Cortinas de humo en la aldea global


 EXILIO INTERIOR

twitter: @eugenio_fouz

 Imagen

Luego dirán que el Gobierno echa cortinas de humo para tapar la crisis. Luego dirán que alguien quiere esconder los problemas y el caso sin resolver del hombre de cuyo nombre alguien no quiere acordarse. Mucha gente dirá que Gibraltar o el fichaje prolongado del galés Bale son noticias manipuladas en momentos críticos para distraer la atención sobre la situación actual del país. Hay quien cree hoy que lo que leemos en la prensa sigue un plan predeterminado favorable a un grupo político u organizaciones secretas en el poder.  

Afortunadamente vivimos en una aldea global. Todo lo que sucede en este mundo acaba sabiéndose más pronto o más tarde. Desafortunadamente vivimos en una aldea global también. El mundo es un pañuelo pequeño en el que vertemos todo lo malo y lo bueno. Un gesto insignificante o una frase se torna viral obedeciendo a un extraño azar. O no tan extraño.  

Estos días tuvimos un virus en las redes sociales, en los medios de comunicación y en la calle sobre una cierta modalidad de café que no quiero repetir aquí. La verdad es que la gente se ha despachado a gusto con el inglés hablado de Ana Botella en la presentación que hizo de Madrid en la candidatura olímpica para 2020 de la ciudad en Buenos Aires. Ojalá hubiera sido este el mayor problema. Hubo otras circunstancias pero no supimos o no quisimos verlas. Extraña la indiferencia del COI, eso sí, ante la calidad de atletas y deportistas viviendo en España. No sumaron votos ni la entrega apasionada de los nuestros ni haberlo intentado tres veces. A la tercera no fue la vencida.

No sé, porque no lo sé, si a nuestro país le convenía #Madrid2020. He leído opiniones a favor de los Juegos Olímpicos y opiniones en contra. Entiendo a quienes están hartos de la política y de los políticos españoles; sin embargo, no comparto el sarcasmo ni la burla y esta vez la víctima fue Ana Botella. Le confieso, amable lector, que creí que no nos ganaría Estambul ni Tokio.  

Perdimos y nos quedaba hacer examen de conciencia y asumirlo o saltarnos estos pasos y echar la culpa al inglés de un discurso aceptable de la alcaldesa de Madrid, probablemente estudiado al detalle. La pronunciación era mejorable. Me temo que la señora Botella pretendía “vender Madrid bien” cometiendo el error de aprenderse de memoria el texto, restándole credibilidad y frescura al mensaje. La célebre expresión del café con leche en una terraza madrileña dicha en castellano original pudo haber hecho diana en una audiencia internacional y viajera. Resulta curioso lo benevolentes que somos con el extranjero que no habla bien nuestro idioma. Sin embargo, el escarnio cae sobre quien se atreve a hacer lo propio con la lengua de Shakespeare. A los angloparlantes les gusta tomar préstamos de otras lenguas y el inglés es una lengua atractiva y rica precisamente por eso. Creo que algo del espíritu olímpico nos pertenece cada vez que damos muestras de “fair play”.         

(artículo de OPINIÓN publicado en @laverdad_es el 18.09.2013)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: