Archive for the ‘Ethics’ Category

Una declaración de principios (Profesor insomne)

16 September 2013

twitter: @eugenio_fouz

Imagen

 

(Adrien Brody, Detachment (2011), dir. Tony Kaye) 

Este documento recoge los principios y valores de nuestro centro en referencia a las normas de convivencia en la escuela y los derechos y deberes de los alumnos y profesores como puntos esenciales del reglamento.  Además incorpora anexos de leyes, declaraciones de derechos y fuentes que, de algún modo, fundamentan las ideas contenidas en el mismo.

Este es un documento dinámico de un centro dinámico que busca ser mejor en todo momento y quiere preparar a la sociedad para la educación. La educación en su sentido más amplio e ideal es el objetivo a lograr: conocimiento de las materias, su aplicación en el día a día, sensibilidad e intelecto, respeto al prójimo, buenas formas y desarrollo integral del individuo.

De acuerdo con las ideas establecidas en nuestra Constitución española de 1978 y siguiendo la filosofía implícita en el documento de los 30 artículos de la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, que conocemos y aceptamos abiertamente, esta institución defiende la permanencia de la cultura, el esfuerzo y la iniciativa como piezas clave de la educación.

Nos regimos por valores democráticos y respetamos asimismo valores tradicionales. Entendemos como elementos indispensables en una educación de rigor los principios de autoridad, respeto y disciplina.

Ya en la Ley Orgánica del Derecho a la Educación (LODE) de 1985, siendo ministro de Educación José María Maravall, leíamos en el Titulo Preliminar, en su artículo 2º la importancia para la ley de impulsar el “pleno desarrollo de la personalidad del alumno” y el énfasis en “la adquisición de hábitos intelectuales” entre otros puntos. También se hablaba entonces, en el artículo 3º, de la libertad de cátedra del profesorado. Y más adelante, en su artículo  6º  del “respeto a la libertad de conciencia y la dignidad de los alumnos”. 

El decreto 115/2005 del 21 de octubre publicado en el Boletín Oficial de la Región de Murcia el 2 de noviembre de 2005 supone un avance claro en la especificación de los deberes y derechos de los alumnos en los centros escolares, así como en el intento de crear unas normas de convivencia que puedan llevarse a la práctica y la prueba de ese anhelo es la creación de un Plan de Convivencia, y la simplificación en la tipificación de faltas, facilitando así la labor educativa del profesorado. En cuanto a los deberes de los alumnos, el decreto en cuestión muestra (en su título III)  con tan sólo cuatro artículos cuatro ideas elementales e irrenunciables: el estudio como obligación, el respeto al profesor, la tolerancia con los compañeros y la participación del alumno en la vida escolar.

Pensamos que todos y cada uno de nosotros somos imprescindibles, y en eso consiste la convivencia. Creemos en la idoneidad del diálogo como vía de conocimiento y de resolución de cuestiones, problemas o conflictos; aunque puede haber otras vías.

En el artículo 26 de la Declaración de los Derechos Humanos y en el artículo 27 de la Constitución española se reconoce el derecho a la educación.  Y nosotros creemos que un individuo al comienzo del curso académico no puede ser el mismo individuo que durante el curso o al finalizar el curso. La educación debe hacerse ver en su formación y sus inquietudes.

Lo único que podemos exigir al alumno es que asista a clase, que traiga su material, que se comporte de manera correcta y sepa hablar y sepa guardar silencio, que respete a sus compañeros y profesores y que haga su trabajo. Su trabajo mínimo sería tomar notas y mostrar interés por las materias que se imparten. Si ese alumno es además estudiante, estudiará dentro y fuera del centro. Aún no habiendo superado las pruebas de evaluación, ese alumno será estudiante con asignaturas suspensas, pero al fin, estudiante.

En el artículo 24 de la Declaración de los Derechos Humanos se reconoce el “derecho al descanso y al disfrute del tiempo libre”. El alumno tiene derecho al descanso, pero ese derecho se merece habiendo trabajado previamente; si no, no se  merece.

Advertisements

Eight formulas

18 September 2010

One of the things I like from Dr. House is his intuition at work and the way he is always alone. Of course this doctor should not be the best example to follow in a hospital or a school. He seems to be exaggeratedly freewheeling to do or say whatever he feels like doing or saying.

Well, on the other hand, these are Eight Formulas

 

Not to pass exams or in other words, how to be a bad student

1. do not attend classes (classes are always a bore)

2. forget your material from time to time (do not carry books, dictionaries or notebooks. Most times they are so useless and heavy!)

3. do not be punctual. Try to enter the classroom at least 10 or 15 minutes late, so everyone might admire your new pullover and there will be only 45 minutes left to finish the period

4. whenever you think you have the chance interrupt your class asking anything to your classmate and don´t worry about the fact that someone is reading or the teacher is saying something. The class can wait for you to decide to stop talking, and anyway, the teacher is to repeat what he was saying only for you.

5. never do the homework. It is a stupid thing to make you work

6. do not ask questions in class. The teacher and your classmates could think you are not intelligent. (“Everybody usually understands everything at once!”)

7. do not revise your notes before the lesson finishes. It might be dangerous. It is a better idea to stress yourself the night before the examinations and keep worried and in bad mood the whole week

8. try to consider teachers and school as something you do not like

Oneself

24 June 2010

Sometimes some people think they know how you feel about your personal affairs. Sometimes some people think they have a right to tell you what your duties are in your own business.

Not always, but sometimes, oneself knows how to feel his own feelings.

Martin Luther King ´s verses

15 April 2010

(Martin Luther King Jr.-Born in Atlanta, 1929)

-A memorable speech in a deep voice-

I want to have in this blog the whole speech of a wonderful man.  I have always liked these words and the voice that spoke these words. That voice was about to tear out my heart. I could only listen to this man´s voice occasionally when I was a child and when I was a teenager. I kept on listening to his voice when I grew up to be a young man.

But here and now,  I can have his voice and his words forever.  All his words are here. I can say I ´ve got these verses in this modern diary.

These four words have transformed into poetry. These four words are well-know all over the world. These words belong to him. “I have a dream”…

Martin Luther King, Jr.

(delivered 28 August 1963, at the Lincoln Memorial, Washington D.C.)

[AUTHENTICITY CERTIFIED: Text version below transcribed directly from audio. ]

I HAVE A DREAM

“I am happy to join with you today in what will go down in history as the greatest demonstration for freedom in the history of our nation.

Five score years ago, a great American, in whose symbolic shadow we stand today, signed the Emancipation Proclamation. This momentous decree came as a great beacon light of hope to millions of Negro slaves who had been seared in the flames of withering injustice. It came as a joyous daybreak to end the long night of their captivity.

But one hundred years later, the Negro still is not free. One hundred years later, the life of the Negro is still sadly crippled by the manacles of segregation and the chains of discrimination. One hundred years later, the Negro lives on a lonely island of poverty in the midst of a vast ocean of material prosperity. One hundred years later, the Negro is still languished in the corners of American society and finds himself an exile in his own land. And so we’ve come here today to dramatize a shameful condition.

In a sense we’ve come to our nation’s capital to cash a check. When the architects of our republic wrote the magnificent words of the Constitution and the Declaration of Independence, they were signing a promissory note to which every American was to fall heir. This note was a promise that all men, yes, black men as well as white men, would be guaranteed the “unalienable Rights” of “Life, Liberty and the pursuit of Happiness.” It is obvious today that America has defaulted on this promissory note, insofar as her citizens of color are concerned. Instead of honoring this sacred obligation, America has given the Negro people a bad check, a check which has come back marked “insufficient funds.”

But we refuse to believe that the bank of justice is bankrupt. We refuse to believe that there are insufficient funds in the great vaults of opportunity of this nation. And so, we’ve come to cash this check, a check that will give us upon demand the riches of freedom and the security of justice.

We have also come to this hallowed spot to remind America of the fierce urgency of Now. This is no time to engage in the luxury of cooling off or to take the tranquilizing drug of gradualism. Now is the time to make real the promises of democracy. Now is the time to rise from the dark and desolate valley of segregation to the sunlit path of racial justice. Now is the time to lift our nation from the quicksands of racial injustice to the solid rock of brotherhood. Now is the time to make justice a reality for all of God’s children.

It would be fatal for the nation to overlook the urgency of the moment. This sweltering summer of the Negro’s legitimate discontent will not pass until there is an invigorating autumn of freedom and equality. Nineteen sixty-three is not an end, but a beginning. And those who hope that the Negro needed to blow off steam and will now be content will have a rude awakening if the nation returns to business as usual. And there will be neither rest nor tranquility in America until the Negro is granted his citizenship rights. The whirlwinds of revolt will continue to shake the foundations of our nation until the bright day of justice emerges.

But there is something that I must say to my people, who stand on the warm threshold which leads into the palace of justice: In the process of gaining our rightful place, we must not be guilty of wrongful deeds. Let us not seek to satisfy our thirst for freedom by drinking from the cup of bitterness and hatred. We must forever conduct our struggle on the high plane of dignity and discipline. We must not allow our creative protest to degenerate into physical violence. Again and again, we must rise to the majestic heights of meeting physical force with soul force.

The marvelous new militancy which has engulfed the Negro community must not lead us to a distrust of all white people, for many of our white brothers, as evidenced by their presence here today, have come to realize that their destiny is tied up with our destiny. And they have come to realize that their freedom is inextricably bound to our freedom.

We cannot walk alone.

And as we walk, we must make the pledge that we shall always march ahead.

We cannot turn back.

There are those who are asking the devotees of civil rights, “When will you be satisfied?” We can never be satisfied as long as the Negro is the victim of the unspeakable horrors of police brutality. We can never be satisfied as long as our bodies, heavy with the fatigue of travel, cannot gain lodging in the motels of the highways and the hotels of the cities. We cannot be satisfied as long as the negro’s basic mobility is from a smaller ghetto to a larger one. We can never be satisfied as long as our children are stripped of their self-hood and robbed of their dignity by signs stating: “For Whites Only.” We cannot be satisfied as long as a Negro in Mississippi cannot vote and a Negro in New York believes he has nothing for which to vote. No, no, we are not satisfied, and we will not be satisfied until “justice rolls down like waters, and righteousness like a mighty stream.”

I am not unmindful that some of you have come here out of great trials and tribulations. Some of you have come fresh from narrow jail cells. And some of you have come from areas where your quest — quest for freedom left you battered by the storms of persecution and staggered by the winds of police brutality. You have been the veterans of creative suffering. Continue to work with the faith that unearned suffering is redemptive. Go back to Mississippi, go back to Alabama, go back to South Carolina, go back to Georgia, go back to Louisiana, go back to the slums and ghettos of our northern cities, knowing that somehow this situation can and will be changed.

Let us not wallow in the valley of despair, I say to you today, my friends.

And so even though we face the difficulties of today and tomorrow, I still have a dream. It is a dream deeply rooted in the American dream.

I have a dream that one day this nation will rise up and live out the true meaning of its creed: “We hold these truths to be self-evident, that all men are created equal.”

I have a dream that one day on the red hills of Georgia, the sons of former slaves and the sons of former slave owners will be able to sit down together at the table of brotherhood.

I have a dream that one day even the state of Mississippi, a state sweltering with the heat of injustice, sweltering with the heat of oppression, will be transformed into an oasis of freedom and justice.

I have a dream that my four little children will one day live in a nation where they will not be judged by the color of their skin but by the content of their character.

I have a dream today!

I have a dream that one day, down in Alabama, with its vicious racists, with its governor having his lips dripping with the words of “interposition” and “nullification” — one day right there in Alabama little black boys and black girls will be able to join hands with little white boys and white girls as sisters and brothers.

I have a dream today!

I have a dream that one day every valley shall be exalted, and every hill and mountain shall be made low, the rough places will be made plain, and the crooked places will be made straight; “and the glory of the Lord shall be revealed and all flesh shall see it together.”

This is our hope, and this is the faith that I go back to the South with.

With this faith, we will be able to hew out of the mountain of despair a stone of hope. With this faith, we will be able to transform the jangling discords of our nation into a beautiful symphony of brotherhood. With this faith, we will be able to work together, to pray together, to struggle together, to go to jail together, to stand up for freedom together, knowing that we will be free one day.

And this will be the day — this will be the day when all of God’s children will be able to sing with new meaning:

My country ’tis of thee, sweet land of liberty, of thee I sing.

Land where my fathers died, land of the Pilgrim’s pride,

From every mountainside, let freedom ring!

And if America is to be a great nation, this must become true.

And so let freedom ring from the prodigious hilltops of New Hampshire.

Let freedom ring from the mighty mountains of New York.

Let freedom ring from the heightening Alleghenies of Pennsylvania.

Let freedom ring from the snow-capped Rockies of Colorado.

Let freedom ring from the curvaceous slopes of California.

But not only that:

Let freedom ring from Stone Mountain of Georgia.

Let freedom ring from Lookout Mountain of Tennessee.

Let freedom ring from every hill and molehill of Mississippi.

From every mountainside, let freedom ring.

And when this happens, when we allow freedom ring, when we let it ring from every village and every hamlet, from every state and every city, we will be able to speed up that day when all of God’s children, black men and white men, Jews and Gentiles, Protestants and Catholics, will be able to join hands and sing in the words of the old Negro spiritual:

Free at last! Free at last!

Thank God Almighty, we are free at last!”

See below the link from which I took this masterpiece. There you will find out footnotes and video from Martin Luther King.

http://www.americanrhetoric.com/speeches/mlkihaveadream.htm

Fe

9 April 2010

Este artículo de opinión fue publicado en LAVERDAD el 22 de marzo de 2010. Lo copio íntegramente aquí porque por alguna razón sólo apareció en la edición impresa y no se puede acceder en versión digital.

Fe

EUGENIO FOUZ

“Un hombre es lo que piensa todo el día”

(R.W.Emerson)

“Confiesa el autor de estas líneas que se apuntaba a la corriente de optimismo surgida en Internet hace unas semanas. El anuncio de estosololoarreglamosentretodos aparecía impreso en la prensa de papel sobre un fondo negro. En un extremo, como una firma, se encontraba el símbolo americano de “todo está bien” (OK). Ese símbolo se giraba sobre sí mismo para revelarse como icono antropomórfico de cierta similitud al índalo almeriense.

Si quiere ver esa figura ahora, haga el favor de coger el periódico y girarlo –con su mano izquierda (no por nada) hacia arriba en un ángulo de noventa grados- y verá las piernas y los brazos de ese hombre con una cabeza prodigiosa. La elección de un signo de optimismo como éste tan arraigado en la cultura occidental y la ocurrencia de transformarlo en la representación gráfica de un  hombre son la demostración de la originalidad de  esta campaña.

Volviendo al texto en cuestión, uno lo leía y se conmovía ante la sencillez del mensaje, con la idea de que hay veces en que oímos que todo está muy mal y no hacemos algo para arreglarlo. El contenido del escrito invita al optimismo y a la acción. Seguramente usted sabe ya que detrás de esta idea se encuentran varios escritores, políticos, deportistas, profesionales liberales y personajes populares como Buenafuente, Leopoldo Abadía, Alex Rovira o Romay. También sabrá que una fundación, la Fundación Confianza, respalda el proyecto y que muchos articulistas han tomado partido a favor o en contra de esta corriente. Habrá intuido que muchos de los que se empeñan en apoyar la causa optimista parecen pertenecer a una tendencia ideológica y quienes se empeñan en lo contrario parecen ser partidarios de la otra. No es así. O no debería ser así.

Quien firma este artículo es de los que creen que “al mal tiempo, buena cara”. Así las cosas, en este ambiente de pesimismo reinante la única elección consiste en la disyuntiva de somos optimistas o somos optimistas. Este mundo no es de quienes se limitan a quejarse y permitirse abandonarse en la pesadumbre general. Usted ya me entiende. Es muy cómodo mirar desde lo alto y señalar con  el dedo a los sospechosos “todos mienten”, “tiene que haber truco”, “¿quién está detrás de la campaña?”, etcétera.

Un mal estudiante desconocerá la importancia de aprender por aprender, no entenderá la curiosidad de los otros por saber ni la satisfacción de acabar un examen sin copiar, dejando lo mejor de uno escrito en el papel. Y será así mientras no le hagamos ver la otra posibilidad o acaso no haya querido molestarse en mirar para ver.

El mundo es de los que creen y de los que hacen algo cuando nadie hace nada. El espíritu con que nos enfrentemos a la realidad y nuestras inquietudes decidirá lo que seremos y lo que haremos en adelante. La cita de ahí arriba de Emerson es innegable :“un hombre es lo que piensa todo el día”. Hay quien cree en individuos a quienes ni siquiera conoce. De la misma manera que alguien en el pasado tuvo fe en usted, un día llegará un hombre a buscarle.

Crea en ese desconocido.”

Reminder 110.110

21 March 2010

twitter: @eugenio_fouz

22 maneras de suspender y 1 fórmula para aprender

A continuación se enumeran 22 maneras de suspender:

1. Falte a clase.

2. Si llega a clase, intente llegar tarde. No valore la puntualidad.

3. No se siente correctamente nunca o casi nunca, así el profesor le hablará al menos a usted todos los días por una razón.

4. Si se aburre, estropee el material escolar, póngase a hablar con alguien o haga algo de ruido.

5. No se le ocurra escuchar al profesor porque usted va obligad@ a clase.

6. Todo lo que tiene que hacer en clase es divertirse. No consienta aburrirse un segundo.

7. En un momento dado, ríase o haga burla de alguien.

8. Pregunte la hora a quien sea, así le resultará todo más pesado.

9. Si no aguanta más la explicación del profesor, mienta y diga que tiene que ir al aseo urgentemente.

10. Coma chicle o caramelos constantemente.

11. Es mejor que no intente expresarse bien, tanto al hablar como al escribir.

12. No se esfuerce en hacer nada.

Ya conoce ese proverbio que dice que “uno es lo que hace todo el día”.

13. Lo peor que puede hacer en clase es tomarse la educación en serio.

14. No copie lo que vea escrito en la pizarra.

(Usted no es de los que pierden el tiempo pasando un mal rato).

15. No tome nota de la tarea, ya que entonces sabría que tiene una obligación.

16. No haga la tarea, no abra los libros, no lea, no haga los ejercicios. Y no repase nada.

17. Si en casa le preguntan por las clases diga que no tiene tareas pendientes.

18. Hable mal de los profesores siempre. Ellos son los culpables de todo lo malo que le pasa a usted en el colegio.

19. No estudie ni haga ejercicios por espacio de una o dos horas. Si se plantea estudiar algo más de tiempo, posiblemente esté volviéndose loc@. No consulte otros libros que no sean los de su centro escolar, éso sería más trabajo y usted está muy ocupad@.

20. En caso de no entender algo en clase, no pregunte.

21. Compruebe que lo que se hace en la escuela no sirve para nada de la vida real.

22. En vacaciones disfrute de un descanso inmerecido.

Una fórmula para aprender:

Haga a diario todo lo que pueda para incumplir las 22 maneras anteriores y no piense en aprobar. Piense sólo en aprender.

Esta columna se sostiene sola con la firma de Manuel Vicent

19 March 2010

Manuel Vicent es el autor. Fue publicada el día 7 de marzo de 2010 en el diario ELPAIS, en la contraportada bajo el título TENER CLASE.

Copio y pego literalmente aquí el texto íntegro.

Esta columna es una parte de la razón para que existan las hemerotecas de los periódicos. Es la lectura de algunas cosas como éstas las que a uno le obligan a coger el periódico al día siguiente buscando algo tan necesario y hermoso.

MANUEL VICENT

Tener clase

07/03/2010 ELPAIS

“No depende de la posición social, ni de la educación recibida en un colegio elitista, ni del éxito que se haya alcanzado en la vida. Tener clase es un don enigmático que la naturaleza otorga a ciertas personas sin que en ello intervenga su inteligencia, el dinero ni la edad. Se trata de una secreta seducción que emiten algunos individuos a través de su forma natural de ser y de estar, sin que puedan hacer nada por evitarlo. Este don pegado a la piel es mucho más fascinante que el propio talento. Aunque tener clase no desdeña la nobleza física como un regalo añadido, su atractivo principal se deriva de la belleza moral, que desde el interior del individuo determina cada uno de sus actos. La sociedad está llena de este tipo de seres privilegiados.

Tanto si es un campesino analfabeto o un artista famoso, carpintero o científico eminente, fontanero, funcionaria, profesora, arqueóloga, albañil rumano o cargador senegalés, a todos les une una característica: son muy buenos en su oficio y cumplen con su deber por ser su deber, sin darle más importancia. Luego, en la distancia corta, los descubres por su aura estética propia, que se expresa en el modo de mirar, de hablar, de guardar silencio, de caminar, de estar sentados, de sonreír, de permanecer siempre en un discreto segundo plano, sin rehuir nunca la ayuda a los demás ni la entrega a cualquier causa noble, alejados siempre de las formas agresivas, como si la educación se la hubiera proporcionado el aire que respiran. Y encima les sienta bien la ropa, con la elegancia que ya se lleva en los huesos desde que se nace.

Este país nuestro sufre hoy una avalancha de vulgaridad insoportable. Las cámaras y los micrófonos están al servicio de cualquier mono patán que busque, a como dé lugar, sus cinco minutos de gloria, a cambio de humillar a toda la sociedad. Pero en medio de la chabacanería y mal gusto reinante también existe gente con clase, ciudadanos resistentes, atrincherados en su propio baluarte, que aspiran a no perder la dignidad. Los encontrarás en cualquier parte, en las capas altas o bajas, en la derecha y en la izquierda. Con ese toque de distinción, que emana de sus cuerpos, son ellos los que purifican el caldo gordo de la calle y te permiten vivir sin ser totalmente humillado.”

Si prefiere leerlo en su versión original en ELPAIS:

http://www.elpais.com/articulo/ultima/Tener/clase/elpepiult/20100307elpepiult_1/Tes

“Ask not what your country can do for you- ask what you can do for your country” (John F. Kennedy)

27 February 2010

John Fitzgerald Kennedy spoke these words in 1961 at his Inaugural Address, but Martin Luther King spoke in a similar way when he told about the dream he had dreamt. Today Barack Obama speaks about the possibility of reaching objectives of peace and understanding.

Today as I was reading yesterday´s newspaper I saw an appealing note with an icon that looked like a human silhouette in an Indalo-like form. There is an artist who pictured that icon, the OK symbol turned round with the shocking result of a body containing legs and arms and the letter O as head. The message of the page sounded really amazing: estosololoarreglamosentretodos.org

The message is a message of optimism, it is a piece of advice to everyone who is fed up with laments and pessimistic views. And some celebrities in our country –and noncelebrities too- decide to take part and tell our country their own story. Although I know that these stories deal with crisis and getting over that crisis, I assume it as a kind of individual and personal crisis. After having read the message this morning (LAVERDAD 26.02.2010)  I typed the web page address and told my story:

“Una vocación por la escritura y la lectura desde siempre me dejaron como alternativa a la literatura y el periodismo la opción a otros Estudios Superiores.

Pero como una marea del mar las ganas de escribir y formar parte del mundo de las columnas de tinta, las fotografías y los titulares iban y venían y no me dejaban tranquilo.

Apareció un proyecto nacional de prensa en la escuela y me apunté con compañeros y alumnos del colegio. Lo hicimos y no quedamos mal, y seguimos en él.

A raíz de ese proyecto contacté con periódicos de la ciudad y con muchas entidades. Un día al llamar por teléfono a una redacción de periódico alguien al otro lado mostró atención y me escuchó. Hicimos algo en nuestro periódico de escuela.

Más tarde coincidimos en el  teléfono una vez más, le confesé que estaba enfermo de letras y le pedí un diagnóstico. Prometió llamarme a la semana siguiente después de un viaje que tenía pendiente.

Lo hizo. Me hizo un hueco. Ahora estoy curado gracias al espíritu de la rosa que tuvo la voluntad de entenderme, gracias a la buena fe de ese desconocido.”

http://estosololoarreglamosentretodos.org/que-queremos


Examen de conciencia

9 November 2009

quino_felipe

Hay quien es inquieto por naturaleza y no deja de pensar o imaginar. Hay quien busca constantemente soluciones o ideas nuevas para mejorar las cosas.  Alguien que es incapaz de hacer algo que no le guste o no le apasione. Cuando algo le disgusta se le nota. Es de los que toma sus responsabilidades y asume sus derrotas.

Ha dejado de creer que la pedagogía es una tontería-porque sí, llegó a pensar que los métodos pedagógicos no servían para casi nada-. Le gustan los libros,  ayudan a pensar, y dio con un libro sobre enseñanza de Javier Mahíllo con un título poderoso: “¿Sabes enseñar?”. Suele tomar notas y copiar pensamientos y ejemplos en un  cuaderno. Comenzó una agenda exclusiva de notas propias y ajenas sobre pedagogía.

Preparaba papeles con nociones básicas de vocabulario, listas de palabras, ejercicios de repetición y copia para los alumnos con carencias de conceptos en el uso de una lengua extranjera, como por ejemplo conocer los días de la semana, los pronombres de objeto o los números ordinales. Ha visto alumnos llenos de dudas en cuestiones tan elementales como estas. No le avergüenza preparar esas hojas ni debe avergonzarse el alumno de tener que hacerles frente.

Ha querido organizar todos los trabajos y textos de años anteriores, y se ha dedicado a elaborar listados de textos, ejercicios. Ahora mismo está pendiente la preparación de exámenes de prueba o “mock exams” que considera de utilidad. Este año se ha propuesto incluir otra lectura graduada más en cada curso de inglés, y así se pasa de hacer una lectura obligatoria (objetivo inalcanzable para algunos estudiantes) a dos lecturas obligatorias. La idea de añadir una lectura es facilitar la habituación a esta actividad. La lectura graduada será de un nivel inferior siempre, y generará confianza y soltura en el estudiante.

El acto de la lectura es una actividad irrenunciable en el aprendizaje de una lengua: extranjera o nativa. Además puede repetirse, realizarse a un ritmo propio, en soledad, en compañía de los otros estudiantes, y requiere el uso de un diccionario.

Además como novedad este año, se elige un día de la semana como “dictionary day” en el que todos los estudiantes deben traer sus diccionarios y usarlos, mejorando el aprendizaje de la lengua inglesa, vocabulario, pronunciación y la comprensión de cualquier texto escrito. La actividad de traducción puede parecer difícil y lenta pero es fundamental para el aprendizaje de una lengua extranjera. De hecho, estas traducciones escritas son semanales y evaluables.  Estas estarían destinadas a la preparación para el objetivo de la lectura en el segundo y tercer trimestre de dos libros graduados.

Uno se ha empeñado en exigir a sus alumnos que hablen en lengua inglesa siempre en clase. Hasta la fecha se han realizado 4 intercambios culturales con Inglaterra de inmersión en familias inglesas durante una semana en aquel país y el mismo tiempo en el nuestro.

Este año por primera vez se inicia una experiencia de “penpal writing” a partir de la propuesta de un profesor inglés de español en el sur de Inglaterra y ha apuntado a los alumnos interesados en un correo escolar de grupo. Uno cree que la escuela va más allá del aula.

Se ha puesto en marcha una “Plataforma Educativa” movida por un profesor de Informática y en esa plataforma los profesores de forma voluntaria proponen ejercicios, textos o exámenes resueltos, a la que también se ha apuntado.

Otra novedad es la redacción de recordatorios en hojas sueltas para todos los alumnos -“Reminders”- con consejos de cómo estudiar o qué no hacer en el aula y con el anuncio de las oportunidades en la escuela, los proyectos nuevos o cualquier idea de interés.

 

Este año será el sexto año que se presenta a las convocatorias de prensa en la escuela de “El País de los estudiantes” promovidas por ELPAÍS. Lo más reciente este año es la participación en la “Primera Edición de miperiódicodigital” organizada por LA VERDAD GRUPO MULTIMEDIA y con el apoyo de la Consejería de Educación de la Comunidad Murciana.

 

Y volviendo a ese libro de Mahíllo sobre pedagogía este profesor se quedaba entusiasmado con algunos apartados en los que el autor recomendaba claramente qué hacer para lograr las clases más aburridas del mundo, y daba buenos consejos. Y alguno de los que leía no los habría necesitado porque los cumplía quien escribe ahora a rajatabla. Mejorar es posible.

El fracaso consiste en no creer en la mejora silenciosa, en el esfuerzo y en el hábito de lectura y estudio.

 

Y con todo, encuentra a alumnos que confiesan que no aprenden nada interesante en la escuela. Alumnos que postulan aprender al aire libre, fuera del aula. Entienden que el profesorado y los libros tienen su parte de culpa.

 

Y no deja uno de sorprenderse, pararse a pensar y tener en cuenta lo que le dicen. Recuerda ahora a la maestra que le enseñó a leer-a interpretar el lenguaje escrito-, y reflexiona sobre su vida de alumno cuando era niño y adolescente y su falta de soberbia. Fue más lento a la hora de ser crítico con quienes le enseñaron tanto. Ahora sabe que muchos estudiantes no conocen el esfuerzo de verdad, no leen libros como “La Celestina” o cualquier otro clásico. Y también cree que no son todos, sino unos cuantos.

Los hay que no son capaces de estar 2 horas seguidas con un libro, trabajando o repasando. Hay quienes creen que la memoria es algo ridículo e innecesario.

Y los hay que no son así.

 

Ha oído varias veces que lo que un alumno quiere es aprobar por encima de todo lo demás. Ha tenido que escuchar a quien le culpaba de la escasa atención o la falta de interés por su clase y la acusación de su dejadez al no preocuparse por la motivación que cada uno debe procurarse.

 

También señala alguien que debería valorarse el esfuerzo del alumno al realizar un ejercicio, aun habiéndolo resuelto de forma errónea, y valorarlo con un punto positivo. Así las cosas, la situación implicaría calificar positivamente todo esfuerzo bueno o malo y pasar con la calificación de aprobado a todo alumno mediocre que hiciese ejercicios y mostrase un esfuerzo. Asistir a clase y hacer todo mal, pero hacerlo supondría estar capacitado según esta idea.

 

Algunos hablan de integrar la lengua inglesa en otras asignaturas, mientras que hay quienes pretenden las explicaciones de la asignatura de Inglés en castellano. Es preciso un nivel de exigencia y disciplina para el aprendizaje. Se hace necesaria una revisión de pensamientos e ideas y un examen de conciencia.

 

 

Be one on Earth, the Moon or Planet B 612

26 October 2009

What should you do? What should you be? Do they have the right to make you change your way? Are they strong enough to make you behave wrongly?

Will you be an alien on Earth or will you be the strangest one there?

b612 el principito


Suspendermen

Elements of True Gentlemen

if all else fails...use a hammer

an exercise in percussive maintenance

Tiny Texts

Read, listen & learn a littleEnglish

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

Mitzie Mee Blog

Bangkok - Dubai - Las Vegas - Los Angeles - New York - Tokyo. A blog about travel, food and life in Dubai.

No More Spanglish!

¿Necesita saber inglés para trabajar? Mejore su inglés eliminando los errores más comunes.

Tinkerbelle

Making her way back to Neverland one day at a time...

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama