Con las mujeres no hay manera


EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

Imagen

 

Las chicas buenas van al cielo y las malas a todas partes” (Ute Ehrhardt)

Hoy tomo prestado el título del artículo de una novela de Boris Vian para tratar de explicarme cómo piensan las mujeres o qué es lo que les pasa por la cabeza para llegar a escribir un manual de instrucciones de matrimonio bajo el título “Cásate y sé sumisa”. En primer lugar, hay que decir que la autora del libro es una mujer cristiana, católica, y romana (residente en Roma). Ella es periodista de la RAI, está casada y tiene cuatro hijos. Como se lee en la entrevista de Íñigo Domínguez a Costanza Miriano, (“Mi libro ha salvado muchos matrimonios”; LAVERDAD.- 17.11.2013), la periodista dice que no entiende la polémica surgida en nuestro país con su libro. Reconoce que tal vez el título haya motivado una corriente en contra a raíz de la palabra “sumisa” que no gusta nada a los españoles ni a las españolas y, quién sabe si hay matices lingüísticos que se nos escapan.

Creo yo que aquí duele además que la obra haya sido editada y recomendada por el Arzobispado de Granada ya que cuando en España habla la Iglesia se disparan las alarmas y brotan las divisiones. Por un lado se agrupan los partidarios de la religión católica y por el otro, los partidarios de la laicidad. Habría que añadir más facciones, aunque a grandes rasgos esto es lo que hay. La Iglesia mantiene su concepto de matrimonio como sacramento y no está abierta a admitir cualquier otra idea de relación diferente a su modelo. La Iglesia concibe únicamente el matrimonio heterosexual.

Soy un poco atrevido al hablar de “Cásate y sé sumisa” sin haberlo leído. La verdad es que no tengo tiempo para leer todo y este libro no va dirigido a mí. Sin embargo, he procurado recoger información de varios periódicos. La periodista perusina (de Perugia) confiesa no hablar demasiado sobre sexualidad en su libro y ese habría sido un punto interesante. Leía yo comentarios en la prensa digital que relacionaban la “sumisión” propuesta por Costanza con  otro tipo de sumisión que aparece en la novela “Cincuenta sombras de Grey” de la británica Erika Leonard James, pero me da la impresión de que no tienen nada que ver.

El maltrato a la mujer ocurre cuando el hombre se ve a sí mismo como el amo y señor en una relación desigual y para nada amorosa. En un matrimonio la mujer reina y gobierna siendo ella la esposa, amante y siendo madre.

El anhelo secreto de toda mujer es el poder, si hacemos caso a lo que dice “la mujer casada” de Bath en los “Cuentos de Canterbury” de Geoffrey Chaucer. Piénselo un rato. Si quien lee este artículo es hombre párese unos segundos a pensar qué comió ayer y quién decidió el menú; piense de qué color son las cortinas del salón y quién eligió ese color. En serio.  

(artículo de opinión publicado en @laverdad_es el día 27 de noviembre de 2013, miércoles)

***

Me gusta cuando alguien de la Redacción de @laverdad_es coloca una imagen incrustada en el artículo porque lo adorna y aporta un misterio a la interpretación del texto que yo mismo trato de acertar. Me gusta también cuando alguno de los redactores elige una línea del artículo y la destaca bajo la firma.

La imagen del miércoles es el perfil poderoso y oscuro de una mujer que supera en tamaño al cuerpo entero de un hombre a su lado.

Gracias

Tags: , , , , , , , , , ,

One Response to “Con las mujeres no hay manera”

  1. nmllp Says:

    Sí, puede haber matices lingüísticos pero también los editores pueden buscar términos más adecuados al idioma en el que quieren vender sus libros. A mí no me gusta la palabra sumisión…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: