Leer “Tristram Shandy” como si estuvieras haciendo un rompecabezas


twitter: @eugenio_fouz

portada-tristram-shandy

Me ha llevado más de siete días leer este acertijo de libro escrito por Laurence Sterne: La vida y las opiniones del caballero Tristram Shandy. La traducción del texto y las notas corren a cargo del escritor y académico Javier Marías.

La novela es un caos absoluto. En ella hay referencias a Cervantes, Erasmo, Homero, Séneca e infinidad de otros autores clásicos. Sin la consulta de las anotaciones del traductor a un lector se le haría difícil comprender los dobles sentidos del original, los fragmentos de sermones en latín así como los textos escritos en francés.

Este libro podrá recordarse por muchas cosas, pero sobre todas ellas se recordará la originalidad del diseño del libro en sí, por el tratamiento singularísimo de un libro de papel como objeto físico. El autor somete al lector a todo tipo de pruebas ofreciéndole páginas en blanco, páginas en negro, líneas quebradas y molinetes de caligrafía como figuras de un florín en el aire, variedad de grafía, manos diminutas como señales de tráfico, etcétera.

La historia de esta obra es un sinfín de digresiones, retardos e incongruencias. Puede decirse, sin intentar desanimar al lector, que el argumento cobra interés quizá a partir del libro V o incluso más adelante (alrededor de la página 296, Tristram Shandy, Laurence Sterne. Editorial Alfaguara, Madrid, 2006).

En la novela, en principio dedicada a un personaje llamado Tristram Shandy, todo parece importar más que su vida o sus opiniones. De hecho, el autor otorga el mayor espacio de protagonismo a su padre Walter, y a las batallas ficticias en una maqueta de su tío Toby y el cabo Trim. El personaje de la viuda Wadman con la cual el tío Toby vivirá una aventura amorosa o algo parecido cobra interés a medida que avanza la obra. Las conversaciones de Walter Shandy con el doctor Slop y el párroco Yorick alargan este lío interminable de palabras, juegos y procrastinaciones. Tristram Shandy empieza tarde y mal. Su origen es desgraciado desde el momento de su concepción, la elección de su nombre y demás accidentes secundarios que Sterne se encarga de retrasar a lo largo de las páginas de la novela. Es una obra difícil de leer para un lector acostumbrado a una línea temporal coherente y ordenada. Laurence Sterne pone a prueba la paciencia de cualquiera que aborrezca las digresiones y los rodeos innecesarios. Nadie puede negar la originalidad de Tristram Shandy ni su importancia en la literatura clásica universal a pesar de  que sea una novela que se lee solo una vez, ¿o no?

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: