El “sex appeal” del papel


EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

mujer-de-rojo

“encuentro una palabra / la que vuela” (MARIO BENEDETTI)

Cada uno lee como quiere o como puede. Conozco a gente incapaz de abandonar la lectura de un libro. He visto a gente que se impone a sí misma llegar a la última página aunque el acto exija mucho esfuerzo. Otros lectores, sin embargo, cogen un libro y si les aburre lo dejan de lado sin problemas de conciencia.

Lo bueno del libro es que siempre está ahí, esperándonos, como un dinosaurio dormido y feliz (permítame, Monterroso). Y es que cuando un lector abandona una obra, conoce el mudo ofrecimiento de las letras; sabe que las líneas de tinta cuentan con la posibilidad de un regreso. El libro es el origen y el destino.

Los tiempos modernos han traído nuevas formas de leer. Me refiero a los soportes de lectura. Los libros no son únicamente de papel sino también digitales. Ahora los lectores eligen entre leer el clásico libro de bolsillo o el libro electrónico (si prefiere el anglicismo, e-book).

Algunos creen, equivocadamente, que los lectores digitales rechazan el libro clásico y no suele ser así. Los lectores más adaptables combinan la lectura de ambos soportes dependiendo del momento y la circunstancia. Además, algunos partidarios de la tendencia electrónica abrazan principios ecologistas y leen con la fe de quien utiliza un soporte de lectura no dañino para la naturaleza. Los libros de papel suponen la tala de árboles para la elaboración del papel. No es menos verdad que un lector clásico ama la naturaleza, los árboles y los libros de papel.

Confieso mi torpeza a la hora de leer un libro en soporte electrónico, y eso a pesar de entender todas sus ventajas. La capacidad de almacenar innumerables obras en un espacio mínimo es una de ellas. Para hacernos una idea, el volumen ocupado por una tableta de chocolate serviría para guardar hasta veinte libros o más en un e-book, mientras que para la misma cantidad de libros serían necesarias aproximadamente dos maletas de equipaje. La parte mala es la necesidad de una fuente de corriente eléctrica, es decir, que ya puede ir pensando en añadir un cargador más en su vida.

Con todo, la mayor ventaja del libro electrónico consiste en permitir al lector la elección del tamaño de letra, el subrayado de párrafos enteros o el retorno a páginas anteriores (faltaría más), entre otras cosas.

Los lectores de papel, por otro lado, preferimos ver cómo los libros ocupan espacio en nuestra biblioteca. A los clásicos nos gusta subrayar ciertas palabras mientras leemos, anotar recuerdos al margen y no borrarlos nunca. A los lectores como nosotros nos atrae el olor del papel sin estrenar cada vez que compramos un libro. La gente que lee como nosotros no es indiferente tampoco al sentido del tacto satinado o rugoso de las hojas de los libros. Nosotros queremos sentir el peso físico de lo escrito en las manos y señalar los avances de la aventura con un marca-páginas personal, ya sea una fotografía, un sello o una rosa azul.

[artículo de opinión publicado el 8.02.2017, miércoles en @laverdad_es]

**

Este es el dibujo de J. Ibarrola que LA VERDAD eligió para el artículo

el-dandy-jpg-large

 

Advertisements

Tags: , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: