Mi pie izquierdo


EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

tumblr_n5xi48BFu71r60h5mo1_500

Cuando emprendas tu viaje a Ítaca pide que el camino sea largo”(Constantino Cavafis)

Hoy puedo decir que me he levantado con el pie izquierdo. En realidad podría haber dicho lo mismo el jueves pasado por la mañana, ya que fue el jueves Pi (14.3.15 o 3.14.15) el día en que alrededor de las veinte horas sorprendía el sueño repentino a mi otro pie, el derecho, que caía rendido de mala manera a la alfombra y posteriormente al suelo totalmente insumiso.

Herido como estaba saqué fuerzas desde mi pie siniestro, el izquierdo, para volver a ser yo de alguna manera “Homo erectus” y a medias erguido alcanzar el cielo del sofá rojo, echarme vencido en horizontal, tomar aire y respirar entrecortadamente a la vez que intentaba ordenar la secuencia completa del extraño incidente.

Después de haberle dado vueltas a lo absurdo de la caída, una pierna despierta y la otra dormida, esa noche me acosté dispuesto a descansar el cuerpo y la mente. Encendí la radio y se apagó el día. Dolorido yo, y también cansado, en sueños vi a Morfeo. Antes de la visita mitológica reparé en la anormal hinchazón alojada en la parte exterior de ese pie derecho que ya no era mío, sino el pie de otro, un pie ajeno, extranjero y feo.

Mareado daba vueltas y vueltas al sinsentido de la vida, aturdido y desterrado me encontraba solo en un océano al timón de un pequeño barco de vela. Navegaba perdido y sin rumbo en las aguas de un mar que no era el nuestro, acunado entre olas y más olas que bañaban la cubierta dejando una estela de espuma y sal en la madera. El velero no tenía el aspecto de velero sino la apariencia de flemón superinflado a estribor de un pie náufrago estirado en mi cama. A medias despierto, soy yo el marino enamorado de la reina Dido a la que sueño en vela y aún medio dormido.

Hoy es viernes trece y no creo en la mala suerte. Me incorporo un poco, giro el tronco y toco el suelo con ese pie raro que se queja. Rectifico de inmediato porque siento náuseas y el vértigo se mete en mi cabeza un rato. Quién sabe si es el quinto metatarsiano hueso el culpable del malestar troyano de este marinero sin mar. Dado que el dolor cada minuto que pasa es mayor, las sirenas cantan a coro “ese pie tuyo se amotina”, “ese pie tuyo se amotina” y el que avisa no es traidor, me encomiendo al cuidado de la magia blanca.

Los ojos azules de la hechicera me atraviesan el pie como una espada inofensiva y sus manos deciden acabar con mi tortura. Mi pie rebelde es condenado al encierro en escayola, reposo y cura. Me salen heridas en la cara interna de las manos al caminar con muletas y siento que soy Lord Byron. Hoy no es viernes y me he levantado con el pie izquierdo.

 [artículo de opinión publicado en @laverdad_es; miércoles 18.03.2015]

Tags: , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: