Esta rumba que vuelve tarumba


Este  artículo publicado en LAVERDAD de Murcia el 24.05.2008 explica lo que uno siente por Estopa. Jose y David, David y Jose están en Calasparra (Murcia).

Esta rumba que vuelve tarumba

EUGENIO FOUZ

Fue en la película Mr. Holland´s Opus (El profesor Holland) donde se contaba la historia de un estudiante de música incapaz de hacerse con el manejo de un instrumento de viento. Su profesor, el profesor Holland, le llamaba aparte y le recordaba en voz alta su propia historia en la escuela. Siendo estudiante, otro profesor le había obligado a escuchar piezas de jazz. Al principio reconocía que no podía, le confesaba a su alumno que no aguantaba esas piezas. Incluso a él mismo, al profesor que quería ayudarle, se le hacía muy difícil prestar atención. Escuchar jazz no era fácil, y sin embargo, insistía. Y volvía una y otra vez a la música, paciente luchaba contra juicios previos o sensaciones negativas. No iba a rendirse.

Después de muchos intentos se dio cuenta para su sorpresa de que no era capaz de parar. Empezaba a disfrutar escuchándolas. Y finalmente pasaron a gustarle muchísimo.

Aquella música y aquellas piezas eran de John Coltrane.

Algo parecido le ocurría a alguien con el dúo Estopa. No le gustaba nada, y menos aún entendía que todo el mundo estuviese loco con sus canciones. A todas horas se veía forzado a oír la música de los hermanos Muñoz. En todas partes, en la calle, en los bares y cafés, en cualquier radio encendida, hasta en casa. Al principio sólo era la música y el tarareo, solamente eso, rumba. Y soportaba esa fiebre.

Un día una mujer le dijo suave al oído: «fíjate en las letras, cariño». Y le hizo caso, y descubrió «cómo se rompen 3 cuerdas de una guitarra» o «por qué se estrella un SEAT Panda» al vislumbrar un muslo femenino oculto a medias en una falda, discutió a qué se referían las «3 CIRSAS en línea» y quiso saber quién era «el del medio de los Chichos».

Desde entonces quiso entender la alegría fugaz y la permanente tristeza del jugador compulsivo, la adicción maldita de un hombre derrotado por una raya o a aquellos hombres sin paciencia de lenguaje acelerado en una loca escapada al amanecer.

E imagina ahora a David detrás de la palabra que rima con «perdidos», dando vueltas a ver si «mala vida» encaja con «herida» y el hermano rasga la tripa de una guitarra.

Y salen juntos a escena, a la fama, dándose ánimos y diciéndose que sí, que están buenas las almendras con mojama. Preparados para la faena, listos para dejarse el alma y la voz en la arena.

Y es que no suceden siempre las cosas como uno cree o espera. Hay veces que llevan tiempo, o no ocurren siquiera. No es nada fácil que guste Coltrane, y tampoco es fácil que a uno le guste Estopa.

Dicen los entendidos que el jazz es una música de madurez. En cualquier caso ya sea Coltrane, Estopa o ambos, si está con ellos se llevará algo bueno, una ración de poesía sin freno.

«¡Vamos, Jose!».

Tags:

One Response to “Esta rumba que vuelve tarumba”

  1. humor.cosecha89-90 Says:

    Enhorabuena por tu página te deseo suerte en el concurso “Premios 20blogs”😛 puedes pasarte si quieres por nuestro blog y echarle un vistazo http://humordecosecha.blogspot.com/
    si te gusta también puedes votarnos xD
    Saludos

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s


%d bloggers like this: