Archive for April 2nd, 2017

Recordatorio: material imprescindible y observaciones sobre la realización de los exámenes

2 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

blog_mp3

31.3.2017

Material imprescindible

MATERIAL OBLIGATORIO

-Hoja del alumno (condiciones de trabajo, normas en el aula, planificación y evaluación, entre otras cosas)

-Recordatorios o reminders (hojas sueltas con información, consejos útiles como por ejemplo, cómo descargar y guardar podcasts en un dispositivo electrónico)

-Parallel Papers -papeles paralelos-(nociones gramaticales fundamentales, lenguaje funcional, textos, modismos y verbos frasales, ejercicios). Estas hojas son fotocopias trimestrales obligatorias. Algunas de ellas contienen hojas de ejercicio de refuerzo o DO NOT WRITE HERE papers (NO ESCRIBA AQUÍ) para entregar en la convocatoria extraordinaria de septiembre en el caso de verse obligado a presentarse.

-Listas de vocabulario agrupado en lecciones (disponibles en PDF, descargables desde AULA VIRTUAL @moodle)

-Cuaderno de clase

-Bolígrafos, lápices, blocs

-Libro de texto y libro de actividades o ejercicios

-Lecturas obligatorias o graded readers

-Fotocopias sueltas o handouts

-Hojas de ejercicios o worksheets

**

MATERIAL RECOMENDADO

-Diccionarios, blocs, agenda, lecturas recomendadas, manuales de gramática, ortografía, etcétera

-Take It Easy –tómatelo con calma- (paquete de fotocopias que contiene ejercicios fáciles de varios niveles)

-AEI Grammar (paquete de gramática elemental básica para principiantes escrita en castellano. -16 páginas)

-Review English Papers –papeles de repaso- (paquetes de ejercicios de refuerzo para alumnos con la asignatura suspensa del curso anterior.- 5 páginas cada uno)

-Copycat Fly –La mosca copiona-(paquetes de ejercicios extra, listado de palabras y significados, copia de conceptos básicos en lengua inglesa como por ejemplo, meses del año, números cardinales, la hora, etcétera)

-Reproductor de audio MP3 o smartphone (descarga y escucha de podcasts)

**

Observaciones sobre la realización de los exámenes

Decálogo de urgencia para un examen

  1. relájese y respire profundamente un par de veces (o tres)
  1. eche un vistazo general al examen
  1. recuerde poner su nombre antes de empezar
  1. lea las preguntas o ejercicios despacio (lea otra vez más, por si acaso)
  1. no se ponga nervioso. Este ejercicio es la prueba que va a demostrar una parte de lo que usted ha aprendido
  1. escriba con claridad
  1. no ofrezca dos versiones al profesor para que éste elija. Es usted quién tiene que elegir

     8. evite los tachones y el desorden

  1. controle su tiempo
  1. no es bueno usar tippex puesto que los alumnos se olvidan de rellenar los huecos de tippex
  1. numere cada ejercicio con un número o letra y rodee con un círculo cada ejercicio principal. En caso de necesitar escribir en otra parte del examen, haga una llamada con asterisco o número pequeño colocado entre paréntesis (* ) o (1) (**) (2)
  1. si va a escribir sobre ese mismo ejercicio en otro espacio nuevo de la hoja de examen , deje un aviso en el punto en que va a abandonar el escrito y escriba algo similar a SIGUE EN FOLIO BLANCO
  1. revise su examen antes de entregarlo

 **

NOTA:

Durante la realización de los exámenes de vez en cuando algunos alumnos necesitan seguir un ritual de preguntas que se repiten en todas las pruebas y que van desde “¿se puede usar tippex?” hasta “¿podemos cambiar el orden de las preguntas?”. En principio ninguna de estas opciones es recomendable. Usar tippex supone la mayoría de las veces el olvido de una mancha blanca en el papel sin cubrir y un ejercicio inacabado. 

Cambiar el orden de los preguntas facilita el trabajo del alumno. Sin embargo, en ciertos casos ese cambio de orden se convierte en un caos y el profesor que corrige se encuentra ante un examen escrito como un explorador perdido ante un mapa lleno de anotaciones confusas.

DOS cosas más:

Obviamente en un examen el profesor evalúa los conocimientos de cada alumno. Hablar en voz alta durante la prueba, hablar en voz baja, susurrar, preguntar al profesor cualquier cuestión que implique comprometer la objetividad del examen no está permitido. Tampoco se permite copiar ni hacer trampa.

Eugenio Fouz.- 

31.3.2017

***

#versión descargable en #PDF-Archive.com

https://document.li/u1AA

 

¡Te daba así! (Fernando Savater)

2 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

Helen Keller y Ana Sullivan,

“El milagro de Ana Sullivan”, Arthur Penn, 1962]

**

Te daba así

FERNANDO SAVATER

ElPaís.-23 OCT 2005

“La más impresionante y modélica hazaña educativa que conozco empieza con un buen cachete dado en su preciso y precioso momento. La joven Ana Sullivan llega a casa de Helen Keller, ciega y sorda (en apariencia también muda a sus siete años), para afrontar una tarea imposible, la instrucción de la niña, que, en opinión de todos, ni puede ni quiere comunicarse con los demás. En realidad, los padres de Helen no la contratan para que “eduque” a su hija -objetivo que consideran de todo punto inalcanzable-, sino para que se encargue de ella y la soporte, porque ellos ya no pueden aguantar más. El primer día de su nuevo trabajo comienza como una pesadilla para Ana Sullivan. A la hora del almuerzo familiar, Helen se niega a sentarse a la mesa, tira la servilleta, arroja la comida por el suelo y hostiliza de todas las maneras imaginables a la nueva institutriz. Los padres ruegan a Ana comprensión y tolerancia, resignación, ¡la pobre niña sufre tanto con sus limitaciones! Hay que dejarla a su aire…

Si la señorita Sullivan hubiera sido una mujer acomodaticia, una simple empleada consciente de lo que se esperaba de ella y dispuesta a cumplir su parte del contrato, a cobrar y no meterse en líos, Helen no se hubiera sentado a la mesa ese día y hubiera muerto salvaje, incluso retrasada mental, como la suponían sus amorosos deudos. Pero Ana Sullivan era esa cosa heroica e insobornable, realmente inesperada: una auténtica maestra. De modo que ante el horror de los políticamente correctos padres, le soltó a la minusválida un fenomenal bofetón. Y Helen se sentó a la mesa, malcomió entre gruñidos y comenzó el arduo camino de su educación que la llevó muchos años después a poseer una envidiable cultura y a escribir un libro en el que agradecía aquel cachete valeroso de su maestra como el golpe de gracia que le salvó intelectualmente la vida.

Quede claro: no hay que maltratar a los niños ni se debe recurrir habitualmente por frustración o histeria -cuando no por sadismo- a los castigos corporales contra ellos. En circunstancias favorables (no digo “normales”, porque lo realmente favorable rara vez es normal), los encargados de su buena crianza pueden enseñarles las pautas de convivencia a base de la persuasión y del ejemplo. Pero los educadores son humanos y precisamente esa humanidad es lo que deben transmitir a sus pupilos. Es importante que el niño conozca que hay límites que no se deben transgredir porque entonces puede perderse la relación amistosa incluso con quienes más nos quieren. Cuando uno se salta las luces rojas tropieza con un cachete como quien va sin frenos y con los ojos vendados puede chocar contra un muro.

También en el terreno educativo existe a su modo el habeas corpus: somos de carne y hueso, y detrás de nuestras normas, de las pautas de respeto y cortesía, de las leyes de la civilización, están los empellones y garrotazos, cuando no algo peor. Los niños pequeños están recibiendo el mundo de sus mayores, mientras la propia naturaleza (con sus golpetazos, chapuzones y quemaduras) les va enseñando que no todo gesto queda sencillamente impune.

Como cantaba Georges Brassens con ocasión de una señora de trasero voluminoso que se lanzó a bailar con frenesí y acabó dolorosamente sentada sobre la pista: “La ley de la gravedad, madame, es dura pero es la ley”. También detrás de las leyes humanas hay un topetazo físico que pretendemos evitar: el cachete puede ser en ocasiones un atisbo aleccionador que vacune contra futuras transgresiones que desembocarán en reconciliaciones más difíciles. Pasada la indignación rebelde del momento, cualquier niño sano puede comprender la diferencia entre unos padres exasperados hasta el límite de su paciencia (pero dispuestos inmediatamente a perdonar y acariciar) de otros predispuestos por incapacidad o vicio a la agresión. Precisamente porque sabe que sus mayores no son propensos a la violencia, el neófito es capaz de comprender al reflexionar sobre lo ocurrido que ciertos comportamientos despiertan la violencia allí donde no la había ni tenía por qué haberla. Ninguna bofetada sustituye a la persuasión, pero alguna -en la ocasión y el momento adecuados- puede servir de aldabonazo para que las razones persuasivas sean mejor atendidas.

En todos los continentes, especialmente en los países del llamado Tercer Mundo, millones de niños padecen maltrato. Nunca ven acercarse a ellos a los adultos más que con malas intenciones: no para jugar o instruirles, sino para esclavizarles como trabajadores a destajo, objetos sexuales o minúsculos soldados de guerras que no pueden ni deben comprender. Es el peor de los pecados, el motivo que justificaría otra lluvia de fuego sobre nuestra civilización en tantos aspectos desalmada. También en los países democráticos y desarrollados a menudo los más pequeños pagan en la intimidad del hogar agobios y frustraciones de quienes deberían cuidarles con la alegría que hace madurar. Pero no menos dañino a la larga es que crezcan en la falsa tolerancia de quienes no saben o no quieren enseñarles las restricciones que impone -sí: impone- la convivencia civilizada. De tal modo que luego, en la adolescencia, se conviertan en perturbadores asilvestrados que ni estudian ni permiten el estudio de los demás en las escuelas o que pasen su tiempo persiguiendo en jauría a sus compañeros o maltratando a las chicas, como entrenamiento de lo que mañana harán con sus parejas.

Les cuento un caso vivido: sesión de tarde en un cine de estreno, en San Sebastián. Un machito de unos doce años martiriza groseramente a la niña que le acompaña, a la que entre bromas y veras le está dando una auténtica paliza. Los adultos circunstantes miran con embarazo y comentan con desagrado, pero no mueven un dedo. Hasta que una señora joven y bien plantada se levanta y le arrea un sopapo al botarate, diciendo enérgicamente: “Eso, para que aprendas que siempre habrá alguien más fuerte que tú”. A partir de ese momento, paz en la platea. No, claro que no se debe pegar a los críos. Casi nunca.”

*

artículo de opinión de Fernando Savater

Dedicatoria de e.e.cummings

2 April 2017

twitter: @eugenio_fouz

E.E.Cummings tenía una colección de poemas, 70 Poemas, que fue desestimada por varias editoriales. Finalmente, pidió prestados 300 dólares a su madre y publicó el libro con el nombre de No gracias, y lo dedicó a las 14 editoriales que lo habían rechazado. Rizando el rizo, los nombres de esas editoriales formaban una urna funeraria.” [de éraseunavezqueseera.com]

http://www.eraseunavezqueseera.com/2014/06/25/originales-dedicatorias-de-libros/


Suspendermen

Elements of True Gentlemen

if all else fails...use a hammer

an exercise in percussive maintenance

Tiny Texts

Read, listen & learn a littleEnglish

Garrafablog

El primer blog de Garrafón en habla hispana

Mitzie Mee Blog

Bangkok - Dubai - Las Vegas - Los Angeles - New York - Tokyo. A blog about travel, food and life in Dubai.

No More Spanglish!

¿Necesita saber inglés para trabajar? Mejore su inglés eliminando los errores más comunes.

Tinkerbelle

Making her way back to Neverland one day at a time...

A Guy's Moleskine Notebook

Books. Reflections. Travel.

efnotebloc

crear siempre, aprender y guardar la llama