¿Cuántos números de teléfono recuerda ahora?


EXILIO INTERIOR
twitter: @eugenio_fouz

image

“¿No os ha pasado nunca que cuando llegáis a la cocina y abrís la nevera no recordáis para qué habéis estudiado una carrera?” (@SuperFalete)

En un informativo de televisión alguien tuvo la ocurrencia de preguntar a la gente de la calle cuántos números de teléfono era capaz de recordar. La noticia dejaba a la vista el empobrecimiento progresivo de la memoria de casi todas las personas encuestadas. La mayoría de los viandantes reconocía su incapacidad de repetir sin errores un número de teléfono que no fuera el suyo. Las cosas como son, uno memoriza los teléfonos que le interesan, es decir, el teléfono propio y el teléfono de su pareja. Lo normal es que la gente recuerde los números de teléfono que marca con mayor frecuencia.

Recuerde el lector aquellos años en que solo había teléfonos fijos y el número de teléfono no se cambiaba nunca salvo que la familia se fuese a vivir a otra ciudad o a otra provincia. Resultaba extraño que un amigo no recitase de corrido el número de teléfono de su casa, el de tres tíos (de su familia), el número de dos amigos y el de los bomberos.

Recuerde el lector cuando no se conocía un número único gratuito de emergencias de tres cifras y tan fácil de recordar como el 112. Haciendo un poco de historia, tampoco existían los códigos provinciales telefónicos (968, Murcia) y para hablar con otra provincia teníamos que marcar un número de la centralita y pedir a la telefonista que nos pusiera una conferencia. Por aquel entonces era inimaginable extraviar un teléfono fijo. Cuando no conocíamos la telefonía móvil todo era distinto. Hace unos años salíamos a la calle solos, sin androide, y ocasionalmente hacíamos una llamada a casa o la casa de un amigo desde una cabina marcando ese número que guardábamos en la cabeza. Hace años contábamos con nuestra memoria para tareas cotidianas.

Hoy nadie aprende números de teléfono de memoria dado que todos llevamos un teléfono inteligente en el bolsillo que hace ese trabajo por nosotros. Ya no necesitamos memorizar estas cosas. Ahora la gente no se aburre. Nadie está solo. El tamagotchi de bolsillo nos acompaña a todas horas y hace las veces de reloj, teléfono y cámara de fotos. Sin embargo, no todo es bueno. La pérdida o sustracción de este dispositivo se ha convertido en la mayor preocupación de sus propietarios. En realidad, no está muy claro quién es el propietario y quién es el compañero de quién. El caso es que los datos almacenados en los teléfonos son mayores cada vez y más personales. Los usuarios de la telefonía inteligente han pasado de guardar unos números de teléfono a transformar los smartphones en su álbum de fotos, editor de correo y receptor de mensajes privados. Por si fuera poco, a estas funciones se suman otras como la función de alarma, GPS, juguete y un sinfín de cosas más.

Creo que deberíamos empezar a preocuparnos por recuperar nuestra memoria.

[artículo de opinión publicado en @laverdad_es; miércoles 29.07.2015]

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: