Urbanidad, cortesía y buenos modales vía @aulafacil


twitter: @eugenio_fouz

IMG_0281

Dentro de la asignatura de Educación ético-cívica no estaría de más dedicar un espacio a la observación de modelos de urbanidad, cortesía y buenos modales ¿Y a usted, amable lector, qué le parecería? ¿No cree que deberían impartirse este tipo de enseñanzas en los centros educativos?

**

vía @aulafacil

LAS BUENAS MANERAS, LA BUENA EDUCACION, LA CORTESIA Y LA URBANIDAD:

SALUDOS, PRESENTACIONES Y DESPEDIDAS:

El saludo:

Los saludos constituyen el principio y el fin de un encuentro, conforman la primera impresión, que es fundamental, y la última, que es la que se llevará la persona que nos ha conocido de manera más nítida, por ser más reciente.

El saludo constituye el primer contacto con los demás, es una norma social básica y elemental que, en formas diversas, está presente en todas las culturas.

Las más elementales reglas de educación exigen su respeto y le otorgan un lugar de privilegio.

El modo de saludar define a las personas y un observador agudo podrá extraer de ese gesto una serie de datos y pistas.

Antiguamente se estilaba saludar a las damas besando el dorso de su mano, esto era conocido como el besamanos.

Hoy en día esta modalidad prácticamente ha desaparecido pero en ocasiones muy especiales sigue conservando su vigencia.

Se debe iniciar el saludo con una inclinación y sostener delicadamente la mano de la dama, posar los labios sobre el dorso de la mano de la dama sin producir ningún sonido, sin transmitir humedad, sin demorarse y sin mirar a los ojos mientras se lo hace, luego se debe soltar la mano y retomar la posición erguida; en la actualidad tiende a simplificarse, se produce la misma situación pero sin concretarse el beso, sin que haya roce.

**

En Occidente existen dos formas fundamentales de saludo: el apretón de manos y el beso.

En el caso de los dignatarios eclesiásticos, al saludarlos se les besa el anillo que llevan en su mano derecha.

A la hora de saludar o presentar se deben conocer los tratamientos protocolares respectivos (señor/a, don/doña y los tratamientos que corresponden de acuerdo a los cargos oficiales).

La primera vez que se toma contacto con una persona desconocida se saluda mediante el apretón de manos, si luego de eso se mantiene una conversación grata se pueden despedir con un beso.

A la hora de saludar se deben evitar las demostraciones excesivas; cuanto más superficial sea la vinculación con la persona, más correcto y cortés será el saludo.

Debemos procurar ser siempre los primeros en saludar.

No se debe tener la mano en el bolsillo ni tampoco un cigarrillo.

No debe estrecharse ni besar la mano enguantada, a excepción de las soberanas reinantes y las princesas de sangre real que todavía conservan el privilegio.

El apretón de manos:

Es el saludo protocolar por excelencia. Se utiliza si el vínculo es convencional o recién se inicia.

Comprende un acto físico y una serie de miradas, palabras y actitudes que aclaran y complementan su función.

Es muy importante extender correctamente la mano para saludar (estirar la mano, saludar y soltar), mirar a los ojos a la persona que se esta saludando y tener una actitud de sonrisa en el momento del saludo.

Se acostumbra a dar la mano derecha y a acompañar el gesto con una frase de cortesía

(encantado de conocerla, como esta usted).

Este tipo de saludo entre hombres debe ser enérgico y breve.

En el caso de las damas no tan enérgico pero tampoco débil, ya que una mano blanda, flácida o un apretón sin fuerza revelan un carácter flojo y poco confiable.

Si hay confianza con la persona que se esta saludando, se puede reforzar el gesto sujetando con fuerza el antebrazo del interlocutor.

Los caballeros no darán la mano con los guantes puestos, las damas si pueden hacerlo.

El beso:

Se practica con personas a las que ya se conoce con anterioridad o se mantiene una relación de cierto grado de confianza.

Saludaremos con un beso cuando estemos seguros de que se nos devolverá el saludo y que será recibido como algo natural.

Consiste en dar un beso en la mejilla (posar suavemente los labios o juntar las mejillas) y, según los países y culturas, se reduce a un solo beso o a dos, alternados en cada una de las mejillas.

Se debe evitar lanzar sonoros besos al aire.

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: