiempo. Esta vez los dedos del pirata hicieron un buen baile.

[artículo de opinión publicado en @laverdad_es; miércoles 20.0416]

 

 


Journalism As Literature

A graduate seminar at the University of Florida

Suspendermen

Elements of True Gentlemen

Elloboestaaqui

Disentería literaria

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama